Inicio  >  Blog  >  Actualidad
¿Cuántos días dura el embarazo de un perro?
22 Ene

¿Cuántos días dura el embarazo de un perro?

Si eres una de esas personas que se siente atraído por los animales, especialmente por los perros, seguro que quieres tener conocimientos de muchos detalles sobre su vida y

Índice

Si eres una de esas personas que se siente atraído por los animales, especialmente por los perros,  seguro que quieres tener conocimientos de muchos detalles sobre su vida y desarrollo. 

Aquí te vamos a explicar todo sobre la etapa correspondiente a la gestación y parto de una perra. De esta manera, sabrás qué hacer cuando lleguen esos cachorros a tu hogar.

El celo en las perritas

Para poder entender mejor el proceso de gestación, es importante que conozcas la etapa previa al embarazo de tu mascota. 

Las perras entran en celo 2 veces al año y su período de duración es de entre 2 y 4 semanas. Mientras no haya sido esterilizada, este ciclo tiene como objetivo principal la reproducción canina. Es por eso que tu perrita presentará algunos síntomas que hacen que su comportamiento cambie.

En esta etapa, estará receptiva sexualmente para permitir que un perro de su agrado la monte y así quedar embarazada. No existe una época específica para que se encuentre fértil. Esto puede ocurrir en cualquier mes del año y la forma más sencilla de saber cuando ha entrado en celo es si observas sangrado en sus genitales.

¿Cómo saber si tu perra está en celo?

Sus genitales se inflaman un poco más de lo normal, se observan con un color oscuro y se los lame de forma constante. También se hacen presentes sangrados provenientes de su vulva.

Por lo general, se pone muy cariñosa y demanda mucha atención de quienes la cuidan, en este caso de sus dueños. Una conducta evidente es que buscan mucho la compañía de los perros machos para entrar en el juego sexual que le permita quedar embarazada. Es normal que muchas presenten disminución del apetito.

perra-embarazada.jpg

Las 4 fases de su ciclo reproductivo

Tiene una etapa que transcurre desde el momento en que pasa un celo y el otro, esta fase se llama anestro. Su comportamiento es totalmente normal, no presenta ningún indicio de desear aparearse y los machos no muestran interés en ella.

Luego aparece el poestro, fase en la que empieza a presentarse su siguiente celo y aparecen los primeros síntomas de este proceso. Entre ellos se hacen evidentes los pequeños sangrados e hinchazón de la vulva. Este período dura un aproximado de 10 días y luego el sangrado disminuye.

Al concluir el ciclo anterior, aparece el estro, allí inicia la ovulación de su organismo. Comienza a mostrar aceptación y empatía con los machos de su misma especie. Esta es la parte en la que se encuentra totalmente fértil.

Por último, está el metaestro, es la etapa en la que pierde su empatía hacia los perros y viceversa. También el sangrado desaparece y su conducta vuelve a ser la de siempre.

Una vez que pasa el celo ¿qué sucede?

Su vida continuará con total normalidad siempre y cuando no haya tenido sexo durante su proceso de celo. Pero ¿Qué pasa si ha estado con algún perro? En este último caso, lo más probable es que esté embarazada.

Si esto le ocurre a tu perra, es importante que la lleves a su chequeo con el veterinario para su control respectivo. Sin embargo, existe una variedad de síntomas que te ayudarán a darte cuenta de su nuevo estado.

Su período de gestación dura entre 58 y 68 días, pero la mayoría de las hembras tienen sus pequeños en el día 63 después de su relación sexual con el macho. Hasta el momento, no existe una prueba de embarazo más que el cálculo que hace el veterinario basándose en el momento en que ocurrió el apareamiento. También, palpa su vientre para notar los cambios que ocurren en él.

Cambios que presenta durante la gestación

Durante las primeras dos semanas no presenta cambios muy evidentes, pero a partir de la tercera observarás su abdomen un poco hinchado y con pequeños bultos. La madre puede tener un aumento de peso ya que sus hormonas están en un proceso de cambio. Muchas tienen náuseas y vómitos entre la 3ª y 4ª semana.

En ocasiones, muchas perras sienten apatía y falta de apetito. Las ubres se ven inflamadas y los pezones reflejan un color más oscuro. Al igual que en las mujeres, las glándulas mamarias se preparan para dar de comer a sus hijos de forma sana.

En cuanto a los flujos vaginales, puede que los observes de color blanco o transparente y aumenta la frecuencia de orinar. A partir de la 5ª semana, se incrementa su peso notablemente. 

Otra transformación que podrás observar en tu perra gestante es que duerme por períodos de tiempo más largos. Asímismo, su estado anímico se muestra con mayor apatía incluso hacia sus dueños y algunas se ponen agresivas hacia otros perros.

Cuando se acerca la hora de tener a sus cachorros, estará bastante intranquila e irritante y rechaza toda caricia mientras busca un lugar donde se sienta segura para dar a luz a los pequeños.

Cuidados necesarios durante el embarazo

  • El primer cuidado que debes tener con tu perra embarazada es llevarla al veterinario para su control natal.
  • Modifica su dieta y dale de comer solo alimentos sanos que no afecten de forma negativa a la madre ni a la cría. Además, con la recomendación del veterinario, es importante que consuma calcio.
  • Al estar embarazada, los cachorros demandan de ella mayor cantidad de nutrientes. Es por eso que tienes que aumentar la cantidad de sus alimentos de forma progresiva.
  • Es importante que siempre tenga cerca mucha agua fresca y limpia para que se mantenga hidratada.
  • Puede seguir con sus paseos de rutina, pero como estará más cansada de lo normal, deben ser más cortos.
  • Si al acercarse la hora del parto no ha hecho el nido donde tendrá a los hijos, puedes hacerle uno con cajas y mantas con los que se sienta cómoda y segura.
  • Evita darle leche aunque haya dado a luz a sus pequeños ya que puede presentar intolerancia a la lactosa y sufrir de problemas estomacales como diarreas y vómitos.
  • Durante el embarazo puedes bañar a la madre, pero al salir del parto debes esperar dos meses para bañarla tanto a ella como a los cachorros.

Formas de saber si está embarazada

Lo primero que hace el veterinario para confirmar que tu perra está embarazada es palpar su abdomen para sentir cualquier bulto que detectes. Para controlar los niveles hormonales, le hará un análisis de sangre a partir de los 21 días.

Una vez que tenga 28 días de gestación, el médico le puede hacer un eco abdominal para verificar que todo marcha bien con la evolución de los pequeños y los latidos de sus corazones. Si deseas realizarle una radiografía, se recomienda que sea a partir del día 42 cuando los fetos ya tengan mayor desarrollo.

Llega el gran día del parto

Una vez terminado el proceso de celo, fertilidad y gestación, llega el día en que tendrá a sus hijos y con ella tu a su lado pendiente de que todo salga bien. 

Básicamente, se cumplen 3 etapas en el momento del parto. La primera es la fase en que se presenta la dilatación del cuello uterino. Puede durar entre 4 y 24 horas y esto va a depender de si es primeriza o no. Su útero comienza a tener contracciones suaves, la vulva se ve inflamada y emana un líquido blanquecino. Ella comienza a estar nerviosa y jadea un poco.

Más adelante se presenta el proceso de expulsión de las crías. Cada 5 minutos, tu perra tendrá contracciones que durarán aproximadamente 1 minuto. Se lamerá los genitales con un poco de desespero, esto lo hace hasta que se termine de romper el saco fetal. En ese momento, las contracciones son más frecuentes y fuertes.

El cachorro es expulsado por la vulva, pero queda unido a la madre a través de la placenta por el cordón umbilical. En esta parte del alumbramiento, la madre con ayuda de sus dientes y lengua corta el cordón para que termine de separarse el cachorro.

Y la última fase es la expulsión de la placenta, lo más normal es que salga junto con el último perrito que acaba de nacer y su aspecto es de color verdoso. Sin embargo, muchas perras la expulsan a medida que transcurren los días.

Si se trata de varios cachorros, es normal que haya un tiempo de descanso en la madre de 2 horas entre el nacimiento de uno y otro. Si cumple todo de forma natural, tu perrita no necesitará de la intervención de nadie para ayudarla a tener a sus hijos.

Presta atención a las complicaciones

Casi siempre, los partos en las perras se desarrollan de forma normal y natural. No obstante, hay casos en los que se pueden presentar situaciones ante las que hay que estar alerta. 

Si durante su parto no tiene contracciones suficientes para expulsar a sus hijos, es importante que tenga intervención de otro tipo. En este caso debe contar con tu ayuda y con la de su médico veterinario para sacar a las crías con otras alternativas.

Si sus hijos son muy grandes y su pelvis muy estrecha, lo más probable es que necesite de una intervención quirúrgica que la ayude a sacar los perritos de su interior. Otra complicación es no expulsar la placenta a tiempo que le puede producir dolor y fiebre. Es importante que tengas claro que, si se trata de 5 cachorros, tienen que salir 5 placentas, es decir, una por cada hijo.

Alguno de los fetos al salir puede nacer muerto, muchas veces es por poco espacio en el útero. De ser así, la perra tendrá que hacer mayor esfuerzo para la expulsión del mismo.

Si notas que tiene espasmos, rigidez, calambres, fiebres o convulsiones, seguro que se debe a una hipocalcemia que tiene que ser atendida por el veterinario. Si se le presenta una infección uterina, su comportamiento será en forma de rechazo hacia sus pequeños.

cuanto-tiempo-dura-el-embarazo.png

Lo que ocurre después del parto

  • Lo más probable es que la madre no desee aparatarse ni un segundo de sus recién nacidos. Es ahí cuando debes motivarla a salir para que haga sus necesidades.
  • Una vez haya terminado el proceso de parto, estará agotada y un poco deshidratada. Ponle cerca agua fresca y acompáñala con pequeñas cantidades de comida para que se recupere del esfuerzo realizado.
  • No te asustes si ves que vomita algo con apariencia extraña, puede tratarse de la placenta que se ha comido durante el alumbramiento. Solo has de retirarla para que no se la coma de nuevo. Sus heces serán más blandas y tendrán un color diferente.
  • Es normal que segregue un líquido blanquecino o rojo por su vulva, pero si notas que tiene coágulos, mal olor o es marrón, debes consultarlo con el especialista ya que de seguro se trata de una infección.
  • Muchas se ponen agresivas y no quieren que nadie se acerque a sus hijos, pero desean que sus dueños estén con ellas. Por este motivo, tienden a alejarse de los recién nacidos para estar con los dueños, trata de llevarla hasta donde se encuentran los pequeños para que se quede con ellos.
  • Mientras esté en el período de lactancia, la madre debe tener una buena alimentación con los nutrientes suficientes para ella y sus hijos.

¿Y qué pasa con los cachorros?

De forma casi inmediata buscan los pezones de su madre para poder alimentarse a través de sus mamas. Esto le dará los nutrientes que necesitan y les permitirá aumentar de peso de manera progresiva. Al llegar a la 3ª semana, ya le puedes incorporar un poco de comida sólida para que comiencen a acostumbrarse.

El contacto con su madre es vital durante sus primeras semanas de vida ya que esto los ayudará a desarrollar algunas funciones en su organismo. Una vez pasado un mes, te darás cuenta como va el buen desarrollo de los pequeños y la pronta recuperación de la madre. Así que todo se trata de un proceso que si se realiza de forma natural tendrá un final muy reconfortable.


Aquí tienes nuestra mejor selección de Marcas Carnívoro

OFERTA
OFERTA

Deja un comentario

COMPARTIR