Inicio  >  Blog  >  Actualidad
Mi gato se mea y caga en todas partes
24 Sep

Mi gato se mea y caga en todas partes

El orinar y defecar de los gatos fuera de su cajita de arena no es un problema tan común, ya que en la mayoría de los casos son animales bastante higiénicos. Sin embargo, se

Índice

El orinar y defecar de los gatos fuera de su cajita de arena no es un problema tan común, ya que en la mayoría de los casos son animales bastante higiénicos. Sin embargo, se pueden ver excepciones y pelear con esto puede ser complicado si no se toman las medidas precisas para educar al gatito correctamente.

Básicamente, las razones pueden ser muchas, desde el espacio propio del gato en casa hasta problemas físicos. Para identificar qué es lo que ocurre con tu mascota, debes estar bastante atento a las posibles señales, y así tomar las medidas adecuadas para que empiece a realizar sus necesidades en el sitio que le corresponde.

En este artículo conocerás los mejores consejos y las todas soluciones disponibles para que dejes de limpiar los fluidos naturales de tu pequeño amigo felino.

¡Tranquilo! tu gato no intenta vengarse de ti…

Algo bastante curioso es que mucha gente que tiene gatos cree que estos, cuando hacen sus necesidades fuera de la caja de arena, lo hacen por rabia o para vengarse, pero nada está más alejado de la realidad. Estos magníficos animales no entienden esa intencionalidad tan humana.

En muchos casos, simplemente intentan expresar su incomodidad, o comunicar un problema relacionado con el lugar en el que están o su estado de salud. En ocasiones, incluso llegan a usar la caja de arena, pero luego empujan las heces fuera de la caja y ensucian todo lo que hay alrededor, creando un ambiente bastante desagradable para la vista y el olfato de todos.  

¿Por qué sucede esto?

No hay una sola causa. Cada felino puede tener diferentes razones para orinar y defecar por todas las partes de la casa. En muchos casos, son dificultades que el gato tiene para adaptarse al espacio en el que vive, y hay varios factores que debes considerar.

La caja de arena debe ser la indicada

Debes asegurarte que no haya una disposición incorrecta de la caja de arena en la casa, o no que sea la equivocada (demasiado pequeña o de difícil acceso). No puedes comprar una caja cualquiera por internet y tirarla en otro rincón cualquiera. Debes ubicarla en un espacio donde él sienta privacidad y autonomía.

Así mismo, debes limpiarla correctamente, ya que si la caja permanece sucia hasta el mismo gato sentirá asco de utilizarla. Procura mantenerla lo más limpia posible, así como los otros espacios donde el animal juega y descansa.

Algo que también puede suceder, es que si has cambiado la caja, tal vez tu gatito ya no esté cómodo porque prefiere la que estaba antes, así que acabará teniendo sus necesidades fuera. Para solucionar esto, necesitarás algo de tiempo, alentándolo a usar la nueva caja con paciencia (y un poco de carácter).

Las dimensiones deben ser de unos 40 x 50 cm para que el animal pueda girar sobre sí mismo en su interior. Además, los bordes no deben ser demasiado altos, especialmente si tienes un gato viejo. Estos detalles, aunque te parezcan insignificantes, pueden marcar la diferencia.

gato-no-aguanta-pis.jpg

Cuidado con los límites en su espacio

Muchas veces, estos accidentes con sus fluidos ocurren porque ha sufrido una limitación de su espacio propio, porque sus hábitos diarios han cambiado bruscamente (una mudanza) e incluso porque han perdido un compañero de vida (otros gatos, perros o humanos cercanos a él).

Otra posibilidad es la llegada de otro felino a la familia. En estos casos, es muy probable que el veterano de la casa orine y defeque por ahí, especialmente si has decidido dejarle usar la misma caja de arena. Es muy importante que cada gato tenga el suyo, por lo que debes añadir uno extra en otro lugar de la casa.

Además, algunos otros cambios que podrían desencadenar este comportamiento inapropiado de tu mascota son la llegada de un recién nacido a casa, o cuando no se sienten muy cómodos con las visitas que llegan de vez en cuando.

Marcando territorio

El marcado territorial es algo común en los felinos, y para notarlo verás la orina de manera vertical. Además, el gato tomará una postura específica: estará parado muy firme, con la cola vibrando mientras lo hace o cuando está al lado de “la marca”.

Este comportamiento lo hace en superficies verticales que tienen un significado específico para él. La secreción estará cargada de fermentos que comunican a otros animales su estado de salud, dominio y pertenencia. Resulta increíble, pero para un felino la orina no es sólo una necesidad fisiológica, sino que es una verdadera herramienta de comunicación.

Problemas de salud

Las enfermedades y problemas de salud que pueden causar estas evacuaciones sin control pueden ser:

  • Estreñimiento
  • Diarrea crónica
  • Parásitos intestinales
  • Trastornos musculoesqueléticos
  • Problemas neurológicos
  • Primeros síntomas de la vejez
  • Infecciones del tracto urinario
  • Problemas de riñón o cálculos biliares
  • Diabetes felina
  • Incontinencia

Algunas de estas enfermedades son a menudo muy reconocibles debido a ciertos síntomas que tienen que llamar tu atención de inmediato: sangre en la orina o las heces, sobrepeso u obesidad, evacuaciones espontáneas mientras camina o salta por ahí.

En estos casos, debes acudir al veterinario para que revise a tu mascota e indique cuál es el tratamiento más preciso para su bienestar. Del mismo modo, no olvides que debes llevar al gato al menos 2 veces al año al médico para hacerle revisiones de rutina.

Estrés felino

Estos problemas de comportamiento también pueden ser patológicos o debidos a causas orgánicas. Este estado de ansiedad no siempre se presenta debido al entorno en el que vive, ya que el gato puede hacer sus necesidades por ahí porque es viejo, está cansado, con miedo, o aburrido.

Es importante que tu gato se mantenga animado, que sea atendido y mimado por ti cuando la situación lo necesite. De lo contrario, podrá estresarse, y al momento que se le presente una necesidad, lo hará en el sitio preciso donde se encuentre, no importa cuál sea.

Mantente cerca de él, destina tiempos de juego, háblale y hazle sentir que es querido por todos los miembros de la familia. Recuerda que estos animales, aunque sean independientes, también tienen fuertes necesidades afectivas cuando ya son parte de una familia.

Otra razón puede ser que el animal tenga miedo de algún evento en particular, o que tengas tratos bruscos o abusivos con él. También tienes que considerar que la depresión felina se presenta muy a menudo en los gatitos con más edad y puede desencadenar evacuaciones más seguidas e intensas.  

gato-no-sabe-donde-orinar-y-cagar.jpg

Como enseñar al gato a hacer sus necesidades en la caja de arena

La verdad es que estas mascotas son bastante limpias. De hecho, ya a las 3 semanas de vida son capaces de aprender a utilizar la caja de arena correctamente. Para ello, sólo tienes que colocarlo en la caja cuando notes que está haciendo sus necesidades y al paso de los días empezarán a utilizarla solos y sin problemas.

Sigue estos consejos para que tu mascota use la caja de arena correctamente:

  • Limpia sus espacios muy seguido y evita las cajas de arena perfumadas porque pueden ser desagradables para ellos. Para eso, procura no utilizar productos de limpieza con olores muy fuertes.
  • La cantidad de arena debería ocupar unos 3-4 cm, además debe ser suave al tacto.
  • Puedes poner dos cajas juntas, aunque sólo tengas un gato. Probablemente usará una para defecar y otra para orinar.
  • Recuerda que si has hecho cambios en casa, incluso si simplemente has movido los muebles, al animal puede tardar en acostumbrarse.
  • No le grites si ves que está haciendo sus necesidades por ahí. Gritarle sólo aumentaría el estrés en el animal.

Si después de enseñarle, y con el tiempo vuelve a hacer por ahí SOLO UNA VEZ, no hay nada de qué preocuparse, ya que puede haber sido algo solo del momento. Pero si sigue haciéndolo seguido, tanto que casi se convierte en un hábito, tendrás que intervenir, pues esto significa que algo le pasa a tu mascota.

El momento de la disciplina

En algunos casos, sin necesidad de ser muy severo, puedes tratarlo con firmeza, pero sin gritarle ni golpearle, sobre todo cuando se trata de una cuestión de territorio. Por lo general, bastará con que lo aísles en un espacio determinado cuando lo veas haciendo sus necesidades.

Para los felinos, el aislamiento involuntario (no muy prolongado) puede ser una señal para modificar su comportamiento. Si lo sorprendes en la acción, no dudes en cogerle, ponerlo en la caja de arena y encerrarlo en una habitación durante unos 20 minutos.  

También debes saber que ellos son capaces de entender el “NO”. Para eso, debes usarlo solo cuando sea necesario y en un tono de voz firme

Otro método es el de la repulsión al agua. Podrías utilizar un rociador con agua a temperatura ambiente cuando lo veas defecando u orinando fuera de la caja de arena.

Para que funcione, lo más recomendable es que el animal se de cuenta que has sido tú. Puedes sorprenderlo por la espalda, y después de que huya, buscarlo para llevarlo a su arenita para que haga sus necesidades. Este es un complemento disciplinario bastante útil y efectivo.

¿Qué hacer cuando nada funciona?

Muchos dueños resultan bastante confundidos cuando ven que el problema de las necesidades fisiológicas de su mascota no tiene solución y es algo muy natural. Por eso, debes estar muy atento si notas que, además de la orina y las heces por casa, el animal presenta comportamientos extraños.

Las señales de alerta son:

  • Poco apetito.
  • Actitud indiferente e incluso agresiva hacia las personas y animales cerca de él.
  • Distanciamiento.
  • Maullidos extraños sin explicación aparente.
  • Pérdidas o aumentos de peso repentinos.
  • Consistencia acuosa de las heces.

En estas ocasiones, es bueno buscar el consejo de un experto: un veterinario y/o criador de mascotas. Principalmente, el veterinario podrá diagnosticar que el animal no tenga alguna clase de patología e incluso pueden ser necesarios algunos análisis de laboratorio de las heces.

Si se descartan las posibles enfermedades, el consejo de un criador o domesticador de mascotas profesional puede resultar bastante efectivo, ya que saben cómo cobatir con este tipo de situaciones. Por suerte, hoy en día tienes la posibilidad de encontrar estos servicios por internet, todo desde la comodidad de tu casa.

Recomendaciones generales

Como puedes ver, gestionar las necesidades de tu gato puede ser relativamente sencillo si cuidas muy bien del espacio y estás atento a su comportamiento (para prevenir alguna causa fisiológica). Para eso, recuerda muy bien las pautas principales:

  • Revisa y cuida muy bien el entorno. Si el gato se encuentra con cajas de arena sucias y espacios desordenados, inevitablemente buscará otros lugares donde defecar: camas, sofás, suelo, alfombras, almohadas...
  • Si el gato está sano, entonces no habrá duda de que la causa está en el ambiente o en un problema de comportamiento.
  • La elección del lugar de la caja de arena es crucial. Nunca la pongas en lugares muy concurridos de la casa, cerca de puertas o electrodomésticos ruidosos, o cerca de tazones de comida y agua. Escoge un lugar aislado y protegido.
  • Ellos son increíblemente apegados a sus hábitos y no soportan el más mínimo cambio. Por eso, un nuevo mueble en la casa o la compra de un nuevo perfume puede ser suficiente para desencadenar las evacuaciones repentinas.
  • Estos animales, además de ser muy limpios, también son muy territoriales. Si llevas a otro gatito a casa, debes asegurar un espacio para las necesidades de cada uno.
  • Si hay otros gatos en casa, es posible que el gatito decida rociar un poco de orina aquí y allá para señalar a sus compañeros el territorio que para él es suyo. Este deseo de territorio es más común en animales no castrados.
  • Debes asegurarte de que ningún miembro de la familia, o un invitado frecuente, tenga malos tratos con el animal, ya que al sentirse inseguro en su propio espacio empezará a mear y defecar por doquier.
  • Por ningún motivo vayas maltratar a tu mascota con gritos o golpes. Este comportamiento es contraproducente porque aumenta el estrés del felino.
  • Recuerda que enseñarle estos buenos hábitos puede llevar mucho tiempo, paciencia e incluso la intervención de un experto.


Deja un comentario

COMPARTIR