Inicio  >  Blog  >  Actualidad
¿Qué hacer cuando un perro muerde a su dueño?
10 Sep

¿Qué hacer cuando un perro muerde a su dueño?

Índice

Si eres una de esas afortunadas personas que tiene como mascota a un perro, seguro sabes que son de los más encantadores animales. Son amigos fieles, buenos compañeros, juguetones como ningún otro y recios defensores del hogar. Sin embargo, has de saber que también suelen tener algunas actitudes que podrían considerarse agresivas.

Una de las más comunes es que a veces sin razón aparente, puede morder a una persona, incluso a su dueño. Pero esta acción no sucede simplemente por capricho del animal, sino por algo que lo ha motivado, tal vez por la manera que ha sido criado o simplemente como defensa ante lo que entiende que puede ser una agresión.

Cualquiera sea la razón, para que tu perro actúe de esta manera, ha de ser motivo de preocupación tanto para ti, como para el resto de la familia.

La intención no es que te conviertas en un experto en perros, sino que descubras algunos de los motivos de ese comportamiento y sobre todo, cómo debes actuar.

¿Qué motiva al perro morder?

De acuerdo a un estudio realizado por el Gobierno Federal de los Estados Unidos (CDC), cada año al menos unas 4.5 millones de personas son mordidas por un perro, y aproximadamente la quinta parte de ellas requiere deatención médica.  En ese mismo informe quedó demostrado que lamentablemente son los niños los más afectados ante estas agresiones, por ser más pequeños y no saber cómo interactuar con estas mascotas.

En este punto, haremos un espacio para aclarar que existen diferentes razas de perros y es un hecho comprobado que cada uno tiene una personalidad. Un perro grande puede ser tan dulce como muy mal humorado uno pequeño. Lo que significa que no es recomendable dejarse llevar por las apariencias.

Conocerse mutuamente

Para nadie es un secreto que una gran parte de estos episodios indeseados en los cuales tu mascota puede morder, suele suceder cuando hay interacción con la familia humana. Es decir, no necesariamente morderá a desconocidos o a otros perros.

Es por esta razón que resulta necesaria la educación tanto para el animal como para la familia. Y sobre todo a los más pequeños, de manera que sepan cómo comportarse con el perro y así evitar una agresión.

Es importante que tanto tú como tu familia entiendan que el perro es un ser que no razona como los humanos, y aunque son animales muy inteligentes y capaces de adaptarse, tienen por naturaleza la capacidad de morder como arma de defensa. Entonces lo mejor es que les des la información correspondiente, y que todos-y principalmente los niños- puedan comprender que una dentellada es una acción posible y más común de lo que creen.

perro-mordiendo.jpg

Adaptado al ser humano desde hace milenios

Un perro es un descendiente del lobo que se ha domesticado y se ha tenido que ir adaptando a la sociedad, a convivir con humanos hasta convertirse en fieles mascotas de compañía. No obstante, su instinto animal más rudimentario puede aflorar en cualquier momento. Ese lado salvaje lo lleva en su ADN, así que culparlo a él de un ataque no es pertinente, ya que solo actúa como su cerebro primitivo le indica: morder.

Cuando el perro se encuentra con una manada, su comportamiento cambia drásticamente, porque dependerá de su fuerza para sobresalir e incluso intentar ser el dominante del grupo. Y aunque es poco probable que tu perro se encuentre con una jauría, esa necesidad innata de reglas jerárquicas se mantiene en su cerebro.

Es común que estos animales crezcan como mascotas en espacios reducidos alrededor de humanos, lo que le impone una limitación para su naturaleza como animal de caza. Esta circunstancia antinatural suele dar lugar a problemas de conducta que pueden despertar una actitud agresiva hacia los dueños.

Todo eso es posible si no se le da una educación adecuada basada en la convivencia, con el amor, la compresión, la comunicación y el respeto como pilares para la socialización del animal.

¿Todos los perros muerden?

Por supuesto que todos los perros muerden, de eso no te quepa la menor duda. Esa es su manera de explorar, es una acción normal y comprensible. Desde cachorros, comienzan a demostrar esta intuición, incluso mordisquean a otros animales y a humanos por igual para jugar.

No solo es normal, sino que es importante que desde pequeños puedan morder, porque con ello aprenden a conocer el mundo que los rodea. Pero es aún más relevante que lo enseñes a cómo controlar la fuerza de sus mandíbulas. Con algunas acciones puedes hacerle entender cuándo su mordisco es un juego y cuándo se puede convertir en algo peligroso.

Cómo se pueden educar desde cachorros

Existen maneras de que ellos aprendan a que los mordiscos no pueden ser para todo o para todos, la mejor manera de educarlos es haciendo un pequeño pero muy efectivo juego:

  • Debes hacerle saber que es un juego, pero la idea es que también le vayas enseñando cómo debe comportarse.
  • Para iniciar, ofrécele una pequeña cantidad de pienso o de cualquier premio que le pueda gustar.
  • Una vez que captaste su atención, sostén con tus dedos una bolita y sin soltarla, se la vuelves a ofrecer.
  • Si la intenta coger pero te muerde, hazle saber que te dolió con sonido característico, por ejemplo “ay!”,y cuando abra el hocico dile “bien hecho” o alguna frase positiva para que sepa que tuvo una buena acción, pero sin darle el premio.
  • Haz varias veces la misma acción, hasta que la agarre sin hacerte daño. Allí le darás su premio.

Otra recomendación que puedes considerar, es que siempre que juegues con él y te muerda, hazle saber con una frase que ha actuado mal, detén el juego y dile que se siente antes de volver a empezar.

Si la acción continúa luego de un par de ocasiones más, hazle saber que te dolió y sal de la habitación para que quede solo.

Son ejercicios sencillos que ayudarán a que tu cachorro aprenda a no morder. De esa manera, seguro que se convertirá en un perro adulto ejemplar.

¿Qué hace a tu perro morder?

Resumiendo, todo perro está en la capacidad de morder, pero será solo mediante la comprensión de su actitud que logres prevenir que esa mordidapase de ser un juego a una situación de peligro.

Razones hay muchas para que tu perro muerda de manera agresiva, pero haciendo un recuento de los motivos más comunes, se pueden considerar las siguientes:

Manifiestan su sentimiento de propiedad

Demostrar que algo es de ellos o defender su posesión es una de las actitudes más comunes de los perros. Desde un juguete, un espacio, su comida y hasta algún miembro de la familia humana pueden ser considerados como su propiedad y son capaces de cualquier cosa por defenderla.

Por supuesto no todos son iguales, es más común ver esta acción en perros de caza, de guardia o pastoreo, pero como es un comportamiento inherente a su naturaleza y personalidad, es posible que cualquier perro lo haga.

Para reducir al mínimo las probabilidades de que se dé esta situación, lo mejor es que le enseñes a compartir. Con una orden como “déjalo” o “quieto” le puedes demostrar desde pequeño que debe hacerte caso, ya sea que cogió un objeto o se está poniendo agresivo.

Cuando se trata de la alimentación, enséñalo a que no puede comer hasta que le hayas servido su comida. La mejor manera es hacer que se siente, quitarle el plato y luego volver a ponérselo en el suelo.

Recuerda que cada acción positiva debe estar acompañada de un premio, de lo contrario no habrá un refuerzo de la acción.

La autodefensa ante el temor

Muchas veces tu perro puede experimentar sensación de miedo ante personas que le son extrañas. Así no estén haciendo nada fuera de lo normal o simplemente estén de visita, su sola presencia crea una situación ajena a la rutina de tu mascota. Por eso es normal verlos ladrar a los desconocidos que pasen cerca de su territorio.

Una recomendación valiosa es nunca acercarse de manera directa a un perro desconocido, mucho menos con la mano extendida, aunque la intención sea acariciarlo. Esta es una lección que se les debe enseñar particularmente a los niños, que suelen ser en extremo confiados con los animales.

Es muy habitual que el perro de la casa muerda a una visita e incluso a un niño por miedo. Nadie, bajo ningún concepto, se debe acercar mientras esté desprevenido, o comiendo. Jamás se lo debe molestar porque su reacción defensiva puede ser violenta, así sea un animal muy tranquilo habitualmente.

perro-enfadado.jpg

El dolor

Cuando algo le duele a un humano, la reacción habitual es la de llorar o gritar. En el caso de los perros, no tienen como demostrar su dolor excepto por ladridos y mordiscos. Por muy simpático y tranquilo que pueda ser tu perro, es posible que si siente algún tipo de dolor, muerda.

Una combinación de dolor y miedo por lo que le sucede, hace que tenga esta reacción tan agresiva. La otitis severa, la displasia de cadera o cualquier lesión grave, puede causarle mucho dolor. En casos así, debes enseñar a los pequeños a no acercarse a su mascota, sobre todo a no tocar la zona que le cause molestia.

Si tu perro sin una razón aparente se pone de mal humor y agresivo, ten en cuenta que puede estar sufriendo algún dolor, así que lo mejor es que consultes a un veterinario.

El instinto maternal

Uno de los seres vivos que más protegen a sus crías son las perras. Pueden ponerse agresivas y morder si sienten que sus pequeños se encuentran en peligro.

Incluso la más tierna, tranquila y entrenada perra cambiará su comportamiento cuando nazcan sus cachorros. Cuando una perra tiene su camada recién nacida es importante que adultos y niños, que suelen sentirse muy atraídos por la ternura de los cachorritos, aprendan a respetar su espacio.

También debes permitirle saber a ella que está en un lugar seguro y que eres de confianza para que no se sienta incómoda si te acercas a sus cachorros.

El instinto cazador

Todos los perros llevan en su carga genética esa tendencia a la caza, a atrapar presas. Cuando ellos salen a correr detrás de una bicicleta o buscan un objeto que le lanzaste, es parte de su naturaleza.

Por eso suele ocurrir que un perro desconocido intente atacarte mientras vas caminando. En situaciones así, lo mejor es que desvíes tu trayectoria y trates de alejarte de él. Nunca te pares frente a él ni hagas contacto visual, ya que lo puede considerar un desafío. En la mayoría de los casos ellos se acercan, olfatean y pierden interés.

Estos eventos no son muy comunes, pero de todos modos procura enseñarles a los pequeños de la casa estas técnicas de seguridad en caso de algún encuentro con perros desconocidos.

Educar al perro para que no ataque

Existen algunas recomendaciones que han permitido educar a las mascotas para que tengan un comportamiento más adecuado.

Ya has visto cómo puedes hacer para que tu perro no te muerda a ti, para ganarte su confianza y respeto. Pero también debes enseñarle a comportarse con el resto de la familia y otras personas que puedan estar cerca de él.

Para tener buenos resultados, el secreto es una educación positiva y para eso algunas de estas recomendaciones pueden ser de utilidad:

  • Debes hacer que tu perro acepte de manera positiva tus indicaciones, recuerda siempre un premio es un refuerzo positivo.
  • Enséñale que las manos o movimientos en su cercanía son seguros, que no debe asustarse ya que no representan peligro. Para lograrlo, asocia esa acción con la comida.
  • Dale claras y precisas pautas de comportamiento, sobre todo para la convivencia familiar.
  • Evita que sufra mucho estrés, eso lo puede alterar y ponerlo agresivo contra ti o cualquier miembro de tu familia.
  • Aprende a leer su lenguaje corporal, por ejemplo si no mueve la cola, baja sus orejas o gruñe. De alguna manera él siempre te demostrará cuando algo no está bien.

Con estos consejos, es posible que tu perro aprenda a comportarse y disminuirás las posibilidades de agresión.



Deja un comentario

COMPARTIR