Inicio  >  Blog  >  Actualidad
¿Por qué le suenan las tripas a mi perro?
15 Sep

¿Por qué le suenan las tripas a mi perro?

¿Alguna vez te has hecho la pregunta ¿Por qué le suenan las tripas a mi perro? ¡Descubre la respuesta en este post.

Índice

 

Si alguna vez has escuchado las tripas de tu perro y te has preguntado "¿Por qué le suenan las tripas a mi perro?", este es tu post. Descubre el por qué de todo ese gorgoteo. Bueno, el término científico para los ruidos estomacales o intestinales es “borborigmo”. ¿Lo sabías?

¿Por qué le suenan las tripas a mi perro? Causas del borborigmo

Lo que causa este ruido es el gas que se mueve a través del aparato digestivo. Es normal que tu perro tenga cierta cantidad de gas en los intestinos.

Por otro lado, también es normal que los intestinos experimenten contracciones musculares rítmicas llamadas “peristalsis”, que mueven las cosas a través del aparato digestivo.

Normalmente, un sonido estomacal normal es un sonido suave con periodos de silencio, lo cual es una señal de que una cantidad normal de gas se mueve a través del aparato digestivo.

Por lo general, unos sonidos digestivos anormales fuertes ocurren cuando los intestinos contienen grandes cantidades de gas, aumenta el peristaltismo, o ambos.

Pueden haber muchas causas por las cuales le suenan las tripas a tu perro, por esto, debemos de saber que hay algunas causas que son potencialmente graves y otras que son comunes y benignas.

Causas benignas o inofensivas del ruido estomacal

Hambre y digestión normal

 Si tu perro, normalmente sano, solo come un alimento y sus tripas hacen un poco de ruido, esto significa que su aparato digestivo ha empezado a digerir sus alimentos. Por otro lado, cuando nuestro perro tiene hambre, su estómago e intestinos tienen una poca cantidad de alimentos para digerir, así que lo que queda es gas. Si el aparato digestivo empieza a activarse conforme se acerca la hora de comer, es posible que escuches algún ruido en las tripas.

Deglución de aire

Lo creas o no, el oxígeno podría crear ruido estomacal, así como eructos, en los perros que tienden a tragar una gran cantidad de aire. Esto podría pasar si tu perro devora sus alimentos o respira mucho al hacer ejercicio. La deglución de aire es normalmente inofensiva, pero en algunos perros, comer demasiado rápido podría causar problemas

Indiscreción alimenticia

 Ambos sabemos que los perros se comen cualquier cosa, literalmente. Estamos hablando de un trozo de papel que saca de la basura, un juguete que mastica, etc… Si esto ocurre, su aparato digestivo trabajará horas extras para tratar de descomponer el objeto que se haya comido, lo que podría causar fuertes ruidos estomacales.

Causas potencialmente graves del ruido estomacal

Parásitos intestinales

 Estas son las desagradables criaturas que se instalan dentro del aparato digestivo de tu perro y que causan una serie de problemas digestivos.

Cuerpos extraños en el estómago

Generalmente, esto es el resultado de una indiscreción alimenticia e implica a los objetos que un perro  consume y que no pasan fácilmente a través del sistema digestivo.

Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII)

La enfermedad inflamatoria intestinal es una enfermedad en la que se inflaman los intestinos, lo que significa que hay un gran número de células inflamatorias presentes en el revestimiento del aparato digestivo. Esta inflamación ocasiona cambios estructurales en el revestimiento de la mucosa, lo que resulta en una digestión disfuncional e interfiere con la capacidad corporal para desglosar y absorber los nutrientes alimenticios.

Disbiosis (Síndrome del Intestino Permeable)

Este es un desequilibrio de las bacterias intestinales, lo que implica que un suministro inadecuado de bacterias beneficiosas, además de un desarrollo excesivo de bacterias perjudiciales, podrían ocasionar una inflamación de las membranas intestinales.

Esto es la explicación de los ruidos estomacales de nuestro perro, pero nos dejamos algo importante…

¿Cuándo hacer una cita con el veterinario?

Si tu perro tiene un ruido estomacal temporal y ocasional, probablemente no hay ninguna necesidad de preocuparse pero, sin embargo, si la actividad digestiva de tu perro se escucha fácilmente de forma regular, es decir, varias veces a la semana, o si hay otros síntomas junto con los ruidos estomacales, como un cambio en el apetito, vómitos, diarrea, o signos de dolor abdominal, debes de coger cita con su veterinario tan pronto como sea posible. Puedes buscar al mejor veterinario o veterinaria de tu zona aquí

 



Deja un comentario

COMPARTIR