Inicio  >  Blog  >  Actualidad
¿Cuándo se le caen los dientes a los perros?
24 Jun

¿Cuándo se le caen los dientes a los perros?

Índice

Nuestros perros, igual que las personas, necesitan de la protección de su salud, y la zona bucal requiere especial dedicación. Si eres criador, es necesario que establezcas en tu plan de cuidados el tratamiento ante pérdidas dentales.

La caída de los dientes es un proceso normal, según la edad del animal, igual que en los seres humanos. Pierden piezas cuando son cachorros o han envejecido, por lo que si está en una de esas etapas, puede que sea algo natural.

Es necesario que prestes especial atención a la salud de sus dientes y encías. El sangrado, dolor y dificultad para comer pueden ser indicadores de un problema mayor, así que debes ser precavido en todo momento.

La pérdida de los dientes puede deberse a su desarrollo o a un proceso infeccioso. Por eso, observa a tu mascota con frecuencia y vigila la condición de su dentadura o si deja de comer.

Pérdida de los dientes en cachorros

Tienen varias facetas de crecimiento que debes conocer para poder interpretar su comportamiento y satisfacer sus necesidades. Esto es importante, ya que en el caso de la salud dental, puede requerir tratamientos médicos preventivos.

Cuando acaba de nacer, no tienen dientes. Los primeros salen después de 2 o 4 semanas de vida y son delgados y filosos, parecen alfileres y no son definitivos.

La caída de los dientes temporales o de leche, se conoce como la dentición, que inicia después a los 2 o 3 meses de vida. Durante ese período, el cachorro estará lactando, por tanto, no requiere de la dentadura para alimentarse.

En su primera etapa de crecimiento tendrá solo 28 dientes, que perderá poco a poco mientras crecen los 42 definitivos. Tendrás que observar que después de un tiempo no haya ninguno resistente a caer, obstruyendo la salida de uno nuevo y que se deba extraer.

perder-dentadura-perros.jpg

Igual que en los seres humanos, la dentición puede generar incomodidad, dolor, picor, irritación u otros síntomas en el cachorro. Aunque llega a ser angustiante, la única manera en que podrás ayudarlo, será dándole juguetes o mordedores adecuados para aliviarse.

Sin embargo, un mordedor no solo calma la sensación incómoda, sino que además le sirve para fortalecer los dientes y la mandíbula. También le permite entrenar la intensidad de su mordida, la precisión del agarre y, por supuesto, lo ayuda a entretenerse y jugar.

Para ese momento, tu mascota ya tendrá al menos 6 meses de vida y necesitará aprender a usar su nueva dentadura. Por eso, tener este implemento es importante para su salud.

La pérdida dental en perros mayores

Si es bastante mayor, no te alarmes y observa su comportamiento en detalle y posteriormente consulta a un veterinario. Así como en cachorros es lo normal, perder algunas piezas dentales puede sucederle también a perros ya adultos mayores después de cierta edad, aunque no suele ser un síntoma de la vejez.

Es mejor estar seguros, ya que existen otras causas ligadas a la salud que producen la caída de los dientes en perros adultos. Si notas la pérdida de alguna pieza, no asumas que se debe a la edad y pide revisión médica.

Otras posibles causas de caída dental en perros adultos

Cuando no ha llegado a la vejez y sufre la pérdida de alguna pieza dental, puede deberse a una insuficiencia de calcio. Sin embargo, uno de los factores más determinantes en la salud dental es la alimentación.

Recuerda que la cavidad bucal canina tiene altos niveles de alcalinidad, así que es propensa a la acumulación de placa y sarro. Si ese es el caso, es probable que desarrolle la conocida enfermedad periodontal, que es infecciosa y causada por bacterias producidas en su hocico.

Este tipo de infección requiere tratamiento médico controlado y si no se atiende a tiempo o como se necesita, puede causar serios daños. El deterioro e incluso caída de los dientes puede ser el resultado de un mal tratamiento.

Para evitar esta infección, la mejor manera de ayudarlo es cuidar la higiene con cepillados diarios. También es recomendable darle snacks dentales, ya sea que lo tengas en entrenamiento o no, para lograr mejores resultados.

Recuerda que el 80? los perros domésticos presenta síntomas de padecer la enfermedad periodontal después de los 3 años de edad. Es un porcentaje alto, así que tienes que observar con frecuencia el estado de sus dientes, porque este también podría padecerla.

Los dientes que no brotan por completo a veces generan problemas de encías y terminan por caer. Y en el caso de las mordidas incorrectas, pueden también tumbar algunos.

Otra causa de pérdidas dentales es aquella vinculada con traumas físicos y accidentes. Si tu mascota sufre un fuerte impacto en la zona mandibular, necesitará que lo lleves con urgencia a revisión médica.

Esa zona del cuerpo es muy resistente. Sin embargo, ante un fuerte impacto, las lesiones producidas por el golpe podrían reflejarse después de unos días. El diagnóstico anticipado es ideal para tratar a tiempo posibles hematomas, necrosis localizada o fracturas.

También es usual que se fracturen y terminen por caerse cuando muerde objetos duros. Puede pasar que accidentalmente se cuele alguna piedra en su comida y así se ocasione la lesión.

Cualquiera de esas afecciones u otras situaciones, pueden resultar en la caída de una pieza dental y de padecimientos más graves. No pases por alto una situación así.

Enfermedades bucales en perros

Al no tener extremidades más capaces como las de otras especies, como los monos, por ejemplo, los perros dependen casi por completo de su cavidad bucal. Justo por esta razón, cuando no se les da el debido cuidado, el animal termina por padecer enfermedades que pueden llegar a ser muy dolorosas.

La recomendación general es hacerle revisiones constantes y en cada visita al veterinario, solicitar un análisis dental. Tu mascota necesita que todo en su hocico esté en orden para poder llevar una vida normal y saludable.

Enfermedades bucales más comunes en perros

Mal tratadas, las enfermedades bucales pueden generarle serias complicaciones funcionales. Tomar objetos, beber y comer, defenderse o jugar, son actividades rutinarias que se vuelven dolorosas si hay alguna enfermedad bucal.

Las enfermedades de este tipo más comunes tienen síntomas fáciles de detectar, solo hace falta ser observadores. Conocer bien la personalidad de tu mascota es muy importante en este punto.

Si notas que ha dejado de juguetear, se le ve cabizbajo, tiene dificultades para comer, morder o mal aliento, podría estar enfermo. Revisa todo su cuerpo, incluyendo el área dental y visita al veterinario.

Por ejemplo, las heridas internas en su hocico, sin un síntoma visible como el drenar sangre o pus, pueden ser indetectables. De hecho, este tipo de heridas son habituales ya que siempre mordisquean cosas que cortan las encías.

Pueden sanar solas, pero en algunos casos podrían infectarse, por lo que es necesario el tratamiento médico oportuno. La mejor manera de prevenir todo esto es mantener una rutina de higiene dental que te permita detectar a tiempo las lesiones.

Cuando los de leche no caen por completo, se deben extraer porque impiden la salida de la pieza nueva. Esta, en busca de espacio para salir, mueve a las demás y deforma la mordida del perro.

Una mordida deforme termina por evitar que mastique correctamente sus alimentos y los trague completos. A largo plazo, se traduce en problemas del tracto digestivo que se pueden complicar.

Otra enfermedad común, sobre todo si no hay buena higiene dental, es la aparición de placa bacteriana e incluso sarro. Cuando se acumula en la raíz, las infecta y esto causa inflamación y dolor.

En algunos casos, incluso pueden aparecer abscesos y presentarse complicaciones infecciosas más serias, como la gingivitis. Como toda enfermedad, si no se atiende a tiempo, evoluciona y causa más dolor y molestias.

En el caso de la gingivitis, que resulta de la acumulación de sarro, podría convertirse en periodontitis. Esta es la enfermedad bucal más seria de todas, ya que es destructiva.

En esta fase de la enfermedad bucal (que empieza con placa bacteriana), el sangrado e inflamación de encías y el dolor aumentan. Pero lo más grave es que la raíz del diente no se puede recuperar y la pieza se cae.

caer-dientes-perro.png

Recomendaciones generales

Nuestras mascotas son nuestra responsabilidad. Todo amante de los animales está obligado a garantizar calidad de vida a su compañero y eso inicia con su salud.

Establece una rutina de revisión completa, cepillado de los dientes, ejercicios y mantén una dieta idónea para su tamaño, raza y edad. La ventaja con los perros es que una vez acostumbrados a algo, nunca olvidan repetirlo. Aprovecha esta circunstancia.

El alimento que le des es otro de los aspectos importantes: un peso saludable, mantener un estilo de vida adecuado para prevenir problemas de su salud dental. Elegir una comida con ingredientes naturales y sin aditivos innecesarios es la mejor manera de asegurarse de que obtenga todos los nutrientes que necesita.

Observa siempre su comportamiento, vigila qué cosas mastica o ingiere en la calle al pasear, analiza sus heces y orina. La variación en la cantidad de agua y comida que ingiere pueden ser indicadores de algo.

No dejes a su alcance objetos muy pequeños que pueda tragar y con los que pueda atragantarse, o tan grandes que pueda tumbar y caer sobre él. Recuerda que el ambiente debe ser adecuado para que se traslade y juegue.

Cómo elegir un juguete mordedor para tu perro

Poseer un juguete mordedor que le permita entrenar su mordida, jugar y calmar malestares como el dolor de encías es necesario para las mascotas. La dentición también se ve beneficiada con su uso, así que necesitará uno.

Elegir el juguete mordedor adecuado para tu perro no es muy difícil. Si no sabes cuál comprar, ten en cuenta los siguientes detalles  antes de tomar una decisión:

Consejos para elegir el juguete mordedor adecuado

Lo primero que debes considerar es la talla. El juguete mordedor no solo es para los cachorros, los adultos también lo necesitan. En función de eso, recuerda que la mandíbula de tu perro mientras sea pequeño no tiene mucha amplitud de agarre.

Otro aspecto importante a la hora de decidir el tamaño del juguete es la raza. Puedes tener un chihuahua adulto, pero será más pequeño que un cachorro de golden retriver. Esto quiere decir que la talla del juguete depende de su tamaño por edad y raza. Por ejemplo, un chihuahua adulto tendrá más fuerza mandibular que un golden muy joven.

Lo siguiente que debes considerar es la dureza, otra vez en función del tamaño y la fuerza mandibular. Como es lógico, un objeto muy suave será destrozado por un perro grande, pero para un cachorro es lo ideal.

Además, también es importante la textura. Para un cachorro que no ha mudado todos los dientes, son recomendables los materiales afelpados, mientras que el adulto necesita objetos más fuertes.

Es de mucha importancia que el material sea lavable y resistente a químicos como el jabón, para poder limpiarlo bien. El juguete debe estar siempre higiénico para mantener la salud de tu mascota.

Por último, compra productos libres de químicos. Algunos juguetes mordedores son fabricados con aromas, sabores sintéticos y pinturas de colores que se caen con la humedad de la saliva.

Con el uso, esos químicos terminan en el tracto digestivo, pudiendo afectar su salud de forma negativa.

En todo caso, tu perro depende de ti, así que es necesario que más allá de la diversión y buenos momentos, vigiles hasta los detalles más pequeños. Todo lo que tiene que ver con su salud es importante y es tu tarea prevenir cualquier complicación.

Tu perro depende de que sepas interpretar sus señales, ya que en definitiva aprenden a comunicarse. Esa habilidad se entrena con el tiempo de convivencia y para esto tienes que dedicarte a su más completo entrenamiento.

Debes tener en cuenta que no se trata de acostumbrarlo a seguir tus órdenes, sino más bien de aprender a convivir para que puedas descubrir la personalidad de tu mascota. Es esa la única manera de poder protegerse el uno al otro y llevar una vida feliz, sana y divertida juntos.



Deja un comentario

COMPARTIR