Inicio  >  Blog  >  Actualidad
Cuánta agua debe tomar un perro con insuficiencia renal
23 Jul

Cuánta agua debe tomar un perro con insuficiencia renal

Índice

La insuficiencia renal es una dolencia que afecta mayormente a animales adultos, es más frecuente en los gatos que en los perros. 

Son muchas las preguntas que se presentan, cuando tu mascota sufre de esta enfermedad.

Antes de saber cuánta agua debe tomar una mascota con insuficiencia renal, es importante que entiendas muy bien en qué es, cuántos tipos hay, cuáles son los síntomas y cómo es el tratamiento a seguir. 

En este artículo respondemos todas estas inquietudes, con el propósito de que puedas ayudar a tu perro a tener una mejor calidad de vida

¿Qué es la insuficiencia renal?

Los riñones sanos generan una orina muy concentrada. Esto quiere decir que tienen la capacidad de excretar y tolerar una gran cantidad de toxinas, utilizando una pequeña cantidad de agua. 

Un riñón con deficiencias necesita mucha más agua, para deshacerse de la misma cantidad de toxinas. Esa es la razón por la que es necesario tomar más líquido. El problema se genera cuando la afección llega a un punto crítico, donde el animal no puede beber lo suficiente y se elevan los niveles de toxinas en su sangre. Este fenómeno se denomina azotemia. 

Los riñones son el pilar fundamental del sistema urinario y desempeñan funciones indispensables para la vida

  • Mantienen el PH de la sangre estable, intervienen en la regulación de la presión arterial, estimulan la producción de glóbulos rojos, entre otras. 
  • Filtran y depuran la sangre, eliminando las toxinas y desechos (ácido úrico, creatinina, urea y amoniaco) que se producen en el organismo a través de la orina. 
  • Mantienen y regulan el volumen plasmático, que consiste en el equilibrio de los minerales y los líquidos. Se ahorra el agua y se previene la deshidratación. 

Tipos de insuficiencia renal

Hay dos tipos de insuficiencia renal: la crónica y la aguda. En las siguientes líneas las explicaremos brevemente.

  • Insuficiencia renal aguda (IRA): Se caracteriza por manifestarse de forma repentina, debido a diferentes variables como el efecto de un medicamento de uso humano, la ingesta de un veneno, deshidratación extrema (cuando el perro no tiene acceso al agua potable), una infección bacteriana aguda, una obstrucción urinaria o la disminución del flujo de sangre a los riñones, que puede darse por una insolación, durante una intervención quirúrgica o una afección cardíaca. 
  • Insuficiencia renal crónica (IRC): Se trata de un proceso lento y muy frecuente en animales de edad avanzada. Muchas veces pasa desapercibida. Cuando aparecen los síntomas, la mayor parte del tejido irremplazable para el funcionamiento de los riñones ya ha sido destruido. Las personas piensan que los riñones de su mascota están sanos, si siguen orinando en cantidades abundantes. Esta creencia es totalmente falsa. Un perro enfermo necesita orinar y beber más agua, para mantenerse libre de residuos. 

¿Cuáles son los síntomas  y consecuencias de un fallo renal?

La insuficiencia renal puede manifestarse, con una amplia variedad de síntomas y signos. Algunos de ellos son casi imperceptibles, en la primera fase de la enfermedad. Lamentablemente esta patología puede permanecer oculta, durante un largo período de tiempo.  

Estos son algunos de los más frecuentes: 

  • Letargia.
  • Mal aliento. 
  • Disminución de la frecuencia y volumen de la orina, conocido como oliguria.
  • Aumento de la frecuencia y la cantidad de la orina, denominado como poliuria. 
  • Pérdida de peso. 
  • Dolor en la zona renal. 
  • Pobreza de pelaje. 
  • Ausencia de la orina, conocida como anuria. 
  • Poca ingesta de agua, denominada polidipsia. 
  • Afecciones gastrointestinales como vómitos o diarreas. 
  • Presencia de sangre en la orina, dolencia conocida como hematuria. 
  • Anemia.
  • Falta de movimiento o postura encorvada. 
  • Micción durante la noche, fenómeno denominado nicturia. 
  • Pérdida de apetito provocada por un déficit en la capacidad gustativa y olfativa. 

Principales consecuencias de la insuficiencia renal canina

  • Síndrome nefrótico/trombosis, que se traduce en pérdida de proteínas. 
  • Retención de componentes nitrogenados como uremia y azotemia. 
  • Ausencia de la excreción de potasio. 
  • Retención de fósforo. 
  • Disminución de la excreción de protones y de la reabsorción de bicarbonato, fenómeno conocido como acidosis metabólica. 
  • Irregularidad en la capacidad de concentrar la orina. 
  • Pérdida de proteínas. 
  • Reducción de la esperanza de vida.

¿Cómo realizar un diagnóstico acertado?

Un tratamiento adecuado y la detección temprana, pueden retrasar la progresión de esta enfermedad. Varias investigaciones y estudios revelan, que la tasa de supervivencia aumenta cuando se practica una medicación y una dieta renal en la primera fase.

Desgraciadamente, muchas veces no es posible tener un diagnóstico precoz. Debido a que esta dolencia es progresiva y se manifiesta con lentitud. En la mayoría de los casos cuando se diagnostica los pacientes, sólo cuentan con un 30? su función renal. 

Para detectarla se hace necesario llevar a cabo un examen físico. En él se pueden encontrar tiroides palpables, mucosas y membranas pálidas, enfermedad periodontal, riñones pequeños, soplo cardíaco, escaso manto de pelo o presión arterial alta. 

También se debe efectuar un exámen de sangre completo, que tenga hemograma y perfil químico. Igualmente es importante realizar pruebas de presión arterial, ultrasonido renal y  análisis de orina. 

¿Cómo es el tratamiento para perros con insuficiencia renal?

El tratamiento varía, dependiendo si se trata de IRA o IRC. 

Si tu perro padece de insuficiencia renal aguda, necesitará tratamientos terapéuticos y médicos enfocados en combatir o retardar el crecimiento de la lesión renal. También es vital proteger al máximo los riñones, para preservar la calidad de vida. Se deben controlar otras complicaciones como deshidratación, vómitos, pérdida de apetito, entre otras. 

En el caso de que sufre de insuficiencia crónica, lo más recomendable es que sea hospitalizado. De esta forma, se puede evaluar en detalle los signos clínicos y realizar una historia detallada. 

Generalmente, se tratan primero aquellas alteraciones que amenacen su vida: acidosis severa, deshidratación, hemorragia, hipovolemia, acidosis severa y otras. El propósito fundamental de un régimen intensivo, es alcanzar y preservar una presión sanguínea normal, corregir las alteraciones de los electrolitos, el ácido/base y los fluidos. También mantener e instaurar la producción de orina. 

64778.jpg

Nutrición para atender la insuficiencia renal

Esta dolencia genera la reducción del tejido renal normofuncionante.

La nutrición es una variable que ayuda a controlar y mejorar el estado del perro en tres niveles: 

  • Regula la micro y macronutrición. 
  • Disminuye los síntomas clínicos.  
  • Ralentiza la evolución de la enfermedad. 

La alimentación tiene un rol determinante. Los pacientes pierden una gran cantidad de proteínas al orinar. Por lo que necesitan una dieta de alto valor biológico, para compensar la proteinuria. También debe ser rica en proteínas digestibles. En casos con insuficiencia renal crónica, se aconseja utilizar productos senior o alimentos veterinarios

Para lograr una nutrición adecuada, se deben vigilar de cerca los factores que detallamos a continuación. 

Ingesta de agua en un perro con insuficiencia renal

Las mascotas con insuficiencia renal crónica, necesitan consumir una mayor cantidad de líquido. Se recomienda poner a su disposición, varios envases con agua fresca. Evitar la deshidratación, es el objetivo más urgente. Para ello puedes recurrir a alimentos húmedos o pulverizar agua sobre la comida.

En casos de deshidratación extrema, es necesario administrar suero por vía intravenosa, oral o subcutánea. 

Al consumir más agua, también es esencial ofrecerle más oportunidades para orinar. Aumenta el número de paseos, con una duración corta. 

La grasa es un gran aliado

Las grasas proporcionan el doble de energía que los carbohidratos. También aportan vitaminas y cuentan con una buena palatabilidad. Importantes estudios demuestran, que al suplementar la dieta con grasas ricas en ácidos grasos omega. Se reduce la proteinuria, las lesiones renales estructurales y se controla la hipertensión arterial. 

La palatabilidad

La palatabilidad se refiere al placer que un animal siente, cuando consume un fluido o un alimento. 

Si tu mascota padece de esta afección, puede sufrir de anorexia, alteración del gusto y el olfato, úlceras en el tracto intraintestinal, vómitos o náuseas. Todo esto trae como consecuencia, una disminución importante del apetito y en casos extremos deshidratación. 

La desnutrición es un fenómeno que reduce la fuerza, incrementa el riesgo de infecciones y empeora la capacidad de cicatrización. Para poder combatir esta situación, debes ir cambiando en una forma progresiva la dieta renal. En un período de tiempo de 2 a 4 semanas. 

El fósforo

Con frecuencia la IRC genera hiperparatiroidismo secundario. Un alto contenido de fósforo en la alimentación, reduce la tasa de filtrado glomerular. Por lo que este mineral, debe restringirse desde un principio. 

Las proteínas y los aminoácidos

Es muy importante controlar la ingesta de proteínas. Al disminuir los catabólicos proteicos, se mejoran los síntomas urémicos. Es necesario garantizar las necesidades básicas del organismo, para evitar la movilización de las proteínas endógenas. También debe mantenerse al mínimo, el nivel de residuos nitrogenados. 

La fibra

Las fibras solubles optimizan la salud digestiva y estimulan la microbiota intestinal. Esta produce propionato y consume urea plasmática, generando un ahorro de aminoácidos. 

El sodio

Son nocivos tanto la deficiencia como el exceso de sodio. La restricción excesiva incrementa la acidosis y la deshidratación extracelular. Mientras que el exceso de sodio, aumenta las probabilidades de padecer de hipertensión. 

Los antioxidantes

El estrés oxidativo es uno de los síntomas más usuales. Este fenómeno agrava la hipertensión glomerular, la fibrosis intersticial  y la glomeruloesclerosis. El tejido renal sano está sobrecargado en sus funciones. Por lo que produce una gran cantidad de radicales libres, que deben ser combatidos. 

Consejos para una buena alimentación renal

No debes salar los alimentos, selecciona aquellos que sean bajos en fósforo. El pollo y el arroz hervido son opciones ideales, también el huevo. La idea es usar proteínas de calidad, que permitan trabajar a los riñones. Por el contrario, no son recomendables el queso, lácteos, pescado, el hígado o las legumbres. 

Es muy importante acudir a tu veterinario, para comprar un alimento comercial o cocinar menús caseros. No se pueden elaborar regímenes a largo plazo, sin la aprobación de un experto que le haga seguimiento al caso. 

La alimentación debe ser cuidadosamente seleccionada, no existe una fórmula que le sirva a todos los pacientes. Cada perro tiene necesidades particulares, que deben ser tratadas de forma personalizada

Listado de alimentos que pueden consumir los pacientes de insuficiencia renal

Recuerda que las cantidades deben responder a los requerimientos de una mascota específica, siempre bajo la supervisión de tu veterinario de confianza. 

Verduras y frutas

  • Coliflor.
  • Calabacín.
  • Rábano.
  • Nabo. 
  • Brócoli. 
  • Pepino. 
  • Judías.
  • Pimiento. 
  • Manzana.
  • Sandía. 
  • Pera. 
  • Zanahoria. 
  • Melocotón. 

Pescados y carnes

  • Salmón.
  • Res.
  • Cabra.
  • Cordero. 
  • Sardina. 
  • Ternera. 
  • Cerdo. 

Extras

  • Complementos vitamínicos según el paciente. 
  • Aceite de pescado, maíz,  girasol y de oliva virgen. 
  • Carbonato de calcio. 
  • Cáscara de huevo. 

Esperanza de vida en pacientes con IRA

El pronóstico en casos crónicos usualmente es negativo. Si las consecuencias metabólicas y los signos clínicos no son severos, los afectados pueden vivir meses o años con un estado de salud aceptable. Los perros que cuentan con un tratamiento alimenticio especializado, tienden a aumentar 3.2 veces su expectativa de vida y mejoran sus síntomas





Deja un comentario

COMPARTIR