5 Primeros Auxilios para Gatos">5 Primeros Auxilios para Gatos">
  Inicio  >  Blog  >  Actualidad
Top 5 Primeros Auxilios para Gatos
20 Dec

Top 5 Primeros Auxilios para Gatos

Si tu gato sufre un accidente, no pretendas que se comporte como lo haría un perro, de una forma sumisa.

Si la gravedad de sus lesiones no se lo impide, el gato se convertirá en un auténtico peligro. Arañazos y mordiscos indiscriminados serán su forma de decirte que no está para bromas, así que no intentes acariciarle para tranquilizarlo, y procura moverle lo menos posible.

Pero no te preocupes, te contamos todo en este post de primeros auxilios para gatos.

 

LISTA DEL BOTIQUÍN DE PRIMEROS AUXILIOS PARA GATOS

Debes tener un botiquín de suministros para primeros auxilios básicos para las mascotas de su hogar. Muchos de los artículos del botiquín de primeros auxilios del hogar pueden usarse también para mascotas.

 

  • Números de teléfonos importantes (veterinario, clínica de emergencia, control de envenenamiento, control de animales, policía para no emergencias)
  • Una copia del registro médico de su mascota
  • Termómetro digital para tomar la temperatura de su mascota.
  • Bozal para evitar mordeduras (no lo use si su mascota está vomitando)
  • Correa y collar adicionales
  • Rollo de gasa para vendar heridas o amordazar a un animal herido
  • Toallas limpias para contener gatos, limpiar o para usar como material acolchado
  • Vendajes antiadherentes o tiras de tela limpia para controlar sangrados o proteger herida
  • Cinta adhesiva para asegurar vendajes
  • Gotero (o una jeringa larga sin aguja) para administrar tratamientos orales o lavar heridas.
  • Gel K-Y (o versión genérica) para proteger herida en los ojos
  • Peróxido de hidrógeno 3% para inducir el vómito (siempre contacte a su veterinario o centro para el control de envenenamiento antes de inducir el vómito; no use peróxido de hidrógeno en heridas.)
  • Solución salina para limpiar heridas (la solución salina que se vende para lentes de contacto funciona bien para la mayoría de los casos).

 

 

Cómo actuar dependiendo del tipo de lesión que padezca 

 

SI TU GATO TIENE UNA HERIDA

  • Aplica presión directa con una toalla o te la limpia por al menos 3 minutos antes de comprobar que el sangrado se haya detenido.
  • Un sangrado severo puede rápidamente poner en riesgo la vida – lleva a tu mascota con un veterinario inmediatamente si esto ocurre. Agrega más toallas encima de las toallas o vendas que haya aplicado previamente si se están empapando, pero no las retire, ya que podría interrumpir la formación de algún coágulo.

 

SI TU GATO SUFRE UN GOLPE DE CALOR

  • Si no puedes llevar inmediatamente a tu mascota con un veterinario, llévale a una zona sombreada y fuera de la luz del sol directa.
  • Coloca una toalla mojada fresca o fría alrededor del cuello y cabeza de su mascota (no cubras los ojos, nariz o boca de su mascota). Retira la toalla, exprímela, vuelve a mojar y colócala de nuevo después de unos minutos.
  • Vierte o utiliza una manguera para verter agua constantemente sobre el cuerpo del animal (especialmente el abdomen y entre las patas traseras). Luego utiliza sus manos para retirar el agua mientras absorbe el calor corporal.
  • Lleva a tu mascota a un veterinario lo antes posible.

 

SI TU GATO SE ESTÁ ASFIXIANDO

Las mascotas que se están asfixiando tienen dificultades para respirar, se tocan excesivamente el hocico, hacen sonidos de ahogo al respirar o al toser y pueden tener sus labios o la lengua con una coloración azul.

  • Si tu mascota aún puede respirar, mantenla calmada y busca atención veterinaria de inmediato.
  • Revisa el hocico de su mascota para ver si se puede encontrar algún objeto extraño. Si ve un objeto, trata de retirarlo con cuidado con pinzas, pero ten cuidado de no empujar más el objeto hacia la garganta. Si no se puede alcanzar fácilmente, no pierda más tiempo; lleve a su mascota con un veterinario inmediatamente.
  • Si no puedes retirar el objeto o si tu mascota se colapsa, coloca ambas manos a los lados de la caja torácica de su mascota y aplica presión rápida y firmemente, o acuéstala de lado y golpee la cara torácica firmemente con la palma de su mano 3-4 para expulsar aire rápidamente de sus pulmones y empujar el objeto desde atrás. Repite esto hasta que el objeto se desplace o hasta que pueda llegar al consultorio del veterinario.

 

SI TU GATO NO ESTÁ RESPIRANDO

  • Abre las vías respiratorias de tu mascota sujetando con cuidado su lengua y jalándola (fuera del hocico) hasta que esté plana. Revisa su garganta para ver si hay algún objeto extraño que esté bloqueando las vías respiratorias.
  • Lleve a cabo reanimación respiratoria manteniendo cerrado el hocico de su mascota con su mano y respirando directamente en su nariz hasta que vea su pecho expandirse. Una vez que el pecho se expanda, continúe administrando reanimación respiratoria cada 4-5 segundos.

 

SI TU GATO NO PRESENTA LATIDOS

No comiences a realizar compresiones en el pecho hasta que haya asegurado una vía respiratoria y haya comenzado la reanimación respiratoria.

  • Recuesta con cuidado a tu mascota sobre su lado derecho en una superficie firme. El corazón está localizado en el lado izquierdo, en la mitad inferior del pecho, justo detrás del codo de la pata frontal izquierda. Coloca una mano debajo del pecho de su mascota para sostenerla y la otra mano sobre el corazón.
  • Para gatos y otras mascotas pequeñas, coloca tu mano alrededor del pecho del animal de modo que el pulgar quede en el lado izquierdo del pecho y sus otros dedos queden en el lado derecho, y comprime el pecho presionándolo entre tu pulgar y tus dedos.
  • Presiona de 80 a 120 veces por minuto en animales grandes y 100 a 150 veces por minuto en animales pequeños (menos de 25 libras).
  • Alterna las compresiones pectorales con las reanimaciones respiratorias: realiza compresiones pectorales cada 4-5 segundos y detente lo suficiente para dar una reanimación respiratoria.
  • Continua hasta que pueda escuchar un latido y tu mascota comience a respirar regularmente, o hasta que haya llegado a la clínica veterinaria y puedan encargarse ahí de los intentos de resucitación.

 

 

No olvides que, tras los primeros auxilios administrados a su mascota, debe recibir cuidado veterinario de inmediato. Los primeros auxilios para gatos no sustituyen el cuidado veterinario, pero pueden salvar la vida de su mascota hasta que reciba tratamiento veterinario.

 

¡Espero que este post te haya servido de mucho!

 

Y recuerda que nos puedes encontrar en InstagramFacebook y en nuestra web con todos los servicios que tenemos para ti!

 

Muchas gracias y felices fiestas.

 

 



Deja un comentario

COMPARTIR