Inicio  >  Blog  >  Actualidad
El perro del vecino no para de ladrar: ¿qué puedo hacer?
19 Ene

El perro del vecino no para de ladrar: ¿qué puedo hacer?

¿Estás cansado que el perro d e tu vecino no para de ladrar? ▷ ¿Quieres descansar tranquilo? ♥ Entra en el post para saber que decirle a tu vecino

Índice

Los perros pueden ladrar en cualquier momento del día y de la noche y, aunque existen circunstancias especiales, a veces puede resultar muy molesto escucharlos especialmente si estás intentando trabajar o dormir. Si el can no es tuyo sino de tu vecino, siempre existen alternativas para canalizar esta situación.

¿Quieres saber qué puedes hacer para evitar esos ruidos? sigue leyendo para que conozcas toda la información que existe sobre este tema.

Causas del ladrido del perro del vecino

Lo primero en lo que hay que pensar antes de tomar alguna acción es por qué ladran tanto. Si bien es cierto, se trata de una reacción completamente normal y natural en este tipo de mascotas porque es su manera de comunicarse, pero cuando es constante puede ser por estos motivos:

Territorialidad

Si el perro de tu vecino ladra puede ser porque quiere proteger tanto a la casa como a su familia. Por eso, al detectar que alguien está cerca lo hará más seguido y con más fuerza. Incluso hay casos en los que pueden adoptar un comportamiento más agresivo cuando pasa algún vehículo o personas por la propiedad.

Por miedo

Otra de las causas puede estar relacionada con el miedo. Cuando se asustan ante un objeto, ruido o persona tienden a reaccionar de esa manera.

Por aburrimiento o ansiedad

Si por el contrario pasa muchas horas solo porque tu vecino está trabajando u ocupado en otros asuntos que lo alejan de casa, ellos suelen desarrollar ansiedad por separación o sentirse aburridos. También podrían optar por comportamientos inadecuados como morder muebles, movimientos repetidos, entre otros.

Para saludar

También el ladrido puede significar algo tan simple como que quiere saludar a sus dueños o porque ven a algunos animales pasar cerca de ellos. Este comportamiento es alegre y puede venir acompañado por movimientos de su cola y saltos.

Para llamar la atención

A veces, los dueños están sumergidos en tantas actividades que se les pasa por alto la hora en la que deben sacar a la calle a su mascota. Ante esta situación, ellos simplemente tratan de comunicar sus necesidades a través del ladrido, el cual puede ser muy insistente dependiendo de cuánto tiempo tarden en prestarle atención.

Enfermedad

Si no está ladrando por ninguno de los motivos antes expuestos, el origen puede ser alguna enfermedad o dolencia como la picadura de algún insecto. Si su dueño no consigue calmarlo, lo ideal es acudir inmediatamente al veterinario para que le realicen una revisión y determinen lo que está causando este comportamiento.

perro-ladra.jpg

¿Qué puedes hacer cuando el perro de tu vecino ladra?

A pesar que los ladridos de los perros son normales, después de repasar todas las causas que generan este tipo de comportamiento debes saber que muchos de esos casos pueden controlarse. No obstante, una pregunta que siempre se formulan es cómo hacer para que ese perro deje de hacer esos ruidos si no es tuyo y no está en su casa.

A continuación, varias opciones que tienes para evitar que esa mascota continúe ladrando:

Conversa con tu vecino

La respuesta es sencilla. Si tanto te perturban esos sonidos, lo primero que debes hacer es conversar con tu vecino sobre el tema, pero tiene que ser cuando estés calmado y sereno. Invítalo a tu casa a tomar un café o hablad cuando os encontréis antes de entrar en vuestras respectivas casas.

Lo más seguro es que no sea consciente del problema y de lo incómodo que resultan los ladridos de su mascota, o quizá ya lo sabe y está buscando la manera de solventar la situación. Con una conversación podrás hacerle saber cómo te sientes y tú podrás entender qué es lo que realmente está ocurriendo.

Plantéale una solución

Al encontrarte con tu vecino se empático y, si no sabe qué hacer, ayúdale a encontrar la solución. Si de repente la respuesta no está a su alcance, puedes recomendarle que visite a un veterinario para que examine al perro para determinar la causa de tantos ladridos.

Levanta una valla

De igual manera, si notas que la mascota de tu vecino ladra cuando ve que entras a tu propiedad, el problema puede solucionarse levantando una valla para que no te vea más. Así no se sentirá más amenazado y se calmará.

Acércate al perro

Otra opción es que puedes intentar acercarte al can. Quizá solo está llamando tu atención para que juegues con él. Recuerda que ellos no hablan, pero si tratan de expresar lo que quieren de otras maneras. Cuando te aproximes a su territorio, acaricialo y deja que te huela. Es casi seguro que dejará de verte como una amenaza.

No obstante, cuando te aproximes a él tiene que ser porque sientas que te ha dado permiso. No se te ocurra tocarlo si todavía no confía en ti porque podría ponerse agresivo.

Acciones legales

Si has llegado a este punto es porque ninguno de los otros consejos te ha funcionado. Si es así, esto es lo último que deberías hacer es tomar acciones legales, aunque lo cierto es que la relación con tu vecino podría verse muy afectada.

Al introducir la denuncia en el Ayuntamiento o conversar sobre la problemática con la policía local, un grupo de oficiales puede visitar el lugar donde se encuentra tu casa para realizar las respectivas mediciones con la finalidad de conocer cuál es el nivel de ruido que generan los ladridos.

Después de obtener la información, los oficiales podrían iniciar un Procedimiento Sancionador contra tu vecino o el dueño del perro. De ser así, él o ella deberán acatar la normativa para que el caso no pase a instancias mayores.

La última de las acciones que pueden presentarse es una Demanda Civil, la cual debe introducirse ante el Juzgado según los artículos 1.902 y 1.905 del Código Civil, y según el artículo 325 del Código Penal.

Consejos útiles que puedes darle a tu vecino para que el perro pare de labrar

Apoyar a tu vecino es fundamental, por lo que puedes darle los siguientes consejos que le serán muy útiles:

  • El proceso para que no continúe con el comportamiento es largo, por lo que debes decirle que tiene que tener paciencia y perseverancia en todo momento.
  • Invítalo a que trate con más amabilidad a su mascota, que debe ser firme pero sin gritarle. Dile que tenga presente que para el perro los gritos son ladridos, así que de hacer eso empeorará la situación.
  • Recomiéndale que lo entrene para que entienda lo que es hacer silencio. Por ejemplo, puede decirle “silencio” pero con voz firme y con calma llevando los dedos a los labios.
  • Si la mascota le hace caso, aunque sea por unos segundos, pídele que lo felicite dándole una recompensa. En caso contrario, si ladra no puede darle nada porque aunque no lo parezca los perros son muy inteligentes.
  • Por último, pídele que no deje que le ladre a las personas o vehículos que se aproximen a su casa. Si lo permite, solo estará estimulando la adrenalina y agresividad que él siente cuando lo hace.

Tipos de demandas

Las demandas son la última opción y a lo que deberás optar si no consigues solventar la situación con los primeros consejos. En total, existen 2 tipos de demandas que se clasifican de la siguiente manera:

Demanda ante las autoridades policiales

Como ya se ha dicho, la primera que es la que se introduce directamente ante las autoridades policiales

Para hacerlo, puedes tanto llamar como presentarte directamente en el domicilio de la autoridad para plantear lo ocurrido. Una vez hagas esto, te enviarán a un equipo con un sonómetro para medir el impacto del ruido y saber cuanto afecta la tranquilidad en la zona donde vives.

Si los niveles de decibelios son muy altos, lo más seguro es que interpongan una sanción contra el dueño para exigirle el cese de la actividad que perturba y que se comprometa a no volver a hacerlo. En ese caso, puedes conversar con el Presidente de la Asociación de Vecinos para que cumpla con la orden de los policías.

Demanda judicial

En segundo lugar, está la demanda judicial que es un poco más delicada a nivel legal. Esta acción es más lenta que la anterior, pero igual de efectiva. Para emitirla, debes contar con un representante legal y presentaros ambos en el juzgado.

En caso que la demanda de buenos resultados, la solución podría ser pedir el traslado del animal o privar el derecho de tenerlo en la vivienda. Sobre este último escenario hay que resaltar que puede durar hasta 3 años.

perro-vecino-ladra.jpg

5 Recomendaciones para formular una demanda civil

Como mencionamos, una de las últimas opciones que tienes es la de formular una demanda civil para solventar el inconveniente con tu vecino. Si es así, tienes que tener en consideración los siguientes consejos:

  • Se lo más breve y directo posible. No le des tantas vueltas al asunto para que no parezcas repetitivo. Recuerda que los jueces lean muchas veces las mismas peticiones, así que da una buena impresión.
  • Cuida la presentación, tiene que ser impecable. Evita cometer errores de redacción u ortografía. Para los jueces y magistrados estos dos temas son fundamentales. Revisa el contenido escrito varias veces antes de enviarlo.
  • No te apoyes tanto en las tesis, enfócate más en las jurisprudencias o en textos con mayor peso a nivel legal.
  • Revisa muy bien la demanda redactada antes de enviarla. Apóyate en otras personas que puedan leer lo que has escrito, así encontrarán esos detalles que son imperceptibles para ti. Además, siempre debe ser bien recibida una segunda opinión.
  • No olvides las pruebas. En casos como éste es fundamental la presentación de pruebas como documentales, grabaciones e incluso declaraciones de otros vecinos. Todo esto deberás tenerlo listo para cuando inicie el juicio.

Preguntas frecuentes cuando el perro del vecino no para de ladrar

Algunas de las preguntas que generan más dudas son las que podrás ver en este apartado. Por eso, decidimos que es muy útil que las conozcas para que sepas qué puedes hacer o no para evitar los ruidos del perro que tiene tu vecino.

¿Cuáles son los decibelios permitidos?

La normativa indica que hay un límite máximo de decibelios que se permiten en un lugar para no afectar la tranquilidad de otras personas. La cifra exacta no existe, pero la Organización Mundial de la Salud estipula que el límite debería ser de 60 decibelios en el día y 40 durante la noche.

Dichas cifras pueden tomarse como referencia, especialmente porque la normativa cambia un poco dependiendo de la región donde se formule una demanda. De esa manera, todas las personas son libres de emitir cualquier denuncia ante los Ayuntamientos y en la Ordenanza Municipal.

¿Se puede golpear al perro para que entienda lo que debe y no debe hacer?

La violencia genera más violencia. Así que es importante no maltratar ni golpear al animal porque se generará un efecto contrario al que se desea. Esta norma debe aplicarse tanto de tu lado porque estás siendo afectado, como del de tu vecino, que probablemente está igual de disgustado que tú con toda esta situación.

Por eso, es mejor conservar la calma y pensar muy bien los pasos a seguir para encontrar una solución sana para todas las partes.

¿Pueden usarse los dispositivos anti-ladridos?

Uno de los dispositivos que distribuyen en varios lugares del mundo para acabar con el gran problema son los dispositivos anti-ladridos. Aunque parecen ser una excelente opción, lo cierto es que los expertos no los recomiendan porque el inconveniente puede convertirse en algo más grave. Es decir, el animal puede actuar de una manera  todavía más agresiva.

Por otro lado, no eliminan la causa ni te ayudan a detectarla. Por eso, no son tan útiles como parecen. Existen varios tipos, entre los cuales hay que resaltar los siguientes:

  • Collares con ultrasonidos o vibraciones. Como ya se ha dicho, no son efectivos para todos los perros, por lo que al usarlos casi siempre actúan con mayor agresividad.
  • Collares con pulverizador de citronella. Con estos, el perro entenderá que al acabarse el pulverizador no tendrá que seguir ladrando.
  • Collares de choque. Estos son quizá los peores que han creado porque sacuden fuertemente al perro, dejándolos tan afectados que obviamente no querrán ladrar.
  • Por último, los rociadores de agua activados por ladridos o ruidos. Son aquellos que al captar el ladrido le dispararán agua al perro o emitirán un sonido irritante para ellos. Al igual que los anteriores, no se recomienda usarlos porque afecta mucho la salud del animal.

Ante estas situaciones, lo mejor es tener paciencia y validar cuál es la causa por la que ladra tantas veces al día o en las noches. De esta manera, se podrá encontrar una solución que no lo afecte física o emocionalmente.


Aquí tienes nuestra mejor selección de Marcas Alpha Spirit

OFERTA

Deja un comentario

COMPARTIR