Inicio  >  Blog  >  Actualidad
¿Dónde adoptar un perro?
31 Aug

¿Dónde adoptar un perro?

Índice

No cabe duda que tener un perro en casa representa una compañía excepcional de cariño y fidelidad. Son listos, nobles, graciosos y con un montón de amor para dar. Sin embargo, adoptar una mascota es una decisión importante que requiere de gran responsabilidad y sentido de compromiso. 

Así que, si ya evaluaste la situación y estás listo para recibir a este nuevo integrante en la familia, pero no sabes cómo hacerlo, a lo largo de este artículo te ayudaremos a ubicar el mejor lugar para conseguir ese compañero ideal para ti, además de otros datos que debes saber para que su llegada a casa sea memorable.

Vías de adopción 

Lo primero que debes saber antes de iniciar tu búsqueda canina es que, hoy en día, los centros de adopción no se limitan a las perreras locales, sino que existen diferentes vías por las cuales es posible encontrar a tu futura mascota. Estas son:

  • Refugios de organizaciones proteccionistas y albergues de asociaciones sin fines de lucro: a pesar del aumento de campañas sobre la concientización del maltrato animal, todavía son frecuentes los casos de abandono en el país. Es por ello que esas entidades se han convertido en la alternativa principal al momento de adoptar perros y gatos actualmente.
  • Contacto directo persona a persona: es muy común que dueños de perros ofrezcan a los cachorros de sus mascotas entre conocidos, amigos y familiares o incluso que los publiquen en clínicas veterinarias, tiendas de mascotas y redes sociales personales.

 

Centros de adopción canina

Para esta época, España cuenta con numerosos albergues, refugios y centros de organizaciones protectoras, aptos para guiarte durante el proceso de adopción, los cuales también suelen tener una amplia disponibilidad de sanos peluditos a la espera de un cálido hogar.

Si te encuentras en la capital, el Centro de Acogida Animal de la ciudad de Madrid, es el sitio ideal para ti. Allí sus profesionales se encargan de rescatar y recuperar animales abandonados, para posteriormente dar con el dueño que mejor se adapte a su perfil, por lo que entre los requisitos de adopción se incluye una entrevista personal.

Otra excelente alternativa para buscar en la ciudad de Madrid es mediante Internet. Kiwokoadopta es un buen ejemplo de ello, ya que mediante su simpático portal, podrás echar un vistazo a todos los canes que tienen para ofrecer, junto con su edad, tamaño, raza, sexo e historial de vida.

 

Asociaciones, perreras y organizaciones protectoras

Como se mencionó anteriormente, son muchísimas las asociaciones, grupos proteccionistas, refugios y perreras que recuperan y resguardan a una inmensa cantidad de peludos callejeros, mejorando poco a poco sus condiciones de vida, mientras encuentran a su dueño ideal.

La ventaja de adoptar mediante este tipo de instituciones es que disponen de un pequeño expediente donde se registran los datos más relevantes sobre el animal, por ejemplo, estado de salud general, traumas, miedos, compatibilidad con niños, nivel de tolerancia hacia otros animales, etcétera.

Esto es realmente conveniente para cualquier tipo de adoptante, dado que al contar con dicha información, siempre será más sencillo dar con la mascota que cumpla con el perfil del interesado. Y es que seleccionar a un perro que se ajuste al estilo de vida de la familia que lo adopta, garantizará una experiencia maravillosa para todos. 

Asimismo, estos grupos acostumbran a entregar cada uno de los animales ya esterilizados, desparasitados, con su esquema de vacunas completo y hasta microchip implantado. Por lo que es normal que tales organizaciones efectúen un seguimiento posterior, con la finalidad de constatar que los interesados son personas responsables, cariñosas y con los medios económicos suficientes para afrontar sus gastos. Así que no te sorprendas cuando pidan visitar tu casa, simplemente es parte del protocolo.

adoptar-un-perro.jpg

Factores a tener en cuenta antes de adoptar

Recibir a un peludo en casa es una decisión de por vida, por esa razón, es vital evaluar los pros y contras de ello, para evitar que ocurran situaciones que afecten negativamente la estabilidad y emocionalidad del can. 

En caso de no tomar aún la resolución definitiva, lo más aconsejable es que investigues todo lo que implica tener un perro: alimentación, cuidados, costos, tiempo a dedicar, entre otros aspectos importantes. 

 

Gastos de adopción

El promedio español de gastos referentes a la adopción canina, oscila entre los 100 euros para perros adultos y 160 euros para cachorros de 4 meses o menos. A diferencia de los canes ancianos (edad superior a 10 años) que tienden a ofrecerse sin coste alguno. 

Otras mascotas

Que haya otro animal en casa no es impedimento para adicionar uno más a la familia, lo único que tienes que hacer es introducirlo poco a poco para que ambos se acostumbren y la relación fluya de manera natural. No obstante, nunca pases por alto este dato en la protectora, de esa manera te mostrarán los más amistosos que tengan.

Espacio físico disponible

No importa si son grandes, medianos o pequeños, los perros requieren de espacio suficiente para correr y ejercitarse. Ten presente que mantenerlos en áreas reducidas por tiempo prolongado puede causarles trastornos de estrés y ansiedad.

Tiempo de calidad

Como cualquier mascota de casa, no están acostumbrados a pasear solos o a buscar su propia comida. Por eso, es vital que evalúes cuánto tiempo puedes realmente dedicarle en tu día a día para atenderlo correctamente.

Requisitos para adoptar

Acoger a un perro significa amor, responsabilidad, esfuerzo y compromiso, en especial si es un cachorro. De ahí que se haya establecido un protocolo de adopción que garantice el bienestar del animal por parte de su futuro dueño.

El paso principal para comenzar dicho proceso es cumplir con los siguientes requisitos:

  • Ser mayor de edad.
  • Contar con una identificación tipo DNI o pasaporte.
  • Responder un cuestionario que certifique tu predisposición a la acogida.
  • Comprender, aceptar y firmar el documento de adopción, donde asumes la responsabilidad del animal.
  • Comprometerse a colocarle microchip a la mascota seleccionada.
  • Si el animal escogido tiene más de 3 meses de edad, vacunarlo contra la rabia y repetir la dosis cada año.
  • Acceder a una visita doméstica por parte de un representante de la institución escogida, con el objetivo de crear contacto personal y evaluar el entorno en el que crecerá el animal.
  • Pagar arancel de adopción.

Es común que además de la visita inicial, el grupo u organización protectora efectúe un seguimiento vía online durante el primer mes de convivencia, para confirmar que el curso de la adopción fluya sin inconvenientes y si es necesario, darte su asesoramiento. Asimismo, si deseas enviarles fotos, comentarios o vídeos con tu nuevo amigo expresando agradecimiento, también serán bien recibidos. 

Proceso de adopción canina

Una vez que hayas valorado tu estilo de vida y sepas qué tipo de perro quieres, debes dirigirte al refugio y hablar con el personal sobre ello para que juntos busquen al animal que mejor encaje contigo. Es probable que tardes un poco en decidirte, pues seguramente te mostrarán decenas de hermosos ejemplares listos para alegrarte la existencia. Cuando tomes la decisión, ponte de nuevo en contacto con el albergue para hacer la reserva y abrir el proceso de adopción. 

El paso siguiente corresponde al establecimiento de lazos entre la asociación y tú, a través de visitas a casa y relleno de formularios que avalen la decisión. Es importante que revises minuciosamente los términos expuestos en el documento de acogida, en vista de que proporcionan información valiosa, como: antecedentes, vacunas administradas, estado reproductivo e implantación o no de microchip.

Si la petición es aprobada, lo único que resta es firmar el acta de adopción a la brevedad e ir a por tu nuevo amigo.

Un punto extra que debes considerar es que los perros de cabeza voluminosa, pecho ancho, configuración atlética, altura cercana a los 70 cm, de fuerte musculatura y que pesen más de 20 kg, tales como, el Mastín napolitano, el Dogo argentino y el Akita inu, están catalogados como "potencialmente peligrosos" por la ley vigente. Lo que significa que es obligatorio que tramites una licencia especial para la adopción de animales potencialmente peligrosos.

Este permiso es un documento personal e intransferible que debe ser portado tanto por ti como por la persona encargada de pasearlo. Para solicitarlo es indispensable reunir ciertos documentos y requisitos: 

  • Ser mayor de edad.
  • Presentar un documento de identificación.
  • No presentar condenas anteriores por delitos.
  • No tener prohibida la posesión de perros potencialmente peligrosos por dictamen legal. 
  • Contar con un seguro vigente de responsabilidad civil que cubra daños a terceros.
  • Poseer aptitud psicológica y suficiencia física certificada para la adopción de esta clase de mascotas, expedido por una entidad clínica especializada.
  • Documento de antecedentes penales vigentes en físico, emitidos exclusivamente por el Ministerio de Justicia o en su defecto, una autorización otorgada por el ayuntamiento local que funcione como comprobante de tales datos.

 El trámite puedes realizarlo de manera presencial en las oficinas municipales de registro o en línea mediante la página web del ayuntamiento.

 adoptar-perro.jpg

Ventajas de adoptar a un animal adulto

Aparte de su amistad incondicional, tener a un perro adulto como compañero de vida puede proporcionarte una lista de beneficios más grande de la que puedas imaginar ¿Quieres saber cuáles son? 

  1. Conoces perfectamente cómo es su carácter y temperamento ante cualquier tipo de situación.
  2. Su tamaño y estatura actual son definitivos, lo que evitará sorpresas en el futuro.
  3. Gracias a su nivel de madurez, asimilan los cambios y órdenes con asombrosa rapidez.
  4. El proceso de adaptación es menos traumático, dado que adoptan con tranquilidad los nuevos hábitos, reglas y costumbres de su recién estrenado hogar.
  5. La probabilidad de desorden se reduce notablemente, debido a que los adultos son más fáciles de educar y no requieren de tanta actividad física como los cachorros.
  6. Aunque hayan superado la edad de juguetones, tienen una enorme capacidad para demostrar su agradecimiento y cariño, por lo que te llenarán de tiernas atenciones constantemente.
  7. Sin importar los años que tengan, el aprendizaje canino nunca se desliga de su instinto juguetón. Esto explica por qué su capacidad de entendimiento no disminuye con el tiempo.
  8. Los animales entre 1 y 3 años de edad son mucho más receptivos al momento del adiestramiento, especialmente si se trata de aprender conductas dirigidas al rescate, apoyo o defensa de personas discapacitadas.
  9. Sus gastos de manutención son menores a los de un cachorro, a causa de que no necesitan consumir tanto alimento, ni tampoco requieren de visitas al veterinario tan seguidas.
  10. Tener un perro como mascota contribuye positivamente a tu sanidad mental, puesto que mejorará tu estado de ánimo y no volverás a sentirte solo. Asimismo, su demanda diaria de ejercicios te ayudará a optimizar tu condición física de forma divertida.
  11. Tanto niños como adultos dueños de mascotas desarrollan menos episodios alérgicos que las personas sin animales en casa.
  12. Cada vez que juegas o acaricias a tu perro, el cortisol en tu organismo disminuye, lo que contribuye a controlar los altos niveles de estrés.
  13. Están habituados a socializar con otros animales.
  14. Tendrás la satisfacción de abrir tus puertas a un compañero fiel que posiblemente haya sufrido mucho, pero que gracias a ti, es feliz otra vez.

Otras alternativas para colaborar con perros en adopción

Adoptar no es la única forma de ayudar a las asociaciones de cuidado de animales. Aun si no puedes recibirlos en tu hogar de modo permanente, tienes la posibilidad de realizar donaciones, convertirte en socio o inscribirte como voluntario en jornadas pro fondos y demás actividades organizadas por las diferentes instituciones protectoras sin fines de lucro.

Por otro lado, muchos albergues, refugios y perreras locales, ofrecen la oportunidad de ejercer un voluntariado a libre disposición al que puedes asistir en las tareas cotidianas de cuidado como pasear a los perros del centro, asearlos y cepillarlos. Al mismo tiempo que puedes involucrarte en tareas más laboriosas como enseñarlos a relacionarse con gatos y servir de transporte para recoger los insumos regalados.

En último caso, si tu horario, economía y domicilio te lo permiten, puedes inscribirte como casa de acogida temporal, hasta que el animalito pueda ser asignado a una familia que finalmente lo adopte.



Deja un comentario

COMPARTIR