Inicio  >  Blog  >  Actualidad
Mi perro no quiere salir a la calle
22 Feb

Mi perro no quiere salir a la calle

¿Qué ocurre si mi perro no quiere salir a la calle? ▷ ¿Qué le pasa? ♥ ¿Estás enfermo?

Índice

Quienes aman a los animales sienten que las mascotas son parte de la familia, así que cualquier aspecto que no ande bien con ellas les hará sentir inquietos y pensativos. En este caso te hablaremos a ti, que estás pensando qué hacer para que tu perro no tema salir a la calle.

Si ves que tu compañero de paseos está perfecto de salud, pero aún no consigues que vaya contigo a recorrer la ciudad, a continuación te damos algunas situaciones que deberás ir evaluando para dar con la raíz del problema.

¿Qué le impide salir y cómo ayudarlo a salir de paseo?

  • Temor a lo desconocido

Muchos cachorros tienen miedo de abandonar su refugio, el lugar en el que siempre han estado y en el que se sienten seguros. Recuerda que ellos son de costumbres, así que sacarlos de su zona de confort puede que esté influyendo.

Intenta con paciencia que atienda a tu llamada de salida, incluso impón una rutina que le indique que es la hora de salir. No lo obligues, ni le grites si no quiere, a diario realiza el mismo procedimiento hasta que acceda sin problema.  

Si la respuesta es de recelo cuando llega a la puerta, déjalo en la entrada para que reciban el aire por unos minutos. Háblale, dile que de momento no saldréis, pero que próximamente sí iréis a dar una vuelta. Tu perro sabrá cómo entenderte.

  • Experiencias traumáticas

Tal como pasa con las personas, los perros tienden a traumatizarse por eventos importantes o de impacto en su vida. Si tu mascota ha pasado por un momento difícil en la calle, es normal que tema volver a salir. En este caso, te tocará trabajar la confianza, hay que hacerlo sentir seguro y tranquilo fuera de casa.

Quizá te lleve tiempo, pero con paciencia y dedicación se puede conseguir. Acércalo un rato a la ventana o a la puerta para que vaya familiarizándose con el movimiento y el ruido del exterior. Si es posible haced actividades en el patio, terraza o azotea de la vivienda. Que sienta que salir no es un riesgo.

  • Todo de acuerdo a su edad

Como ya hemos referido, si tu perrito es un cachorro quizá pasará un tiempo sin querer salir de su lugar seguro y decidir enfrentarse al movido y ruidoso mundo de la ciudad. Por el contrario, si es muy viejo puede que no tenga ánimos o fuerzas para dar ese paseo que tanto quieres con él. En este caso, también dale su tiempo.

Cuando se trata de una mascota de corta edad hazla sentir que salir será un tiempo de diversión, si es un perro mayor, entiéndelo e intenta sacarlo a lugares comunes para que no se desoriente o aumente su inquietud.

  • La raza es determinante

Los perros son fieles compañeros por naturaleza, pero no a todos les gusta estar fuera de casa. Conoce las características de la raza que tienes y dale lo que le gusta. En este mismo artículo encontrarás más adelante cuáles son los que mayormente disfrutan de los paseos.

Lo importante es que no lo obligues a hacer lo que no quiere, porque eso aumentará su miedo a salir. Mientras esté renuente, no lo fuerces y no le des tirones con la correa. Sé siempre amable.

  • Ama la libertad

Por lo general, en el hogar las mascotas están a sus anchas. Cuando van de paseo, en especial  los perros, son atados a cuerdas, lo que puede que no sea muy cómodo para algunos. Revisa si el collar está muy ajustado o le hace daño.

También intenta adiestrarlo para que puedan salir sin necesidad de atarlo. Prémialo por las buenas acciones e intenta alejarlo de zonas comunes en los que otras personas lo abrumen.

  • Aversión a niños u otros perros

Algunos canes domesticados están acostumbrados a ser el centro de atención, sin niños u otras mascotas, por lo que dependiendo del lugar que frecuentes durante las salidas, será determinante para que acceda o no ir a la calle.   

Hay los que no están acostumbrados al contacto con los pequeños y a sus juegos. En este caso, llevarlos a parques no es una buena idea. También están los que no se la llevan bien con otras especies caninas o que cuando ven a un gato quieren salir corriendo a su caza. La clave es entendimiento y educación, adáptalo a lo nuevo, enséñalo a compartir y a ser disciplinado.

Fuera del hogar muchos pueden llegar a sentirse estresados e inseguros. El contacto con el exterior no es fácil para los animales domésticos: el ruido, las luces, ver a extraños, a otros animales y hasta los olores, son aspectos que los pueden agobiar en tal medida que se rehúsen a salir.

Para calmar los ánimos y dejar que vayan adaptándose, frecuenta lugares naturales, tranquilos, con poco movimiento y en el que se sienta tan libre y confiado como en su hogar.

perro-quedarse-en-casa.jpg

¿Cuáles son las mejores razas de perro para pasear?

Aunque la teoría dice que a todos los perritos les gusta salir de paseo, hay unas razas más dadas para esto. A continuación unas de ellas:

  • Pastor Alemán. Son muy activos, juguetones y disciplinados. Bien adiestrados serán buenos compañeros de caminatas.
  • Jack Russel Terrier. Enérgicos y caminadores, estos miniperritos están preparados para largos paseos. Puede que tengan pasos cortos, pero siempre dispuestos a acompañar a su dueño.
  • Fox Terrier. Son caminadores por naturaleza, incluso bajo climas calurosos. Pueden llegar a ser excelentes acompañantes en largas caminatas.
  • Border Collie. Muy resistentes y disciplinados, los de esta raza no se amilanan en paseos. Saben hacer sus recorridos sin temor a lo desconocido.
  • Husky Siberiano. Rápidos y resistentes, estos perros saben llevarle el ritmo a sus dueños en los paseos. Están listos para divertirse y salir al exterior.
  • Dálmatas. Aman ir por la calle con su cuerpo estilizado y su andar elegante. Son dóciles y se adaptan con rapidez a desconocidos u otros perros. Si los paseos se hacen en automóvil disfrutarán mucho sacar su cabeza por la ventana y sentir el aire fresco.

Según algunos estudios, los perros como el dogo o el bóxer, no resisten largos paseos, debido a que la estructura de su hocico no les permite respirar con fluidez, así que ten cuidado si tienes algunos de estos.

¿Cómo enseñarlos a pasear sin correa?

La prueba de fuego, enseñar a tu buen compañero a ir por la calle sin estar atado, no será tan difícil como acostumbrar a un ave a viajar sobre tu hombro sin tomar vuelo, pero puede que lleve su tiempo.

Lo primordial es que tu perro cumpla las llamadas órdenes básicas, dirigidas a atender tu voz, saber cuándo detenerse, sentarse o levantarse. De estas, la más importante es que consigas que te escuche y entienda.

Al principio, trata de hacerlo tomando su hocico para mirarlo fijamente a los ojos. Que tu voz siempre sea cálida y no de regaño. Los animales son más sensibles y pueden detectar al instante las emociones e intenciones de sus dueños. Llámalo siempre por su nombre.

Una vez que te entienda, ya tienes parte del camino andado. Aprovecha su disciplina para enseñarle el resto de las reglas básicas. Muéstrale cómo puede sentarse, acostarse y levantarse, siempre premiando sus avances y buenos actos. Como animales, atenderán a la acción para emitir una reacción.

¿Dónde empezar el entrenamiento? Los primeros intentos de llevarlo sin ataduras deben ser en un lugar natural y tranquilo, en el que no sienta que está en riesgo.

Haz que el aprendizaje sea divertido. Ten pelotas o palos que puedas enviar a cierta distancia para que tu perro vaya por eso y vuelva con el trofeo por el que esperará su recompensa. El contacto físico es importante, así que no temas acariciarlo y premiarlo por lo que va consiguiendo.

La hora del paseo es determinante para que quiera salir a la calle

La raza, la edad y hasta el tiempo que el perro esté contigo, serán claves para saber cuál es la hora indicada para sacarlo de casa. Los especialistas recomiendan entre 40 minutos y dos horas de paseo, divididos en 3 tandas.  

  • Recorrido matutino. Aprovecha las primeras horas del día y paséalo más de 15 minutos. Haz de la caminata un tiempo agradable y tranquilo. No vayas de prisa.  

  • Recorrido intermedio. Quizá sea una hora pesada y algo compleja para ti, pero es el período que podrías darle para que salga a hacer sus necesidades. Podría ser menos de 20 minutos.

  • Recorrido vespertino. El último recorrido del día podría no ser mayor de 30 minutos. Es esencial para que dueño y mascota reciban esos últimos rayos del día, listos y preparados para el descanso.

 

a la hora que decidas, ten siempre presente que no debes someter a tu mascota a altas o bajas temperaturas, puedes colocarle alguna prenda de vestir acorde con el clima, sin intervenir en la regulación natural de su pelaje.

Buscar el equilibrio entre los excesos y las limitaciones

Cuando vas de paseo con tu perro debes evitar:    

  • Someterlo a largas y extenuantes caminatas.
  • Llevarlo a lugares muy ruidosos.
  • Impedirle que se distraiga olfateando o lamiendo algo en el camino.
  • Gritarle para que te obedezca.
  • Tirar constantemente por la correa.
  • Perderlo de vista.
  • No dejar que se acerque a otros perros.

perro-quiere-quedarse-en-casa.jpg

Conoce las claves para un paseo seguro

Cada perro es un mundo, pero hay actitudes generales que se pueden ir adaptando a lo que su dueño quiere. Práctica las siguientes sugerencias:

  • Fija el tiempo sin imponer la ruta: Disfruta de la salida sin restricciones. Id donde consideres, sin itinerarios rígidos que cierren espacios de fuga. Organiza y toma el mejor camino para ir experimentando.
  • Recompensa con lo que le gusta: Ya se ha hablado de la importancia de premiar las buenas acciones. Siempre ten a mano galletas o cualquier otro estimulante con el que refuerces las conductas adecuadas.
  • Ve a su ritmo. Disfruta el paseo y construye un tiempo de calidad con tu mascota. No es recomendable apurarlos, empujarlos o hablarles fuerte para que obedezcan.
  • Identifícalos. No importa si tu perro ha sido domesticado y puede ir sin correa por la calle. Nunca debe faltar su placa de identificación.

¿Cuáles son los beneficios para la mascota y los dueños al ir de paseo?

Salir de casa es una necesidad que permite a las mascotas conocer y adaptarse a su entorno. En esencia, es el mejor vínculo de socialización. Pero, llevar al perro de paseo lo ayudará no solo a él, sino ti en:

  • Mantener bajo control el peso.
  • Reforzar el vínculo dueño-mascota.
  • Mejorar la sensación de bienestar y compañía.
  • Aumentar la energía corporal.
  • Reducir la presión arterial.
  • Crear hábitos de socialización y disciplina.
  • Combatir la pereza.
  • Fomenta la estimulación canina.

¿Cuándo aplazar las salidas?

Por lo general, las recomendaciones en este punto son básicas:

  • Cuando pueda estar expuesto a sufrir un golpe de calor por las altas temperaturas.
  • Si no está bien abrigado en temporada de calor o invierno. A ellos les encanta mojarse bajo la lluvia, pero pueden enfermar.
  • Si no está bien de salud o ha presentado malestar por varios días.
  • Sin que haya comido o bebido agua.
  • En momentos de mucho ruido en las calles o de alto movimiento.
  • Cuando esté estresado o temeroso por alguna situación.
  • En los primeros días de vida.

Paciencia y disciplina

Conseguir que tu perro se adapte a las salidas perdiendo el temor a salir es un reto que puede ser superado con paciencia y mucha disciplina. No desista en el camino a ayudarlo a superar sus temores, para lograr que juntos vayan a conquistar el mundo.

Conviértelo en tu mejor compañero de paseos, sin reprimirlo, ni violentarlo. Déjalo que aprenda a su ritmo, las mascotas asimilan rápido si se sienten confiadas. Conserva la calma y disfruta el proceso, porque para muchos es como enseñar a su hijo a caminar seguros y confiados por la vida.  

Práctica estas sugerencias, ten en consideración los puntos expuestos y consigue transformar un momento de resistencia en aprendizaje y felicidad.



Deja un comentario

COMPARTIR