Inicio  >  Blog  >  Actualidad
¿Las pulgas de los perros y los gatos son iguales?
10 Sep

¿Las pulgas de los perros y los gatos son iguales?

Índice

Los dueños de mascotas seguramente sean conscientes del gran problema que representan las pulgas. Estos parásitos son comunes en los animales domésticos, pero también afectan a otras especies, como los roedores e incluso seres humanos.

Para evitarlas, es importante mantener una buena higiene y utilizar productos que prevengan su aparición. Pero, saber cómo reconocerlas y diferenciarlas también es crucial, ya que de esta manera podrás elegir el tratamiento más efectivo.

En este artículo se explica con detalle todo lo que hay que saber para distinguir estos indeseables bichos, y por supuesto, combatirlos. Así que empezaremos con la respuesta a una pregunta importante.

¿En verdad las pulgas causan tanto daño a las mascotas?

La respuesta es sí. Y no solo porque ese amigo peludo sentirá un gran picor que lo obligará a rascarse compulsivamente. Estos ectoparásitos transmiten enfermedades como el tifus marino, la dipilidiasis y la fiebre botonosa, además de diversos tipos de dermatitis. Esta última se produce debido a una reacción alérgica ocasionada por la saliva de la pulga en la piel de la mascota.

Algunas especies, como la pulga de la rata (Xenopsylla cheopis), incluso pueden transmitir enfermedades mortales para los seres humanos, como la peste bubónica. Sin embargo, la buena noticia es que pueden mantenerse a raya si se desarrollan buenos hábitos de higiene para ese amigo de cuatro patas, entre ellos el baño regular y la aplicación de talcos o lociones especiales.

Tipos de pulgas más comunes

Existen muchas clases de pulgas diferentes. De hecho, se han contabilizado unas 2000 especies distintas, siendo las más comunes aquellas que afectan a gatos y perros. Estas se clasifican de la siguiente manera:

  • Ctenocephalides canis: también se conoce con el nombre de pulga del perro, su cuerpo es rojizo y suele alcanzar los 4 milímetros de diámetro. Sus larvas son de color blanco y es conocida por transmitir la tenia del perro. Es la más común entre las poblaciones de cánidos.
  • Ctenocephalides felis: es de color oscuro y mucho más pequeña que la especie anterior. De hecho, su diámetro máximo es de apenas 3 milímetros. Aunque está asociada a los gatos, también puede aparecer en otros animales, como perros, caballos e incluso conejos.

Como se puede apreciar, ambas variedades son comunes en mamíferos, ya que se alimentan de tejidos y sangre caliente. Para sobrevivir, se refugian en el cuerpo del animal, al cual ocasionará un picor molesto además de otras afecciones.

gato-pulgas.jpg

¿Cuál es el ciclo de vida de las pulgas?

Por lo general, las pulgas recurren a un huésped para alimentarse. Cuando esto no ocurre, pueden esperar hasta 2 semanas en diversas superficies, como pasto, ropa, alfombras o tejido sintético. Incluso es posible que sea el propio amo quien las lleve encima. Por eso es tan fácil encontrarlas en diversos lugares.

Una vez que se encuentran en un huésped, succionarán su sangre hasta que puedan reproducirse. Cada hembra tiene la capacidad de colocar un máximo de 600 huevos a lo largo de su vida y en cada ciclo es común que deposite hasta una veintena. Pueden diferenciarse porque son diminutos y de color blanco.

Después de esta etapa, transcurre el desarrollo larvario, donde los huevos eclosionan tras 2 semanas de incubación. En este proceso, la larva utilizará la piel muerta para alimentarse, así como restos de sangre seca. Cuando hayan completado este periodo, elaborarán un capullo donde completarán su maduración. En esta fase se conocen como pupas.

Finalmente, se consideran ectoparásitos adultos cuando salen del capullo y están listas para repetir el ciclo. En total, el ciclo de vida completo de las pulgas es de aproximadamente 114 días, incluyendo el tiempo estimado de reproducción. Esta es la explicación de por qué tienden a proliferar tan rápido.

Cómo detectar las pulgas

Como ya se señaló al principio, el rasguido puede ser uno de los indicios más claros de la presencia de pulgas en un perro o gato. Sin embargo, existen otras afecciones cutáneas que pueden ocasionar el mismo efecto en el animal, por lo que no es conveniente fiarse solo de este síntoma.

La pérdida de pelo, piel enrojecida y pelaje sucio son señales inequívocas de que ese adorable compañero felino o un querido amigo perruno pueden albergar una colonia de estos molestos bichos. También es recomendable que los propietarios se mantengan alerta ante los posibles síntomas de anemia por la pérdida de sangre.

En ocasiones, incluso pueden aparecer heridas debido al prurito. En este caso, lo mejor es empezar inmediatamente con el tratamiento y utilizar lociones tópicas que alivien el picor.

Enfermedades asociadas a las pulgas

Al igual que ocurre con otros ectoparásitos, las pulgas del perro y el gato portan enfermedades que pueden afectar la salud de cualquier mascota y en ocasiones, también la de su amo. Estas son las más comunes.

  • Bartonelosis: se clasifican como enfermedades infecciosas que comparten un agente patógeno común, las bacterias Bartonella. La más conocida es la Enfermedad por arañazo de gato, que produce inflamación a nivel de ganglios.
  • Endocarditis: se manifiesta como una inflamación del endocardio debido a la acumulación de bacilos de Bartonella henselae. Cuando es transmitida por este organismo, se califica como enfermedad infecciosa.
  • Parasitosis intestinal: suele producirse por la acción del parásito Dipylidium caninum y sus síntomas más comunes son el dolor abdominal, estreñimiento y diarrea. En algunos casos, también puede producir insomnio.

Muchas de estas afecciones atacan con más fuerza a personas con defensas bajas, por lo que es un aspecto que hay que considerar, especialmente si existe preocupación por el impacto que las pulgas puede tener sobre la salud o del dueño o de la mascota.

Aparte, cuando hay niños en casa las posibilidades de contagio aumentan. Sobre todo, se recomienda extremar las precauciones si los peques tienen menos de 4 años de edad.

Mi mascota tiene pulgas ¿puede parasitarme?

Sí. No obstante, las especies asociadas a perros y gatos suelen preferir portadores animales antes que a seres humanos, por lo que se trata de casos poco frecuentes. Solo la pulga común (Pulex irritans) disfruta más alimentándose de las personas. Afortunadamente, los hábitos de limpieza actuales hacen que cada vez sea más difícil su propagación.

Si esto no es suficiente y deseas cerciorarte de que, en efecto, no hay ninguno de estos despreciables bichos rondando, puedes permanecer atento a las señales que se describen a continuación:

  • Presencia de picaduras pequeñas: se caracterizan por formar un círculo de color rojo y un punto justo al centro.
  • Las picaduras se encuentran focalizadas: suelen presentarse varias a la vez, en la misma zona. Además, las áreas más afectadas incluyen los tobillos, axilas, codos y parte de las piernas.
  • Hay marcas de lesiones y pérdida del vello corporal: los restos de sangre en la ropa también pueden ser indicativo de que la persona ha sido picada por pulgas.

Si existen todas estas señales, entonces ha llegado el momento de dar un baño a ese amigo peludo y limpiar a fondo cada uno de los rincones de la casa. También es buena idea que los dueños acudan a su centro veterinario de confianza y soliciten una desparasitación profunda.

Garrapatas, otro enemigo a derrotar

Además de las pulgas, existe otra potencial amenaza para tus mascotas. Las garrapatas son parásitos que se adhieren a la piel para así succionar la sangre. Suelen abundar en verano y en época de lluvias. Y al igual, transmiten enfermedades que pueden ser potencialmente mortales.

Una de las más peligrosas es la erliquiosis, ocasionada por una variedad del parásito sanguíneo Erlichia. Entre sus principales características destaca la inflamación a nivel de ganglios linfáticos, hemorragias nasales y en los casos más graves, anemia crónica como consecuencia de este último síntoma. Se da comúnmente en perros, aunque también hay casos documentados de la enfermedad en felinos.

Otras afecciones transmitidas por garrapatas son la Enfermedad de Lyme y la borreliosis. Cuando aparecen, suelen ocasionar problemas a nivel de los riñones, problemas para caminar y fiebre. No obstante, una vez que se diagnostican suelen responder bien al tratamiento, siempre que sean detectadas a tiempo.

Factores que influyen en la aparición de pulgas

Además de todas las características, ciclo de vida y enfermedades que se han descrito hasta ahora, es importante conocer a fondo cuáles son los factores que influyen e incluso favorecen la aparición de pulgas en perros y gatos. Estos son los más comunes.

  • Longitud del pelaje: las especies de pelo largo son mucho más susceptibles a contraer cualquiera de las variedades de Ctenocephalides a que si se tratara de un espécimen de pelo corto. Así que aquellos que tengan acompañante canino o felino de abundante cabellera, lo mejor es que se hagan con un peine especial para evitar este tipo de inconvenientes.
  • Clima: los lugares cálidos favorecen la proliferación de pulgas y garrapatas. De igual forma, es común que ambas especies se reproduzcan con mayor celeridad durante los meses de primavera y verano y que desaparezcan en otoño e invierno, respectivamente.
  • Lugar donde vives: si se encuentran cerca de un lugar con mucho césped o espacios abiertos, es más probable que entren en contacto con este tipo de parásitos. En este caso, lo mejor es tomar precauciones y desinfectar el hogar a profundidad, al menos una vez al mes. También es de gran ayuda evitar que la maleza se acumule.

Así que ya lo sabes, la conjunción de estas tres características determinará la gravedad del caso que presente tu amigo peludo.

pulgas-de-perro.jpg

Tratamientos

La mejor manera de mantener las pulgas a raya es aplicarle a tu mascota diversos tratamientos. Con frecuencia, los veterinarios recetan medicamentos de uso tópico, que suelen ser altamente efectivos y se esparcen a contrapelo.

Dependiendo de la gravedad del caso, el veterinario puede recetar tabletas ingeribles que funcionan como insecticidas. El contenido de estas pastillas suele ir al torrente sanguíneo, por lo que las pulgas mueren al poco tiempo de alimentarse con la sangre del animal.

Por último, existen productos cosméticos especialmente diseñados para eliminar las pulgas durante el baño. En algunos casos, el veterinario podrá sugerir una combinación específica.

Es importante que cada uno de estos tratamientos cuente con supervisión médica. De esta manera, tendrás un especialista al cual acudir en caso de que exista alguna reacción alérgica.

Consejos para asear a las mascotas

Si te has encontrado con que alguna de tus mascotas libra una batalla llena de escozor contra estos parásitos, lo más recomendable es que pongas manos a la obra de una vez. Estos sencillos pero efectivos trucos de limpieza, serán de gran ayuda.

  • Elegir un buen champú. La mayoría de los anti pulgas funcionan en el momento del baño, por lo que pueden ser realmente útiles en casos moderados o leves. Asegúrate de dejarlo actuar durante al menos 10 minutos y después enjuaga con mucha agua tibia.
  • Lavar a profundidad los objetos de tu mascota. Su cama, correa e incluso los juguetes de tela pueden albergar huevos. Asegúrate de limpiarlos bien con productos especiales. En caso de que no los tengas, puedes mezclar una parte de jabón líquido con otra de vinagre blanco y diluirlo en suficiente agua. Cuando termines, déjalos secar muy bien.
  • Utilizar lociones con efecto residual. Los aerosoles y las espumas especiales son los productos que mejor funcionan. Dependiendo del tamaño de tu amigo de cuatro patas, puedes optar por talcos especiales. Eso sí, ten en cuenta que las razas grandes o de pelaje espeso podrán necesitar una aplicación extra.
  • Optar por alternativas más drásticas. Actualmente existen inyecciones especiales para reducir la proliferación de garrapatas. También puedes probar con productos que contengan extracto de citronella, un componente efectivo en la cosmética veterinaria.
  • Colócale un collar especial. Muchas tiendas veterinarias venden collares que liberan una sustancia capaz de mantener a raya las pulgas. Dura aproximadamente tres meses.

Como puedes ver, exterminar las pulgas y garrapatas es una tarea ardua, pero proporciona resultados realmente satisfactorios. Tus mascotas lo agradecerán y empezarás a notar la mejoría al poco tiempo. Dale una nueva vida a tu mejor amigo y olvídate de una vez por todas de este molesto problema.



Deja un comentario

COMPARTIR