Inicio  >  Blog  >  Actualidad
¿ Cuánta comida húmeda se le da a un gato?
29 Sep

¿ Cuánta comida húmeda se le da a un gato?

Índice

En el momento de elegir la comida predilecta para nuestros gatitos, existen varias dudas que surgen al respecto. La principal es si optar por pienso seco o húmedo, elección que puede hacer una diferencia notable en la salud y cuidado del felino.

En cuanto a la comida húmeda para gatos, son varias las ventajas por las cuales millones de dueños la prefieren en la compra. Esta variante no está exenta de dudas, dudas que resolveremos el día de hoy y que giran en torno a la cantidad apropiada que debemos darle a nuestra mascota durante el día.

Diferencia entre comida para gatos seca y húmeda

Pero antes de establecer un criterio general con respecto a las porciones, primero es importante conocer cuál es la diferencia entre el pienso húmedo y seco. Conocerla es fundamental para así estar al tanto sobre la alimentación de nuestro gatito.

Comida para gatos seca

La comida seca es el pienso tradicional que se suele asociar a los gatos adultos. El contenido de humedad varía entre el 10 y el 15% y ofrece varias ventajas tanto para el animal como para los dueños. Las principales son las siguientes:

  • El pienso crujiente, a través de la fricción, favorece a la higiene bucal y a la conservación de la dentadura.
  • Puede permanecer en la taza de comida durante horas sin alterar su estado.
  • Su conservación y almacenamiento es muy simple y no requiere mayores complicaciones.
  • Es más fácil de medir en el momento de regular las porciones diarias.

Entre sus desventajas encontramos el que su sabor puede resultar insípido a algunos felinos, que algunos tipos de pienso pueden ser difíciles de masticar por gatos que están desarrollando su dentadura y que pueden favorecer a la deshidratación del animal si no se acompaña de una ingesta de líquido constante.

comida-humeda-gato.jpg

Comida para gatos húmeda

Tradicionalmente se ha asociado con la dieta para gatitos que recién han sido destetados. Esto solo es parcialmente cierto, ya que gatos de todas las edades disfrutan de este pienso debido a su peculiar textura. Su nivel de humedad se encuentra entre el 60 y el 80% y su ingesta representa las ventajas siguientes:

  • Su textura es más suave al tiempo que presenta un olor más intenso. Esto hace que cerca de 8 de cada 10 la prefieran por sobre la seca.
  • Se distribuye en una mayor variedad de presentaciones que van desde salsas espesas hasta taquitos.
  • Evita la constipación en los gatos debido al porcentaje de humedad.
  • Representan un menor importe calórico, un beneficio que es de gran ayuda para felinos con sobrepeso.
  • Compensan la poca ingesta de líquido del animal a lo largo del día.

Algunos de los contras de este tipo de pienso es que son más difíciles de conservar y algunas presentaciones pueden ser más caras que el pienso tradicional.

Debido a que ambos tipos de comidas para gatos cuentan con su pros y contra, no existe un candidato perfecto en el momento de elegir uno. La ventaja más importante de la comida húmeda es que contribuye a sustituir parcialmente la falta de ingesta de líquido de los gatos.

Todas las razas de gato en la actualidad descienden del Felis silvestris lybica, una especie originaria de África y domesticada hace unos 10.000 años. Debido a las condiciones en las cuales la especie se desarrollaba, la ingesta de líquido no formaba parte de su cotidianidad. Para paliar esto, extraía parte de su requerimiento diario aprovechando el líquido de las presas que cazaba.

Es por esta razón que muchas razas en la actualidad son reacias a beber agua constantemente. Parte del instinto de su ancestro aún está presente, y es por esto que la comida húmeda puede hacer una diferencia notable en el momento de evitar patologías relacionadas con la deshidratación (como el fallo renal o cálculos en el riñón).

¿Cuánta comida húmeda le doy a mi gato?

Después de la lección anterior, es momento de que conozcas la cantidad de comida húmeda que se le da a un gato. Desde ya, debes saber que no existe una porción estándar, varía en función de su edad, tamaño, grado de actividad física que realice durante el día e incluso la presencia de ciertas condiciones de salud.

Lo ideal es que consultes a tu veterinario de confianza para que, en base a su experticia, pueda determinar la cantidad exacta que le debes dar. Mientras tanto, los valores siguientes pueden serte de ayuda:

  • Antes de los 6 meses: debido a que la mayor parte del compuesto del pienso húmedo es agua, su carga calórica es menor. Es por esto que debes procurar alimentarlo 4 veces al día, eligiendo hacerlo temprano por la mañana o después de la puesta del sol (momento donde presentan una mayor actividad).
  • Después de los 6 meses: a medida que los gatos van creciendo, su actividad disminuye y se vuelven más sedentarios. Aunque depende de cada gato, a partir de los seis y ocho meses puedes disminuir la porción a tres veces por día.

En caso de que durante alguno de estos dos periodos tu gato presente una actividad física muy elevada, puedes considerar aumentar una porción más al día. Todo lo determinará él mismo, al rechazar o aceptar la cantidad que le sirves por ración. Para evitar que desarrolle obesidad, es importante valorar su estado de salud durante los primeros meses de ingesta.

Debes tener en cuenta que, aunque es verdad que este tipo de comida es la predilecta por la mayoría de los gatos, nunca debes hacer un cambio de dieta repentino en el momento de sustituir el pienso seco. Por lo general, recomendamos hacer el cambio de manera progresiva a lo largo de 10 días continuos.

La comida húmeda y los gatitos destetados

Entre la quinta y la octava semana, las madres por sí solas empiezan a destetar a sus mininos. Es en ese momento donde se debe implementar una dieta sólida, y no hay mejor forma de hacerlo que a través del pienso húmedo.

Este tipo de comida servirá como transición entre la leche de su madre y la dieta seca, y contribuirá a que sus dientes no se deterioren por comer porciones muy duras. En promedio, la cantidad de raciones debe oscilar entre 2 y 3 al día, distribuidas estratégicamente para compensar la demanda calórica de su actividad.

Después de 2 o 3 semanas con una dieta húmeda, los gatitos pueden empezar a consumir pienso especial para mininos de su edad. Es en este punto donde debemos aclarar algo: la comida húmeda y la seca no se repelen entre sí, sino que pueden convivir para así procurar una dieta equilibrada en el animal.

Cómo implementar una alimentación mixta

Ya hemos expuesto las ventajas de cada tipo de comida en la salud del felino y en la gestión que debe hacer el dueño para su conservación. Si implementamos una dieta mixta, entonces ambas partes podrán beneficiarse de lo mejor de este tipo de piensos, siempre y cuando se sigan unas pautas en el proceso.

En este sentido, algunas de las recomendaciones para aplicar una alimentación mixta para el gatito son las siguientes:

  • Determinar los gustos del animal: para así conocer en qué momento exacto el minino prefiere degustar el pienso seco y el húmedo. Puede que sea un poco exigente, y solo opte por comer comida húmeda durante determinada hora del día. En base a su comportamiento se puede establecer fácilmente los horarios de cada ración.
  • Tener en cuenta la conservación del alimento: ya que el pienso seco puede durar en el comedero durante horas sin alterar su estado, algo que no ocurre con el húmedo. Aunque varía según la temperatura y la humedad, se recomienda consumir una vez está en el comedero hasta un máximo de hora y media. Si vas a salir de casa, lo mejor es que optes por pienso seco.
  • Separar el comedero donde se verterá la ración: debido a que la comida húmeda suele dejar más rastros por su composición, algo que no ocurre con la seca. Se deben tener dos comederos distintos, uno para cada una, para así agilizar el momento de servir la porción.
  • Dejar siempre una taza con agua: aunque la dieta húmeda puede ayudar a compensar la ingesta de líquido, en ningún momento puede considerarse un sustituto. Por esta razón, y debido a que el animal también está consumiendo pienso seco, se debe disponer una taza de agua asequible en todo momento para él.

A pesar de que los gustos del animal determinan el momento del día para optar por uno de los piensos, si no has determinado esto a través del comportamiento siempre puedes utilizar la comida húmeda durante la mañana y la seca durante la tarde.

Esto debido a que la primera se conserva mejor debido a las condiciones de temperatura y humedad, mientras que la segunda puede resistir los cambios que se producen a medida que la jornada va avanzando.

gato-comida-humeda.jpg

Consejos para comprar comida para gatos

No podemos despedir esta entrada sin antes darte un par de consejos para elegir comida para gatos. En este punto, la edad, su tamaño, raza y otros factores van a determinar la mejor opción, aunque las siguientes recomendaciones generales pueden servir como punto de partida:

  • Valorar la cantidad de azúcar: ya que algunos piensos, sobre todo los que se distribuyen en salsas, contienen fructuosa y glucosa que, lejos de ser beneficioso para el animal, incentivan a que aumenten de peso.
  • Si es húmeda, mejor que sea de carne: aunque también se pueden encontrar presentaciones en las que dominan otros ingredientes, se recomienda que el componente principal del pienso húmedo sea la carne. Esto no se recomienda para el seco, ya que en muchas ocasiones son desperdicios de la carne con poco o ningún valor proteínico.
  • Optar por presentaciones especiales: la mayoría de las marcas dividen sus productos de acuerdo a la edad del animal. Usualmente se encontrará para gatitos, para gatos adultos y para gatos mayores. Esta división no es casual, ya que los requerimientos nutricionales varían según el caso. Administrar el alimento correcto en la etapa correcta hace una gran diferencia en cuanto a su desarrollo.
  • Considerar la reputación de la marca: aunque al principio puede resultar una buena idea ahorrar algunos billetes al comprar pienso de una marca poco conocida o más asequible, con el tiempo puede ser una decisión que comprometa la salud del animal. Después de todo, la responsabilidad debe ser la constante en todos aquellos que han decidido adoptar una mascota.
  • Ajustar la dieta a su condición de salud: si el minino sufre de alguna patología o trastorno que comprometa su dieta, como problemas en la tiroides, renales, digestivos o de estrés, entonces se debe optar por presentaciones que se alineen con estas necesidades específicas.

Al margen de todas estas recomendaciones, lo ideal es siempre consultar a un veterinario especialista en nutrición felina para así ajustar el tipo de pienso al estado de cada gatito. Esto también aplica en cuanto a las porciones, y así se evita que suba de peso descontroladamente debido a que consume más de lo que procesa a lo largo del día.



Deja un comentario

COMPARTIR