Inicio  >  Blog  >  Actualidad
¿Por qué es importante vacunar a las mascotas?
01 Sep

¿Por qué es importante vacunar a las mascotas?

Índice

Al igual como sucede en el ser humano, las mascotas también pueden ser susceptibles a ciertas enfermedades que en muchos casos pueden ser potencialmente mortales. Es posible que varíen de un país a otro, no obstante, hay ciertas vacunas básicas que deben aplicarse desde que son cachorros.

¿Quieres conocer cuáles son y por qué es tan importante aplicarlas? Quédate con nosotros y sigue leyendo todo lo que tenemos para explicarte sobre la vacunación de mascotas.

¿Realmente mi mascota necesita vacunas?

En el caso de los perros y los gatos, la vacunación es muy importante: los protege de todo tipo de enfermedades que pueden ser muy peligrosas y causarles la muerte. Si tu mascota aún no ha sido vacunada, debes asegurarte de consultar lo más pronto posible a tu veterinario de confianza.

Existen enfermedades muy contagiosas que tan sólo con estar cerca tu mascota de un animal infectado o tener contacto con las heces contaminadas, puede contraer la enfermedad fácilmente si no tiene su vacunación al día.

Por otro lado, el olfato es el sentido con el que los perros se comunican y exploran el entorno: es perfectamente natural que olisqueen y acerquen la nariz a todo. Desafortunadamente, esto es lo que los hace tan susceptibles a enfermedades infecciosas.

Es por esto que, los perros en especial, inevitablemente están expuestos al riesgo de una infección grave durante toda su vida, al igual que los humanos.

En el caso de algunos gatos (sobre todo los que son más activos y viven en casas con jardines) en general les gusta vagar y ser curiosos por su territorio, donde pueden encontrarse con otros gatos, tanto domésticos como callejeros.

Esta es la razón más importante por la que deben vacunarse, ya que no se tiene forma de saber a qué enfermedades contagiosas y potencialmente mortales están expuestos mientras están de su cuenta explorando territorio.

vacunar-a-tu-mascota.jpg

¿El efecto de la vacuna lo protegerá para siempre?

No para siempre: se necesitarán vacunas de refuerzo regulares para garantizar que estén protegidos. De todos modos, es una buena iniciativa llevar a tu mascota al veterinario una vez al año para un chequeo general de salud.

Los cachorros de perros y gatos requieren de un plan de vacunación en su primer año para estimular una inmunidad efectiva. Después de esto, cuando son adultos, requieren vacunación al menos una vez al año.

Es importante asegurarse de que estén actualizadas, de lo contrario, el animal puede perder la inmunidad y debe reiniciarse todo el programa de vacunación.

¿Cuáles son las vacunas que deben recibir?

Al igual que para los humanos, las vacunas para mascotas están diseñadas con el fin de reducir la probabilidad de que contraigan una enfermedad infecciosa.

Por lo general, los veterinarios distinguen entre "vacunas básicas" y "vacunas complementarias".

  • Las básicas se consideran cruciales para todos los perros o gatos, porque protegen tanto contra enfermedades generales como de naturaleza muy grave.
  • Las complementarias solo se administran si la mascota corre el riesgo real de estar expuesta a una infección.

Las decisiones sobre la vacunación y, en particular, si necesita alguna complementaria, deben analizarse con el veterinario. Es muy probable que se base en la edad, el estilo de vida, las condiciones de salud específicas, el contacto con otros animales y cualquier tipo de factores extras.

Vacunas básicas y complementarias

Para los perros, la principal es la C3, que ofrece protección contra el parvovirus canino, el moquillo y la hepatitis infecciosa. También se deben incluir las que protegen contra la rabia, adenovirus 1 y 2, y leptospirosis.

Para los gatos, es la F3, que protege contra el parvovirus felino y los dos virus que causan la enfermedad respiratoria felina (calicivvirus felino y herpesvirus felino).

En el caso de las complementarias para perros, están:

  • Virus de la parainfluenza, que suele denominarse C4 (cuando se combina con una C3).
  • Bronchiseptica, denominada C5 (cuando se combina con una C4).
  • Leptospira interrogans, que puede aplicarse cuando tu veterinario así lo aconseje.

Para los gatos, se incluyen:

  • La denominada F4, que es la combinación de la F3 con Chlamydia felis.
  • La vacuna contra el Virus de Inmunodeficiencia Felina (VIF), que se administra caso por caso, según el riesgo de exposición al VIF.
  • Contra el virus de la Leucemia Felina (FeLV), que no es esencial, pero se aplica a menudo en algunos países. Sin embargo, se debe consultar al médico veterinario, ya que el riesgo puede ser mayor en algunas áreas o bajo determinadas circunstancias.

¿Cómo funcionan las vacunas y cuánto tiempo dura su efecto?

Funcionan de manera similar a como lo hace en los humanos, al ser insertada una pequeña cantidad del antígeno viral y bacteriano en el cuerpo del animal. Los glóbulos blancos del cuerpo reaccionan rápidamente al antígeno y desarrollan una respuesta protectora contra la enfermedad.

Si ha sido vacunada contra una enfermedad y entra en contacto con el virus, su sistema ya ha aprendido una respuesta natural para combatirla. El sistema inmunológico reconoce los antígenos del contacto inicial y activa una respuesta de defensa rápida en varias horas para neutralizar la enfermedad.

Cuando recibe sus vacunas iniciales, se deben proporcionar los refuerzos de forma anual. Esto ayuda a recordar al sistema inmunológico del animal que debe continuar protegiendo al cuerpo contra la enfermedad.

No es necesario reforzar anualmente todos los elementos de la vacunación, ya que algunas partes de la inmunidad duran más que otras. La inmunidad al parvovirus, por ejemplo, suele durar 3 años, pero una enfermedad como la leptospirosis requiere refuerzos todos los años.

Hay casos en los que si bien las vacunas son muy seguras de administrar cada año, algunos propietarios prefieren que sea tomada una muestra de sangre para que sean evaluados los niveles de inmunidad, antes de administrar vacuna alguna.

En la circunstancia de que hayas adoptado un perro mayor y no estés seguro de si su vacunación está actualizada, el veterinario puede reiniciar el proceso, como cuando era un cachorro. Esta es la mejor manera de garantizar que esté protegido de enfermedades graves.

vacunar-gato.jpg

¿Sienten dolor los animales cuando son vacunados?

Algunos no sentirán nada y otros pueden sentir un pequeño pellizco. Pero no será por mucho tiempo, y después de un algún estado de intranquilidad, se habrán olvidado por completo. Probablemente no notarás ninguna diferencia en su comportamiento y tendrás la seguridad de que están protegidos contra algunas enfermedades potencialmente peligrosas.

¿Importa si se pierde un refuerzo?

Sí, ya que las dosis están diseñadas para darle la óptima protección que el animal necesita bajo la forma de un refuerzo regular ante un eventual e inesperado contagio por contacto con algún otro animal infectado.

Si bien existe un margen para una cierta cantidad de "protección por superposición", su eficacia se reduce con el tiempo, lo que deja al animal en mayor riesgo de infección. Es por esto que deben mantenerse al día los refuerzos y no olvidar llevarlos a chequeos anuales.

Si mi mascota contrae una enfermedad, ¿la curará una vacuna?

No. La vacunación es una medida preventiva, no una cura. Si tu perro o gato ha tenido una enfermedad, es posible que haya adquirido cierto grado de inmunidad, pero no te puedes confiar de eso.

La vacunación regular garantizará que no vuelva a contraer esta enfermedad.

Posibles riesgos y efectos secundarios

Aunque la mayoría de las mascotas responden bien a la vacunación, como cualquier procedimiento médico, implica cierto riesgo. Las reacciones adversas más comunes son leves y de corta duración, como fiebre, letargo y disminución del apetito. También pueden experimentar dolor temporal o hinchazón sutil en el área de la inyección.

Aunque la mayoría de las respuestas adversas se resuelven en uno o dos días, un dolor excesivo, hinchazón o apatía debe informarse al veterinario.

Rara vez se producen reacciones adversas graves. No obstante, comunícate con tu veterinario de inmediato si el animal presenta repetidos cuadros de vómitos o diarrea, picazón en todo el cuerpo, dificultad para respirar, colapso o hinchazón de la cara o las patas. Estos signos pueden indicar una reacción alérgica. Por lo que debes llevarlo a consulta veterinaria de inmediato.

Recuerda que si bien no está exenta de riesgos, la vacunación que no se aplique deja a tu mascota vulnerable ante enfermedades letales que pueden ser prevenidas.

Mitos acerca de la vacunación en animales

Existen varios mitos sobre la vacunación, algunos de los cuales hacen que los dueños de perros y gatos se preocupen ante la decisión de vacunarlos o no.

Muchos de estos mitos son solo teorías, sin evidencia científica que los respalde. Es importante conocer los hechos al tomar la importante decisión de vacunar o no a tu mascota.

Estos son algunos de los mitos más comunes:

No son necesarias ya que las enfermedades son raras

Si bien es cierto que muchas de estas enfermedades ahora son poco frecuentes, justamente se debe en gran parte al resultado de una vacunación generalizada.

No siempre funcionan

Es posible que un animal contraiga una enfermedad contra la que ha sido vacunado. Esto se debe a que existen diferentes cepas que mutan con el tiempo.

No obstante, está comprobado que un animal vacunado generalmente tendrá síntomas mucho más leves y una mayor tasa de supervivencia.

Es una estrategia de los veterinarios para ganar dinero

El papel de un veterinario es apoyar la salud y el bienestar de los animales. Las acciones y elecciones se realizan de acuerdo a las recomendaciones de la industria, que están respaldadas por evidencia científica.

Si bien en algunos casos las tarifas por servicios veterinarios pueden ser altas, el coste si tu mascota contrae alguna de las enfermedades que la vacunación previene, es aún mayor.

No son seguras

Las vacunas se producen bajo condiciones muy estrictas y reguladas. Raramente un animal puede tener una reacción alérgica adversa a algunos de los componentes. Con miles de mascotas vacunadas todos los días sin problema alguno, los beneficios superan el bajo riesgo de estos eventuales y raros casos.

La mejor cura es la prevención

La forma más adecuada de que tus mascotas estén sanas y libres de enfermedades es a través de la prevención, y no hay mejor forma de hacerlo que vacunándolas. Los beneficios son muchos y no solo para tus mascotas, sino también para ti y tu entorno.

A continuación resumimos los motivos por los que siempre debes vacunarlas:

Por tu salud

Algunas enfermedades son zoonóticas, lo que significa que pueden transmitirse de animales a personas.

Al aplicar la debida vacunación, ayudas a reducir el riesgo de infección humana, especialmente si en tu hogar hay miembros vulnerables, como niños o ancianos o pacientes inmunodeprimidos.

Por la seguridad que proporcionan

Se han realizado estudios de calidad sobre el aspecto de la seguridad, y los resultados han demostrado que las reacciones ocurren en un porcentaje muy pequeño de los casos.

La investigación realizada sobre los propios animales indica que la verdadera incidencia es incluso menor.

Y hay que tener en cuenta que la mayoría de las reacciones a las inyecciones son por hipersensibilidad o reacciones alérgicas que pueden tratarse fácilmente y no tienen efectos duraderos.

En conclusión, existe un riesgo mucho mayor para tus animales de padecer gravemente por contraer una enfermedad que por recibir una vacuna



Deja un comentario

COMPARTIR