Inicio  >  Blog  >  Actualidad
¿Cuándo empiezan los gatos a hacer sus necesidades solos?
17 Jun

¿Cuándo empiezan los gatos a hacer sus necesidades solos?

Índice

Cuando acabamos de adoptar un gato recién nacido son muchas las responsabilidades que debemos asumir como madre sustituta. 

Al ser un animal que no se puede valer por su propia cuenta, tienes que implementar una serie de hábitos que sustituyen a los que su madre implementaría día a día junto a él. Tan pronto este va creciendo su autonomía se consolida poco a poco hasta llegar ser una mascota medianamente independiente.

Si tienes un gato pequeño, posiblemente te estés preguntando cuándo será el momento en que pueda hacer sus necesidades por su cuenta. Para ayudarte con esto, aquí te describiremos todo aquello que debes saber al respecto con consejos que te serán de gran utilidad en la práctica.

Cómo ayudar a un gato a defecar

Antes de darte una estimación promedio de cuándo es el momento exacto en que ocurrirá, primero debes saber una serie de pautas básicas sobre el cuidado de los felinos bebés

Ante todo, tienes que estar al tanto de que, al menos durante las primeras cuatro semanas de vida, los gatos se alimentan 100? la leche materna. A pesar de ello, esto no los exime de hacer sus necesidades producto del procesamiento que ha hecho su cuerpo del alimento ingerido. 

Sin embargo, debido a que su condición aún es muy endeble, su madre es la responsable de contribuir a estimular su tracto intestinal. Para ello, realiza masajes con su lengua en al área abdominal baja para facilitar la fluidez de los desechos. Esto también lo suele hacer en la zona genital para generar el estímulo final

Todo ello, con el ánimo de incentivar el correcto funcionamiento de las funciones básicas del organismo de su cría. Si tienes un gato de menos de 4 semanas, entonces debes sustituir estas acciones para así evitar que crezca con algún tipo de restricción intestinal que le pueda afectar en el futuro.

Son muchas las cosas que puedes hacer al respecto, pero a continuación te describiremos 2 de las más fáciles y prácticas. En promedio, debes implementarlas 15 o 20 minutos después de que este haya tomado su leche. Considerando que este debe ser alimentado cada 3-4 horas, significará que debes hacerlo al menos unas 4 veces al día. Para ello, ten en cuenta lo siguiente:

  • Haz masajes circulares en su abdomen: preferiblemente con tus dedos, de forma pausada y empezando por la zona inmediatamente después de sus costillas. Después podrás ir descendiendo paulatinamente, siempre con movimientos circulares. Evita ejercer presión y hazlo al menos durante 5 minutos.
  • Utiliza un bastón de algodón para estimular: los cuales deberás untar con agua templada, que esté a unos 38-40ºC. Después lo usarás para estimar el área genital, simulando así los lamidos de la madre en contextos naturales. En este caso, procura hacerlo cerca de 10 minutos.

Con estos sencillos métodos podrás incentivar a que su sistema intestinal funcione a la perfección y se vaya preparando para una mayor autonomía. Aunque es probable que los tiempos sean mayores, esto lo debes hacer al menos durante sus primeras 4 semanas de vida. Este el tiempo recomendado después del cual los gatitos pueden empezar a alimentarse con comida sólida.

gatos-pequeños.jpg

¿En qué momento los gatos hacen sus necesidades solos?

Partiendo sobre lo anterior comentado, una vez haya superado las primeras cuatro semanas puedes alimentarlo con comida sólida ligeramente humedecida

Puedes elegir varias opciones, pero el pienso especial para felinos de un mes es lo más indicado. Esto no quiere decir, sin embargo, que debes suspenderle por completo el suministro de leche, ya que este se puede extender perfectamente hasta las 9 semanas de vida.

Tan pronto como tu nueva mascota ha comenzado a consumir alimento sólido, y considerando que has ayuda a ?entrenar? su intestino durante un par de semanas, ya está lista para hacer sus necesidades por su propia cuenta.  

Como es natural, los tiempos serán ligeramente diferentes que cuando esta se alimentaba solo de leche, pudiendo pasar entre 1 y 2 días que su cuerpo procese comida sólida. En caso de que el felino no sea receptivo a alimentarse con pienso y siga optando por la leche, no podrá ir al baño por su cuenta sin que su organismo se habitúe a procesar comida sólida que le ayude a dar consistencia a sus heces.

¿Cómo entrenar a un gato para que use su caja de arena?

Ahora que sabes que tu gatito conseguirá independencia luego de que comience a alimentarse con comida sólida, entonces necesitas conocer algunos principios que te ayudarán a que no esté haciendo sus necesidades por todo tu hogar. 

En primer lugar, la caja de arena será tu gran aliado de ahora en adelante. Desde ya debes saber que recomendamos que tengas más de una en tu casa La razón de ello es que queremos habituarlo completamente a su uso, algo que podemos lograr con mayor rapidez si él tienes varias opciones a mano cuando desee ir al baño.

A continuación te reseñamos varios consejos que no puedes pasar por alto si quieres evitar que el uso de esta sea traumático para tu mascota:

  • Evita cajas de arena cubiertas. A ser la primera vez que el gato las utiliza, lo ideal es que la experiencia esté libre de estrés y ansiedad y pueda sentirse libre sin la presión de paredes que lo rodeen
  • Sitúalas en un área estratégica y de fácil acceso.
  • Evita colocarlas en un lugar donde los miembros de la familia paseen con regularidad.
  • Si tienes más de un gato, entonces evita que estos compartan la misma caja de arena.
  • Evalúa el comportamiento de tu felino para valorar si este se habitúa el tipo de sustrato que estás utilizando
  • Procura no adquirir cajas con los bordes muy bajos. Evita, también, que estos sean muy altos de modo que entorpezcan su entrada y salida
  • Procura cambiarla una vez al año (en promedio), así evitas que se acumulen olores y el felino sienta recelos sobre seguir utilizándola

Una vez has considerado lo anterior, estás listo para implementar técnicas de entrenamiento para asegurar que tu mascota adquiera el hábito de usar la caja de arena una vez que puede hacer necesidades por su cuenta. 

Debes saber que esto requerirá un poco de paciencia, ya que el felino puede no responder como lo esperabas durante los primeros días. Si quieres que este se acostumbre rápidamente, puedes tener en cuenta lo siguiente:

  • Haz que se sienta cómodo con ella: tan prontos hayas comprado la caja de arena debes asegurarte que tu gato se sienta cómodo con su presencia y sepa cuál va ser su utilidad desde ahora. Para ello, puedes llevarlo varias veces al día cerca de esta, jugar en sus alrededores e incluso, si procede, confinarlo en un espacio durante unas horas al día para que comience a usarla.
  • Aprende el itinerario de tu gato: aunque por supuesto es algo que varía según la actitud de cada mascota, ten en cuenta que la mayoría de los felinos sigue un hábito de hacer sus necesidades después de dormir, después de comer o cuando han terminado una jornada de juegos. Si aprendes cuándo acostumbra a ir a al baño, puedes estar atento de llevarlo a la caja de arena las primeras veces para que después lo haga por su cuenta.
  • Llévalo siempre que utilice otros lugares de la casa: si ves que persiste en orinar y defecar en otros lados de tu residencia, cada vez que lo encuentres in fraganti lo llevarás inmediatamente a la caja de arena para que termine de hacer sus necesidades en ella. Procede a limpiar todo rastro de desechos, si los hubiere, para eliminar el residuo de olor de estos. Con esto evitarás que localice nuevamente el lugar y proceda a defecar otra vez es sus adyacencias.
  • Utiliza refuerzos positivos: aunque los refuerzos negativos son usados por muchos dueños cuando sus gatos utilizan otros espacios que no son la caja, lo cierto es que es mucho más productivo que le des refuerzos positivos cada vez que este la utiliza. Con el paso del tiempo, te percatarás que la asociación entre usar caja de arena y la recompensa se consolidará hasta tal punto que el felino la usará por su cuenta el 100? las veces.

Aplicando esto simples consejos solo hará falta unas semanas para que el minino haya internalizado por completo el hábito y te liberes así de parte de la responsabilidad.

¿Qué hago si mi gato no va al baño solo?

Aunque los escenarios que hemos descrito hasta el momento se corresponden con contextos positivos, también es posible que tu gato, aun cuando cumple con los criterios de tiempo, no pueda hacer las necesidades por sí solo. 

Las causas que se encuentran detrás de esto pueden ser muy variadas, pero insistimos en primer lugar que si se trata de un mínimo huérfano es probable que todo sea porque no ha recibido la estimulación apropiada que recibiría de su madre.

Al margen de esto, también puede ser que padezca de alguna enfermedad que le impide orinar o defecar con la frecuencia necesaria. El estreñimiento suele ser la más común, y que puede tener diversas causas; desde episodios de estrés y ansiedad, hasta un pienso que no es procesado como debería por su organismo. 

Otras posibles anomalías puede ser inflamación en el tracto digestivo, deshidratación, problemas renales e incluso lesiones en la espalda baja que le impide arquearse con libertad para hacer las necesidades.

Algo que tienes que tener en cuenta es que los factores psicológicos pueden jugar un papel crucial en este caso. Si el mínimo ha sentido estrés al momento de defecar, le teme a la caja de arena o no cuenta con la intimidad necesaria, es posible que prescinda de hacerlo el mayor tiempo posible. 

En general, este debería defecar todos los días, de modo que las alarmas deben estallar su han pasado dos o tres días desde la última vez. En estas circunstancias, debes consultar a un veterinario cuanto antes.

Antes de hacerlo, sin embargo, te invitamos a que te asegures 100% que tu gato no haya defecado en otros lugares sin que te hayas dado cuenta. Si tienes un jardín, una maceta espaciosa o lugares intrincados donde suele pasearse, es posible que el felino esté usando estas áreas en lugar de su caja de arena. 

Si después de asegurarte no encuentras evidencia de ello, entonces consultar a un especialista es la mejor opción.

gatos-hacer-sus-necesidades-solos.jpg

Consejos finales

Antes de despedirnos, te daremos varios consejos extra que te ayudarán a completar todo lo has aprendido el día de hoy. Aunque es verdad que cada mínimo puede responder diferente, lo cierto es que mientras descubres cuál es su actitud frente a este hábito puedes tener presente las siguientes recomendaciones:

  • Evita molestarlo mientras usa la caja de arena. Cuanto mayor se privacidad que este tenga, mejor
  • Dale el tiempo necesario para que descubra que desde ahora ese será un lugar que usará para ir al baño. Si lo apresuras, es posible que generes una experiencia traumática con repercusiones en el futuro
  • Evita usar productos perfumados para hacer más interesante la caja del gato.
  • Procura que el arenero tenga 1,5 veces el tamaño de tu mascota
  • Evita situar la caja en un lugar que tenga como campo de visión una esquina o una pared. Cuanto mayor rango de visión tenga, mejor para él
  • Limpia el arenero al menos 2 veces al día.
  • Al ser los gatos muy territoriales, evita que su caja sea usada por otros felinos o mascotas que tengas en casa
  • Evita castigar agresivamente al animal en caso de que no haya conseguido habituarse completamente al arenero

Como consejo final te sugerimos que nunca tengas una mascota si no tienes el tiempo, la paciencia, la responsabilidad y los espacios para mantenerla. Sí, decidir por adoptar un mínimo es algo que puedes considerar rápido, pero ten en cuenta que se trata de una decisión que tendrás que lidiar durante años. 

Si crees que no cumples con los criterios anteriores, siempre lo puedes dar en adopción.



Deja un comentario

COMPARTIR