Inicio  >  Blog  >  Actualidad
Mi perro no para de rascarse y de morderse
15 Feb

Mi perro no para de rascarse y de morderse

Los perros se rascan normalmente para calmar algún tipo de picor. ▷ Si esto sigue sucediendo puede ser debido a otro problema.♥ Entra en Global Mascota

Índice

Los perros se rascan fortuitamente para calmar algún tipo de picor, pero si ves que tu perro no para de rascarse y de morderse, debes prestarle atención. Como los seres humanos, los animales están expuestos a una serie de factores internos y externos que afectan su salud y bienestar.

El cambio, la actitud de tu mascota puede ser causado por el cambio de estación, alergias, parásitos externos e infecciones en la piel. Lo primero que debes hacer es examinarlo e intentar determinar la causa de su picor. Conoce los principales motivos por los que un perro se rasca.

Alergia o dermatitis alérgica, es la causa más común de que tu perro se rasque 

¡Que no te sorprenda! Los perros tienen una piel sensible y pueden sufrir alergias por diferentes motivos, por disposición genética, estilo de vida o contacto con algún factor externo. 

La señal más evidente de alergia es la inflamación y enrojecimiento de una zona de la piel que produce picor. Puede tratarse de un punto en específico o de todo el cuerpo. También suelen aparecer granitos, costras o heridas fácilmente identificables por su color rosado o rojo intenso.

Según el tipo de alergia, se desarrollan otros síntomas como estornudos, ruidos al respirar, secreción nasal, lagrimeo excesivo, vómitos y diarrea. Inclusive otitis, inflamación del oído que se manifiesta externamente por el enrojecimiento y picor en las orejas.  

Alergia a la picadura de pulgas

Una de las principales causas de la también llamada dermatitis alérgica es la picadura de pulgas. Ocasiona costras en la zona de la grupa, cara interna y posterior de los muslos y abdomen. La presencia de pulgas, garrapatas, piojos y ácaros, entre otros ectoparásitos o parásitos externos, es común durante los meses cálidos. De acuerdo a la región, pueden estar presentes todo el año.

¿Qué debes hacer? Desinfectar la cama, mantas y todas las superficies con las que tiene contacto tu mascota. Existe variedad de productos creados para prevenir y tratar problemas asociados a los parásitos.

Es importante que acudas al veterinario. El especialista hará un diagnóstico real de la situación y acertará en la aplicación del tratamiento adecuado a la raza, peso y características de tu perro. Los tratamientos antiparasitarios suelen ser muy agresivos y mal administrados podrían empeorar la condición del animal.

perro-rascandose.jpg

Alergia a factores ambientales que pueden hacer que tu perro se rasque

Los perros también pueden resultar alérgicos al polen (flores o algún tipo de planta), al polvo o al moho. Esto es conocido como dermatitis atópica o dermatitis ambiental. Conduce a la inflamación o irritación de la piel, la irritación de los ojos, moqueos y estornudos. Debes revisar los tipos de plantas o hierbas presentes en el jardín o lugar donde generalmente camina tu mascota.

La humedad y los hongos son otros factores ambientales que afectan la salud y bienestar de los perros, en especial de aquellos que tienen muchas arrugas. En ambientes húmedos y cálidos los hongos se reproducen rápidamente, enrojeciendo la piel y creando lesiones molestas.

Es conveniente secar muy bien al animal después del baño y no descuidar sus patas, dedos y uñas. La humedad y la juntura propician condiciones para el desarrollo de los microorganismos. Existen diferentes tipos de hongos, estos pueden ser reconocidos sólo por un especialista, quien indicará el tratamiento a seguir, generalmente a base de corticoides. 

Alergia alimentaria

La alergia alimentaria es un factor genético, aunque también puede producirse de forma espontánea. En todo caso es una respuesta del sistema inmunológico al consumo de una sustancia que no causa daño en el organismo. Puede ser a los lácteos, maíz, trigo y otros cereales, inclusive al pollo del que están hechos la mayoría de los complementos alimenticios.

La alergia a los ingredientes se manifiesta principalmente a través de la irritación de la piel y ojos hinchados. Mientras que la intolerancia alimentaria produce eructos, náuseas, vómitos, flatulencias excesivas, diarrea y pérdida de apetito. 

Si tu perro se ha intoxicado con algún alimento, consulta al veterinario, seguramente recomendará una dieta de eliminación o hipo alergénica. De esta forma, te ayudará a reconocer qué alimento ha ocasionado todo el caos y así poder evitarlo.

Aunque menos frecuente, los perros también pueden presentar reacción alérgica a un medicamento. Esta se manifiesta poco después de suministrar el fármaco, generalmente con el enrojecimiento de la cara, inflamación y picor. Y debe ser atendida por el médico veterinario.

Dermatitis seborreica

Que tu perro se rasque y se muerda desmesuradamente puede estar causado por una dermatitis seborreica. La afección de la piel produce escamas, costras y exceso de grasa. Empieza con la irritación de la dermis y un mal olor que molesta al perro. 

Como se rasca una y otra vez, se provocan lesiones y la pérdida del pelo. Sus escamas son confundidas generalmente con la caspa y terminan por causar la seborrea aceitosa. Además de la alopecia y posibles infecciones, el animal puede sufrir de fiebres y depresión.

Es importante acudir al veterinario para determinar las causas de la dermatitis y aplicar el tratamiento adecuado a cada caso. Generalmente se aplican jabones y otros productos anti seborreicos, aunados a la alimentación nutritiva y el uso de complejos vitamínicos ricos en Omega 3.

¿Se cura la alergia en los perros?

La alergia es una enfermedad crónica. Sólo se puede curar evitando la exposición a las sustancias responsables: parásitos, polen, polvo, hongos e ingredientes alimenticios. También a los factores estresantes que desencadenan la seborrea. 

Si se conoce con certeza que el perro es alérgico y a qué es alérgico, podría probarse la realización y aplicación de vacunas que disminuyan la intensidad y frecuencia de los síntomas.

Recientemente se ha propuesto la aplicación de células madres mesenquimales. Si son efectivas en el organismo del animal, desaparecerían los síntomas de la alergia. Se tendría una batalla ganada, las alergias en perros son frecuentes, pueden desarrollar síntomas durante todo el año, aunque algunas son sólo estacionales. La época de menor incidencia es el invierno.   

El coste de los tratamientos depende de la intensidad y duración de los síntomas, también de la respuesta del cánido a los fármacos. Por suerte, existen productos muy eficaces para prevenir y tratar este tipo de padecimiento y profesionales capacitados para aplicarlos.

Las alergias son, después de las visitas de prevención, la causa más común por la que se lleva a un perro al veterinario. Cuando el perro se rasca en exceso, se auto inflige y causa lesiones en la piel que se acentúan progresivamente, generando más picor y más daño. Es necesario diagnosticar y tratar adecuadamente la afección cutánea. 

Sujetos a problemas de parásitos

Los parásitos externos no sólo causan alergias por la picadura. Las garrapatas, pulgas y piojos caminan en el exterior de los canes para alimentarse de su sangre

Los ácaros, productores de la sarna, se alojan cual huéspedes en la piel de los perros y viven a expensas de él creando una fuerte reducción anatómica. Sobre la piel o incrustada en ella, los parásitos son sinónimo de enfermedad y pueden ser vectores de graves padecimientos.

Durante las estaciones más cálidas, cuando los perros permanecen más tiempo al aire libre y en contacto con múltiples superficies, son más propensos a contagiarse. 

Las garrapatas, por su tamaño, son más visibles y pueden ser extraídas con pinzas. El mayor problema lo representan las pulgas, piojos y ácaros debido a su minúsculo tamaño. Se esconden en el pelaje o la piel, haciendo difícil su observación. Basta una revisión exhaustiva para detectarlos y acudir al veterinario en búsqueda de orientaciones.  

Existen productos tópicos para acabar con los parásitos que puedes aplicar, siempre protegiendo las mucosas del perro, boca, ojos y oídos. ¡¡Y tus manos!!. Deben aplicarse homogéneamente sobre la piel y dejarse en ella durante 2 o 3 días, según las indicaciones del veterinario. Después del baño podría utilizarse una pipeta o collar anti pulgas para evitar la reincidencia.

Otros parásitos

En ocasiones, el veterinario indica un examen de sangre para descartar la presencia del parásito leishmania, responsable de la enfermedad conocida como leishmaniosis. Este es transmitido por los mosquitos y afecta principalmente a cánidos, roedores, marsupiales y primates.

O exámenes para probar que no se trate de babesiosis, infección de los glóbulos rojos causada por el parásito babesia, transmitido por la ninfa de la garrapata. La babesiosis se produce a través de la picadura del parásito, común en el período que va desde inicio del verano hasta finales de otoño. También se transmite a través de la sangre, en las transfusiones. La babesia invade los eritrocitos y los destruye.

El tratamiento de los perros ante síntomas de irritación cutánea y gestos obsesivos-compulsivos también pasa por la desparasitación interna. Esto para evitar el llamado gusano del corazón, que causa la dirofilariosis canina, una enfermedad parasitaria grave. Es transmitido por mosquitos, abundantes en las zonas cálidas y húmedas. La enfermedad tiene tratamiento y cura si es atendida a tiempo.   

La desparasitación interna también protege al can de la teniasis, enfermedad parasitaria intestinal.

Recomendaciones generales para evitar que tu perro se rasque

Hacer un seguimiento de la conducta del animal y el estado de su piel, la limpieza y desinfección de las áreas asociadas a su desarrollo. Los parásitos tienen la cualidad de sobrevivir en el ambiente y se hospedan además en otros animales. Conviene desparasitar a todos aquellos que convivan con el perro.

Como en los humanos, en los animales la prevención es el método más eficaz. La visita periódica al veterinario, limpieza y el uso de productos expendidos en tiendas especializadas ayudarán a que no aparezcan los parásitos.

perro-rascarse.jpg

Puede estar sufriendo estrés y por eso tiende a rascarse

Si, los perros pueden sufrir de ansiedad o depresión, múltiples factores las desencadenan. Es importante que revises las actividades que desarrollas con tu perro o las que él está dejando de realizar.

Las mascotas padecen ansiedad por la falta de sociabilización, miedo al entorno, a otras mascotas o personas. Se manifiesta ante la separación de su dueño, por muerte, viajes e inclusive durante períodos breves. También se estresan ante la falta de actividad física.

Otros factores desencadenantes de estrés están relacionados con la vulneración de sus libertades. La falta de agua o alimentos, una mala nutrición, incomodidad, sueños interrumpidos, dolor, heridas, enfermedad, encierro, exposición al miedo o el estrés.

Ante estos factores, los perros pueden reaccionar de diversas formas. Con conductas y movimientos repetitivos, estereotipias como la de tumbarse y morderse las patas continuamente, o dar múltiples vueltas. 

Igualmente, pueden responder con agresividad, apatía, exceso de actividad o miedo ¿Tu perro muestra algunas de estas señales? Cuando se convierten en un hábito, aparecen puntos calientes en la piel, lesiones, sangrado y la pérdida de pelo.

¿Qué hacer si mi perro está estresado?

No lo castigues bajo ningún concepto. Lo correcto es visitar al veterinario, él te recomendará la asistencia de un etólogo o adiestrador canino, según el caso. 

El etólogo estudia el comportamiento del animal en su medio natural y trabaja su problema de comportamiento. El adiestrador enseña al perro a realizar acciones específicas o a no hacerlas, trabaja su disciplina y desarrollo físico. Como especialistas te indicarán qué está generando el estrés y qué hábitos deben modificarse o anexarse a la rutina de tu mascota.

Tú también puedes contribuir a mejorar la calidad de vida de tu perro satisfaciendo sus necesidades básicas. Utiliza los estímulos positivos para conseguir que desarrolle las actividades deseadas, muéstrale afecto, genérale confianza. Regañarlo o agredirlo aumenta su estrés y refuerza las acciones negativas. Debe además gozar de un ambiente tranquilo, libre de tensiones.

Es ideal pasar tiempo de calidad con tu mascota. Sácalo a caminar una hora u hora y media cada día. Procura que la cadena sea lo suficientemente larga para caminar sin atascos y disfrutar del recorrido. Juega con él, usa juguetes de inteligencia, evita que caiga en el aburrimiento. No lo fuerces a ejercitarse en exceso o interactuar con otras personas o animales. Cuando esté preparado lo hará por sí solo. 



Deja un comentario

COMPARTIR