Inicio  >  Blog  >  Actualidad
Mi gato huele la comida pero no come
11 Ene

Mi gato huele la comida pero no come

Los gatos son muy curiosos y siempre estánn están en continuo aprendizaje.▷ Entra para saber porque tu gato huele la comida de perros

Índice

Es posible que el gato no tenga apetito durante unos pocos días sin estar necesariamente enfermo, pero muy a menudo este es el primer síntoma que indica que algo va mal en su dieta o su comportamiento.

Las causas que pueden conducir a tal cambio son variadas y pueden ser más o menos graves, por lo que es esencial ponerse en contacto con el veterinario al notar ciertas señales de alerta, como vómitos y decaimientos generales.

¿Por qué los gatos dejan de comer?

De forma amplia, son muchas las razones por las que los gatos se muestran reacios a alimentarse. Tu deber es evaluar de forma completa el contexto y determinar cuál es la causa más posible.

Su tazón de comer está demasiado cerca de la caja de arena

Puede parecer difícil de creer, pero los gatos pueden dejar de comer cuando su comida está demasiado cerca de otras cosas como su arenita, o el tazón del agua, la suciedad o cualquier otra cosa que no sea de su agrado.

No le gusta su comida

Muchos gatos dejan de comer cuando, por ejemplo, cambias la marca de las croquetas o de la comida húmeda. Si has cambiado recientemente la dieta de tu amigo felino, es posible que no quiera comer por esta razón.

Intenta invitarlo a comer con comida deliciosa como pollo, jamón o comida húmeda para ver si esta es realmente la razón por la que el animal se niega a comer.

Depresión

Si notas que no está comiendo y está triste, puede tener algunos problemas psicológicos. La ansiedad y el estrés causados por ciertas experiencias o cambios traumáticos pueden hacer que pierda el apetito y esto genere mayores problemas.

Algunas causas de depresión son: la mudanza, la muerte de una persona o animal querido, o incluso, los celos. Por si no sabias, la depresión es una de las razones más comunes por las que los felinos dejan de comer o beber agua, ya que son animales muy sensibles.

comida-gatito.jpg

Intoxicación

A veces, sin querer o por descuido, los felinos pueden ingerir algo que ya no es apto para comer, como una lata de comida húmeda que has olvidado fuera de la nevera o restos de comida que se ha dañado con el calor.

Además, si tu mascota es libre de entrar y salir de casa, puede haber sido envenenado o haber ingerido accidentalmente alguna planta tóxica para su organismo. Si ves que empieza vomitar, tiene hinchazón o se queja sin razón, debes ir al médico lo antes posible.

Por fortuna, actualmente puedes encontrar servicios veterinarios a domicilio por Internet. Algo bastante útil para este tipo de emergencias.

El calor

En verano, los gatos tienden a comer y beber menos. El calor y el hecho de que busquen lugares más frescos para descansar disminuyen su apetito. Tienes que asegurarte de que se hidrate lo más posible, así que comprueba que siempre hay agua limpia y fresca en su tazón.

Bolas de pelo

Las bolas de pelo son uno de los problemas más frecuentes en estos animales, ya que causan una repentina inapetencia. Las bolas de pelo se forman porque se lame continuamente para eliminar la suciedad y el pelo muerto.

Hay algunas maneras de evitar las bolas de pelo. Por ejemplo, puedes cepillarlo a menudo, especialmente durante el período de caída del pelo. También puedes darle un poco de pasta de malta, o colocar aceite de parafina en sus patitas. Él lamerá su pata para intentar eliminar esta sustancia y al hacerlo la ingerirá.

La parafina es un tipo de grasa artificial que lubrica el sistema digestivo del animal, ya que su cuerpo no es capaz de procesarlo. Si ninguna de las soluciones funciona para las bolas de pelo, es necesario acudir al veterinario.

Enfermedades

Las enfermedades digestivas que suelen afectarles pueden actuar de forma distinta. Sin embargo, si notas que come poco y duerme mucho, no come y está muy delgado, o no come y vomita, deberías buscar ayuda profesional.

Por otra parte, si exige comida, pero la abandona después de tratar de alimentarse, es probable que tenga un problema con su boca que le cause dolor al masticar. Hay muchas patologías que conducen a actitudes de este tipo, desde fracturas de mandíbula y lesiones en la mucosa, hasta estomatitis o úlceras.

Supervisa su comportamiento

Antes tantos factores desencadenantes de la falta de ganas de comer, lo mejor que puedes hacer es mirar muy bien todo el comportamiento del animal. Esto te ayudará a determinar mucho más fácil qué está causando su inapetencia.

¿Ha cambiado su actitud?

Si se muestra agresivo o reacio a compartir con los demás miembros de la familia (ya sean humanos o animales), puede estar sufriendo un episodio de estrés. Procura dedicarle tiempo y acercarte con todo el tacto posible. Respeta su espacio, pero haz que se sienta amado.

Señales de alerta que puedes verificar tú mismo

Para descartar ciertas enfermedades, comprueba sus signos vitales. Toma un termómetro y mide si tiene fiebre, recuerda que la temperatura normal de los felinos está entre 38 y 39ºC.

Revisa las membranas mucosas (encías, ojos, genitales) y si no son de color rosa pálido hay algo que no está bien. Los colores blanco, azulado, amarillento o rojo intenso son signos de enfermedad.

Aunque no es fácil al inicio, también puedes medir su presión sanguínea con los dedos índice y medio. La presión sanguínea normal está entre 150 y 200 latidos por minuto. O comprueba su ritmo respiratorio colocando tu mano sobre su vientre. Un gato sano respira entre 20 y 42 veces por minuto.

¿Cuándo ir al veterinario?

Después de supervisar a tu mascota, y anotar muy bien los síntomas o comportamientos inusuales que notas en él, debes informarle al veterinario todo detalladamente. Solo el podrá darte un diagnóstico preciso cuando nada más funciona o tu gatito se ve muy mal.

Tips para hacer que los gatos coman

Aunque las razones de la falta de apetito son muchas, puedes intentar algunos de estos tips para que tu mascota se sienta más dispuesta a comer:

Estimúlalo

Si tu mascota no come o ni siquiera bebe, lo primero que debes hacer es intentar estimularlo con alimentos sabrosos, como comida húmeda enlatada o algo que hayas preparado especialmente para él.

Otros trucos pueden ser calentar la comida húmeda, o reemplazar el agua tibia usada para ablandar la comida con caldo de pollo o pescado para alimentarlo y rehidratarlo al mismo tiempo. Evita usar cebolla o sal.

Dale su espacio

Además de asegurarte que tenga un sitio propicio para comer, sin suciedad o demasiadas distracciones, tienes que darle cierta privacidad. Recuerda que los felinos son animales bastante temperamentales. Es mejor que juegues con sus reglas.

Si estás cambiando su comida, hazlo de forma gradual

Por naturaleza, los gatos no son animales muy dispuestos a los cambios repentinos, por lo que si necesitas cambiar su dieta, tendrás que hacerlo con un cambio gradual, mezclando los 2 tipos de comida, la vieja y la nueva.

Asegúrate del estado de los alimentos

Siempre vigila la calidad y los ingredientes de su dieta. En caso de que el gato sea alérgico a alguna proteína, puedes intentar cambiar la marca de la croqueta y el tipo de comida, busca un producto con un aroma que le guste más.

De hecho, el olor es un elemento fundamental para los felinos. Por eso, eventualmente puedes añadir aderezos naturales. Es importante evitar dar productos con sabor químico porque, aunque pueden resultarles ricos, van causar daños al organismo del animal con el tiempo (incluso provocar una especie de dependencia).

Considera qué tipo de dieta necesita

No olvides que también hay gatos con necesidades especiales, como los que tienen problemas en las vías urinarias, los que tienen sobrepeso y los gatos jóvenes que necesitan una ingesta nutricional diferente a la de los adultos, los ancianos y los gatos esterilizados.

Gatitos pequeños

Si es un gato que aún es muy pequeño trata de alimentarlo con alimentos húmedos, tal vez agregando agua tibia para hidratarlo más.

Este tipo de alimento es más apetitoso y suele ayudar a estimular el apetito más que las croquetas. Si no ha comido nada en absoluto durante más de 24 horas, o si se trata de un gatito recién nacido que no ha comido durante 12 horas, llévalo al veterinario.

Escoge las croquetas adecuadas

En el mercado hay muchas croquetas, algunas más baratas y otras mucho mejores desde el punto de vista nutricional. Esta comida debe ser completa, es decir, debe tener todos los nutrientes y en cantidades adecuadas. También, debe ser equilibrada, apetitosa y digerible.

Además de los ingredientes principales, es importante asegurarte de que el alimento que vas a elegir contenga una serie de sustancias que son esenciales como el ácido araquidónico, la arginina y la taurina.

gato-comida.jpg

Enfermedades de los gatos y la alimentación

La falta de apetito es uno de los síntomas más comunes de varias enfermedades, y si algo es común en los gatos es que tienden a ocultar el hecho de que están enfermos.

Hay enfermedades sistémicas como la pancreatitis, la insuficiencia renal, la intoxicación o la infección que pueden causar inapetencia, por lo que si esto continúa debes actuar rápidamente, siempre con asesoría médica profesional.

Debes tener presente que los trastornos gastrointestinales son cualquier condición que impida una digestión adecuada, altere la velocidad de paso de los alimentos por el tracto digestivo y anule la disposición del gato a alimentarse.

Las causas de estas patologías también son variadas: ingestión de alimentos no aptos, inflamación de los órganos del sistema digestivo, intolerancias o sensibilidades alimentarias, infecciones, falta de enzimas digestivas. Algunas de las enfermedades más comunes que generan la falta de apetito son:

Diarrea

Puede ser causada por infecciones, parásitos internos, estrés, cambios en la dieta, alimentos inadecuados (como sobras o bocadillos), alimentos dañados y disfunción de otros órganos.

Pancreatitis

Es una inflamación o infección del páncreas. Las posibles causas incluyen la reducción del flujo sanguíneo debido a la deshidratación, infecciones, traumas y otras enfermedades.

Resfriado

Suele ser causada por la deshidratación, la insuficiente ingestión de fibras, la ingestión de pelo o cuerpos extraños, el envejecimiento, los tumores, los traumatismos o las fracturas.

Incluso, las enfermedades de la médula espinal, los trastornos metabólicos o endocrinos y la escasa actividad física pueden generar episodios severos de resfriados.

Malabsorción intestinal

Es una inflamación del intestino delgado que perjudica la absorción de nutrientes y causa diarrea persistente, pérdida de peso e inapetencia.

Recomendaciones generales

Ahora que sabes cómo puedes resolver este problema tan común en muchas mascotas felinas, es bueno que recuerdes las pautas principales y ciertos consejos que te pueden ayudar bastante a cuidar la salud integral de tu gato:

  • No hay que subestimar la falta de alimentos, esto puede ser la causa de daños muy graves en el cuerpo.
  • Los gatitos necesitan cuidados y atención especiales porque tienen un sistema inmunológico muy débil y tienden a deshidratarse fácilmente si dejan de beber o ingerir líquidos.
  • También son mucho más sensibles a los cambios en la dieta, por lo que siempre tendrás que tener cuidado y comprobar que comen si cambias el tipo de comida.
  • Si se acerca a la comida, la huele, la lame y luego no la toca, lo más probable es que sea porque la comida no le gusta o hay algo que la perturba, como un tazón sucio o demasiado cerca de la caja de arena.
  • Algunos se cansan de comer siempre la misma croqueta, y a otros no les gusta que la cambien. Por esta razón, es importante conocer los hábitos y preferencias de tu mascota.
  • Si estás cambiando su alimentación, recuerda hacerlo de manera gradual, mezclando y/o alternando entre la comida vieja y la nueva.
  • Si ves síntomas como vómitos, regurgitación, flatulencias, debilidad o diarrea, es probable que tu gato tenga un desorden gastrointestinal crónico. Debes acudir rápidamente al veterinario.

Con estas recomendaciones podrás cuidar la dieta de tu gato y ayudarle a solucionar este problema al alimentarse. Recuerda que debes proceder con mucho amor y paciencia.



Deja un comentario

COMPARTIR