Inicio  >  Blog  >  Actualidad
¿Después de la tercera vacuna puedo sacar al perro?
07 Jul

¿Después de la tercera vacuna puedo sacar al perro?

Índice

Cuando tomamos la decisión de adoptar una mascota, estamos asumiendo una responsabilidad tácita con su cuidado, protección e integridad

Aunque no es la única cosa que debes considerar, la vacunación es sin duda uno de los principios clave que no puedes pasar por alto. Lo cierto es que tan pronto como tu perro está vacunado está listo para afrontar diversos desafíos con los patógenos que rondan por doquier.

Ante este escenario, muchos dueños primerizos no saben cuál es el momento exacto para poder sacar a pasear a los cánidos, lo que puede generar incertidumbre si estamos o no tomando una decisión inteligente en favor de la salud de la mascota. Para contribuir a esto, aquí te diremos todo lo que deberías saber al respecto.

¿Por qué debo vacunar a mi perro?

Antes de dar respuesta a esta interrogante, primero hay una serie de cosas que, como dueño responsable, desde saber ahora que has decidido tener un nuevo integrante en la familia. Y no podemos empezar por otro lado que no sea el la vacunación

Sobre esta práctica existen multitud de tabúes y mal información que, de creerla, podemos llegar a exponer seriamente la salud de la mascota. La razón por la cual debes vacunar a tu perro es que existen decenas de enfermedades que deambulan en el medio ambiente y que pueden hacerlos enfermar con rapidez.

Perro-vacuna.jpg

Para evitar que su salud se comprometa, los planes de vacunación son la mejor forma de protegerlo y de proteger a otras mascotas que interactúen con él. 

El cuándo aplicar cada ronda de vacunación varía según las consideraciones del veterinario aunque, como es natural, debes procurar empezar desde que este es solo un cachorro. Por solo mencionar las más comunes, las enfermedades que puede contraer tu mascota por no vacunarla pueden ser las siguientes:

  • Parvovirosis: conocida también como gastroenteritis hemorrágica canina, es una enfermedad infecciosa muy común que afecta tanto a cachorros como a adultos que no han sido vacunados. Algunos síntomas característicos de la afección son vómitos, diarreas, fiebre y decaimiento.
  • Moquillo: patología vírica que se transmite por el aire a través del contacto con las mucosas. Se trata de una de las enfermedades con un mayor índice de mortalidad en los cachorros y se caracteriza por una combinación de síntomas respiratorios y neurológicos.
  • Leptopirosis: causada por una bacteria que puede pasar del hombre al animal y viceversa. Generalmente se transmite a través de la orina y puede devenir en síntomas crónicos como el fallo hepático y renal que puede comprometer seriamente su salud.
  • Hepatitis vírica: causada por un adenovirus que puede generar multitud de síntomas como ascitis, dolor abdominal, fiebre, anorexia, aumento del tamaño del hígado e incluso episodios de coagulopatias. Si no se trata a tiempo puede generar fallo hepático, ocular y vascular.

Otras enfermedades como la traqueobronquitis infecciosa (llamada comúnmente gripe canina) y la rabia están latentes en el medio ambiente. 

Como puedes ver, no son pocas las afecciones que puede contraer durante sus primeros meses de vida, por lo que la vacunación, más que una alternativa se perfila como una condición obligatoria que debes aplicar para garantizar su salud.

¿Cuántas vacunas se le ponen a los perros?

Como ya hemos dicho, vacunar a tu perro varía en función de las indicaciones de un veterinario cualificado. La razón de ello es que existen multitud de elementos a considerar, ya que no es lo mismo que hayas adoptado a un perro de un par de semanas a uno que ya es un cachorro en vías de ser adulto que nunca ha sido vacunado. 

En este punto, debes saber que los planes se dividen en vacunas obligatorias y vacunas no obligatorias. Aunque estas pueden variar según cada región, normalmente aquellas que contrarrestan las patologías que hemos enumerado se encasillan en la categoría de obligatorias.  

En el otro bando, el de las opcionales, podemos mencionar algunas como la babesiosis canina, enfermedad de Lyme, leishmaniasis y enfermedades por hongos. A pesar de ser catalogadas como prescindibles, esto no quiere decir que no sean importantes. Nuevamente, dependerá de las características de la región donde vives y de las recomendaciones del especialista.

Ahora bien, aunque es verdad que no existe un consenso claro de cuál es el momento exacto en que se debe vacunar un perro, lo cierto es que la mayoría de los veterinarios concuerda que el primer lote de vacunación debe aplicarse después de que los anticuerpos procedentes de la madre han dejado de acompañar al cachorro (a las 8 semanas, aproximadamente). 

La primera vacuna que se aplica es para activar su sistema inmune, pero esta no es suficiente para una activación completa.

Según lo que sabemos, no es hasta la tercera vacuna cuando se consolida el proceso de inmunización, puesto que se generan las condiciones básicas para que el organismo del perro pueda hacer frente a las principales patologías.  

¿Cuándo puedo sacar a mi perro a la calle?

Teniendo como punto de partida lo comentado anteriormente, la 3ª vacuna canina es clave para la salud de tu mascota. Esta es la base sobre la cual el mecanismo inmunológico de tu perro empieza a crear las condiciones idóneas para hacer frente a una posible infección. 

Tan pronto como esta ha sido administrada, tienes completa seguridad de que su sistema podrá responder óptimamente ante cualquier infortunio. Este es, precisamente, el momento exacto en que puedes empezar a dar los primeros paseos con él.

El momento en que se administra la 3ª vacuna es igual de variable que cuándo se inyectan las demás. Normalmente se hace después de las 16 semanas, aunque en algunos contextos puede abarcar hasta los 15 meses

Ten en cuenta que esto no quiere decir que no puede contagiarse con un patógeno, sino que su cuerpo puede responder eficientemente frente a él. Por tanto, debes ser precavido sobre en qué condiciones paseas a tu perro y cómo progresivamente lo vas adaptando a este nuevo hábito.

Consejos para pasear a tu perro por primera vez

Ahora que ya sabes que sí es seguro pasearlo después de que se ha administrado el 3º lote de vacunación debes tener en cuenta que existen varios elementos a considerar para evitar que los primeros pasos sean traumáticos tanto para ti como para tu mascota. En primer lugar, te presentamos aquellos que debes tener en cuenta antes de sacarlo las primeras veces:

  • Evita lugares contaminados o poco higiénicos.
  • Procura que sus primeros paseos los haga solo, sin la compañía de otros perros (salvo que este sea conocido para él).
  • Crea todas las condiciones para que puedas tener un control total de él fuera de casa. Para ello, asegúrate de que está habituado a la correa. Puedes, de esta manera, hacer micro paseos con esta en tu casa.
  • Establece horarios de salida, de modo que puedas gestionar el tiempo necesario y no termines por dar un paseo más corto de lo que debería porque tienes que destinar el tiempo a tus demás responsabilidades.

tercera-vacuna-puedo-sacar-perro.jpg

Una vez has meditado en todo lo anterior, estás listo para que tu mascota pueda empezar a acostumbrase a este nuevo estilo de vida. Si nunca antes has tenido un perro, los siguientes consejos puedes serte de gran ayuda:

Lleva un par de golosinas: ya que pueden serte de gran ayuda para recompensar positivamente a tu mascota cuando este te haga caso y así vayas reforzando su comportamiento adecuado desde los primeros días. Procura acompañar la entrega de este ?premio? con otros refuerzos positivos, como pueden ser una palabra de aliento o caricias.

Vigila que olfatea: los perros olfatean todo lo que encuentran a su paso, es su mejor herramienta para interactuar con lo que los rodea. Sin embargo, muchas veces hacen más que olfatear, y ante un descuido pueden comerse repentinamente algo que puede llegar a hacerlos enfermar. Para que tengas todo controlado, no puedes dejar de vigilarlos ni un segundo.

No le transmitas tus nervios y desconfianza: es el consejo clásico que todo adiestrador le da a los dueños primerizos. Si tienes miedo mientras paseas a tu mascota, ese miedo se transmitirá también a esta. Esto puede motivar a que este se sienta nervioso o que incluso no te obedezca por no creer que representas el liderazgo adecuado.

Opta por paseos cortos y cercano donde vives: considerando que queremos que todo esté bajo control, te aconsejamos que los primeros paseos no duren más de 10 minutos, y luego vayas incrementando el tiempo gradualmente hasta llegar a los 20-25 minutos. Con el ánimo de que se vaya acostumbrando al ambiente donde convive, lo mejor es que optes por rutas cercanas a tu residencia.

Lleva una bolsa para los excrementos: algo que es imprescindible, y que será desde ahora un elemento que acompañará todas las caminatas con tu amigo fiel. Aunque existen muchos tipos de bolsas, lo ideal es que optes por aquellas que son biodegradables, así contribuyes en el proceso con el medio ambiente.   

Sé paciente: quizá el mejor consejo de todos, ya que es el principio sobre el cual debes partir para que puedas tener una experiencia agradable. 

Es posible que tu perro responda perfectamente desde el inicio y se mantenga así hasta que sea un adulto, pero también es posible que sea todo lo contrario. Solo debes ser paciente, implementar hábitos de entrenamiento, mostrar una actitud de liderazgo y tarde o temprano el perro terminará comportándose como tú esperas que lo haga en cada paseo.

A todo esto hay que añadir 2 consejos extras: el primero es que debes establecer una rutina de paseo y que seas fiel a esta desde ahora. Sí, los perros son animales que responden muy bien al hábito, y no hay nada mejor para que puedas canalizar sus energías que acostumbrarlo a un horario fijo. 

El segundo es que nunca lo debes forzar a dar un paseo si este no responde bien al exterior. Lo menos que quieres hacer es traumatizarlo y al final tarde o temprano terminará por acostumbrarse a compartir fuera de la seguridad del hogar.

En caso de que su fobia por el exterior persista, lo mejor que puedes hacer es recurrir a un profesional para que este te guíe en cuáles son los pasos que debes dar para revertir su comportamiento. 

Como regla principal debes también optar por correas fijas y no extensibles y con un longitud que te permita tener siempre el control. Poco a poco irás descubriendo algunos consejos que aplican solo a la actitud de tu mascota, y así podrás manejarte con fluidez con el paso del tiempo. 

No olvides que, a pesar de que la tercera vacuna le da luz verde para paseos seguros, debes reforzar su sistema inmune con nuevas vacunas de forma periódica. Para una mayor referencia, consulta a un veterinario cualificado y acude siempre a él en caso de dudas.  



Deja un comentario

COMPARTIR