Inicio  >  Blog  >  Actualidad
Cosas a tener en cuenta al comprar un perro
07 Oct

Cosas a tener en cuenta al comprar un perro

Índice

Afortunadamente son muchas las personas que hoy en día pueden disfrutar de la compañía de uno o más perros.

Estos maravillosos animales no solo son valiosos como guardianes, muchos son excelente amigos inseparables, guías y hasta confidentes.

Un perro es una mascota que acompañará probablemente por varios años la vida de la familia que lo adopte. Es fundamental entonces que se tengan en cuenta algunos factores antes de tomar la decisión.

A continuación, se expone una breve guía que ayudará a la hora de traer un perrito a casa.

¿Será mejor comprar o adoptar un perro?

Es importante empezar con este punto, ya que hoy en día existen muchos detractores sobre la compra de animales y a la par han proliferado los grupos y asociaciones de mascotas que ofrecen la alternativa de adopción.

Sin querer entrar en polémicas ni de inclinar la balanza en favor de una causa u otra, es bien sabido que existen muchos motivos que pueden determinar cuál es la mejor opción. Es importante resaltar que no todos los casos son iguales y que no todas las personas tienen la misma óptica al respecto.

Así que si el deseo es comprar, bien, si es adoptar, también está bien, lo significativo que sea cual sea la decisión, se haga por las razones correctas.

Por eso mismo, ofrecemos las ventajas y desventajas de comprar y adoptar, tan solo una guía.

comprar-perro.jpg

¿Por qué adoptar a un perro?

Cuando una mascota, ya sea perro o gato, e incluso otro tipo de animal, llega a un albergue o refugio, significa que fue maltratado o abandonado. Adoptar a un perro, significa que se le está dando una segunda oportunidad a ese ser.

Decidirse por la adopción de un perro es definitivamente una acción de fe, de buena voluntad, pero sobre todo de compromiso.

Es importante destacar que no es bueno dejarse guiar por las apariencias. Muchos de estos cachorros llegan desnutridos, sucios, con el pelaje opaco e incluso algo agresivos o introvertidos, muy probablemente por maltratos sufridos. Y es que no debe nada agradable la experiencia que han tenido que vivir antes de llegar a ese lugar. Por eso, aunque esos perritos no luzcan como lo habías soñado o como aquellos de portada de revista, no significa que no serán lo que has estado buscando.

Una de las más tiernas demostraciones de amor a primera vista a pesar de las apariencias se observa en la película animada Lilo & Stitch. La protagonista, a pesar de lo distinto de Stitch (que no era un perro, sino un experimento alienígena), sintió por él un afecto que no le permitió dejarse guiar por los demás.

Entonces, se debe pensar que es justo que estos cachorros tengan su segunda oportunidad, todos merecen otra posibilidad de demostrar lo mucho que tienen por dar. Y seguramente ese cachorro estará agradecido de por vida.

Aparte, adoptar un perro tiene otras aristas:

  • Ahorro de dinero al momento de decidirse por tener uno, ya que no se debe pagar suma alguna.
  • Son igual de cariñosos que un perro comprado, o más.
  • Se le está ofreciendo la oportunidad de tener un nuevo hogar donde vivir y una familia que cuidará de él.
  • Si no deseas tener más crías, las mascotas que son adoptadas casi siempre son esterilizadas.
  • En algunos países, la comercialización de animales está penada por ley.

¿Por qué comprar a un perro?

Para algunas personas quizá no sea muy bien visto el hecho de querer comprar, sin embargo, eso no significa que sea malo o que infrinja la ley. Comprar o adoptar es decisión de cada persona.

Incluso comprar puede ser un acto tan caritativo como el de adoptar. Un cachorro encerrado en una jaula de una tienda, que nunca ha visto la calle, que no sabe lo que es correr libre ni ser feliz, puede ser también muy dichoso si lo compras y le das la oportunidad de una nueva vida.

Recuerda que los perros son seres que solo desean ser parte de una familia, comprarlo puede ser también una buena opción, ya que vienen con su linaje, historia clínica, y por tanto se sabe cómo ha sido su proceso de nacimiento, crianza hasta el destete y las vacunas que se le han administrado.

Así que piensa que incluso comprar un cachorro es la opción perfecta para tener una mascota que clínicamente ha sido bien tratada, bien atendida y que igual quiere dar y recibir amor.

En el caso que decidas comprar el perro, debes considerar:

  • El gasto a afrontar puede ser desde algunos pocos euros hasta miles, eso dependerá de la raza y del pedigrí del animal.
  • Es posible que estén acostumbrados a una alimentación específica, que será prudente respetar.
  • El gasto en vacunación, sobre todo en los primeros años de vida, puede ser algo más alto si la raza tiene condiciones de salud especiales, por ejemplo, mayor predisposición al moquillo u otra enfermedad.
  • Son animales que ya han sido tratados por veterinarios y se puede conocer su historia médica.
  • La tienda que los vende por lo general los entrega ya desparasitados y con las primeras vacunas administradas.

No importa si la decisión es comprar o adoptar, lo importante es que ambas ideas son perfectas, lo interesante es pensar en la posibilidad de darle una segunda oportunidad a ese cachorro para ser feliz y tener una familia que se dedique a cuidarlo y a disfrutarlo.

cosas-que-saber-comprar-un-perro.jpg

Otras realidades que se deben tener en cuenta para comprar un perro

Aclarado el punto de si es bueno adoptar o comprar a un cachorro, llega el momento de estudiar otros factores que se pueden presentar y que, de no tenerlas en consideración, pueden hacer que la decisión de tener un perro como mascota se convierta en una pesadilla.

Tamaño: tener visión de futuro

Es importante que antes de adquirir un perro, se analice muy bien qué se le puede ofrecer en términos de espacio en la casa. Todos se enamoran de la ternura de cachorros de 3 meses, al verlos pequeños y juguetones, y muchos no tienen en cuenta que en un par de años pueden alcanzar tamaños sorprendentemente grandes.

Para quien vive en un piso pequeño en pleno centro de la ciudad, obviamente escoger un perro que será de gran porte no es una buena idea. El animal se sentirá incómodo y con poco espacio para jugar. Lo mejor es decidirse por un perro pequeño o de mediano tamaño.

En una gran casa, con un jardín ideal para que el animal pueda corretear, una raza de gran tamaño puede ser una buena opción, como compañía y como vigilante.

Es importante que se piense en el espacio que se dispone para que el perro pueda hacer su vida de manera tranquila, de lo contrario se podría caer en una gran irresponsabilidad y causar muchos inconvenientes tanto para la mascota como para el resto de la familia.

Se debe considerar el clima

No todos los perros se adaptan bien al frío y tampoco todos al calor. Nunca estando de viaje lejos de casa es momento propicio para adquirir un perro como mascota, sencillamente porque el clima donde está el animal posiblemente no sea el mismo en el sitio en que vivirá.

Dicen que cada perro es un mundo totalmente distinto, si bien es cierto los perros han evolucionado con el paso de los años para poder adaptarse a las diferentes circunstancias, también es cierto que hay perros que van mejor con lugares fríos y otros con zonas más calientes.

Se debe ser muy consciente al momento de adquirir un perro, por ejemplo un San Bernardo o un Husky siberiano no son mascotas para zonas templadas a cálidas durante todo el año, como las Islas Canarias.

La recomendación es que a la hora de comprar o adoptar un perro, lo mejor es hacerlo en la misma zona donde residirá, así habrá más posibilidades de que se adapte a su nueva vida. 

¿Un cachorro o un  perro adulto?

Vaya decisión a tomar, es un poco difícil. Por supuesto que es casi imposible que una persona no se derrita de amor al ver la carita de un cachorro, esa ternura reflejada en sus ojitos, esas ganas de jugar y descubrir. Pero decidirse por un perro de corta edad implica también mucha responsabilidad.

Tal cual como un bebé humano, habrá noches de desvelo, se deberá estar pendiente de las vacunas, enseñarlos a hacer sus necesidades en el lugar adecuado y educarlos como a niños.

En otras palabras, un cachorro significa mucho trabajo y dedicación. Así que, si no tienes el tiempo suficiente para educarlo, entonces no es una buena opción.

El pequeño San Bernardo de la película Beethoven: uno más de la familia, llega a casa de los Newton, se dedica a explorar y hacer los típicos desastres domésticos, como morder zapatos, orinar en el maletín de George y un sinfín de situaciones complicadas que, aunque pueden ser un dolor de cabeza, las compensa con todo el amor que le da a los integrantes de la familia.

Con un perro adulto, son muchos los problemas que se pueden evitar, ya por lo general son más tranquilos, más educados y estables que los cachorros. Incluso muchos de ellos ya están adiestrados para orinar y defecar en un lugar específico o fuera de la casa.

Por supuesto, habrá situaciones en las cuales tanto la mascota como el dueño se deberán adaptar en esa nueva vida.

¿Qué es más importante: las necesidades del perro o las del nuevo amo?

Cuando se toma la decisión de comprar un perro, significa que hay un proceso de análisis de las necesidades de la persona. Si se hiciera una encuesta, la mayoría de quienes deciden comprar un perro, lo hacen para no estar solas, para tener una compañía o para que los pequeños tengan una mascota para jugar.

Pero para que todo lo que se anhela se convierta en realidad, es importante también considerar las necesidades del cachorro, cómo es su carácter, si es un animal activo o pasivo, si le gustan los niños o por el contrario, les gruñe cuando los ve.

A la hora de comprar a un perro, es importante considerar todos los posibles escenarios que se pueden presentar cuando ya la mascota se encuentre en casa y en compañía de los demás integrantes de la familia.

No es solo cuestión de satisfacer una necesidad humana, es también pensar en las condiciones naturales de la mascota.

Los posibles gastos

Tener un perro implica que habrá más gastos en casa y es posible que no todo sea tan barato como haberlo traído.

No solo se trata del proceso de compra o de adopción, es que a partir de que el cachorro sea parte de la familia, la responsabilidad económica recae sobre los dueños.

Todos los perros, sin importar si son grandes o pequeños, si son de raza o mestizos, si los compras o los adoptas, involucran una serie de gastos fijos y otros tantos que son eventuales.

Alimentación, peluquería, vacunas, visitas veterinarias ocasionales, y eso sin contar si se presenta alguna enfermedad.

En resumen, un perro no es una mascota que saldrá gratis, es necesario afrontar ciertos gastos periódicos, así que si no tienes la disponibilidad económica, lo mejor es que no des ese paso y esperes a que vengan mejores tiempos.

Los perros y los niños

Por último, y esto no significa que sea menos importante, cuando vayas a escoger un perro, es muy importante considerar a los más pequeños de la casa. Todos los niños sueñan con tener una mascota para jugar, pero son varios puntos que se deben considerar.

Muchos pequeños nacen con ciertas alergias, entre las que se encuentran las reacciones al pelo de algunas mascotas. Así que deberás analizar muy bien que ninguno de los integrantes de la familia sufra por el simple hecho de querer tener un perro en casa.

Otra realidad que une a los más pequeños con los perros, es la responsabilidad. Un perro en casa puede ser una buena manera de hacerles entender a los niños la responsabilidad que conlleva el cuidado de un ser vivo indefenso que dependerá de ellos. Desde el cuidado y aseo, la alimentación cuando corresponda, y hasta pasearlos.

Los niños pueden ser una gran ayuda llegado el momento de comprar un perro, ya que ellos muchas veces son capaces de comprender las necesidades de la nueva mascota y compartir posteriormente las diferentes tareas de cuidado y crianza con sus padres.



Deja un comentario

COMPARTIR