Inicio  >  Blog  >  Actualidad
Convivencia entre niños y perros.
31 May

Convivencia entre niños y perros.

En la convivencia entre niños y perros hay algunos factores a tener en cuenta para que se dé de forma positiva desde el primer momento.

Índice

CONVIVENCIA ENTRE NIÑOS Y PERROS

En el post de hoy nos gustaría hablarte de la convivencia entre niños y perros.

Y es que convivir con un animal es lo mejor que le puede pasar a un niño.

Por un lado, es un compañero incansable de aventuras, juegos y, sobre todo, muchísimo amor, que le ofrecerá a tus hijos experiencias increíbles e inolvidables.

Por otro, la convivencia con un perro promueve valores como el respeto, la empatía y la responsabilidad desde edades muy tempranas.

Aun así, en la convivencia entre niños y perros hay algunos factores a tener muy en cuenta para que se dé de forma positiva desde el primer momento y evitar, así, que aparezcan miedos o problemas de conducta por parte de nuestro amigo peludo más leal.

¡Vamos a verlos!

BENEFICIOS DE CONVIVIR CON UN PERRO

Es muy importante que los niños aprendan y entiendan cómo cuidar y respetar a los animales desde la más tierna infancia.

Antes de meternos en materia, no podemos dejar de contarte todos los beneficios que tiene la convivencia con un perro para los niños, porque ¡son muchos!

Por un lado, los niños que conviven con perros se muestran más sociables y comunicativos, más seguros de sí mismos y en las relaciones con los demás.

A nivel fisiológico, según algunos estudios como el de Cincinnati Childhood Allergy & Air Pollution Study, convivir con un perro refuerza el sistema inmunológico del niño y le hace menos propenso a desarrollar futuras alergias.

Por otro lado, está demostrado que reduce los niveles de estrés y ansiedad, ayuda contra el sedentarismo y la obesidad e incrementa enormemente la autoestima.

¡Los perros son generadores de felicidad!

Siempre felices de verte, siempre disponibles para ti, deseando que llegues y que estés con ellos.

EL PRIMER CONTACTO IMPORTA, ¡Y MUCHO!

Si tienes un perro y llega un bebé a casa, así como si es el perro el que llega posteriormente, el primer contacto es muy importante.

La clave es mantener la calma y que todo suceda de forma tranquila y natural.

En el primer caso, cuando nazca el bebé, evita dejar a tu peludo mucho tiempo solo en casa. Lleva ropa y pañales del pequeño, déjale que los huela y prémialo si está tranquilo.

Antes de que llegue el bebé a casa, ¡sácalo a pasear para que libere tensiones!

A la vuelta, sería ideal que la madre (que llevará varios día sin ver a su amigo peludo) le salude amorosamente sin el bebé.

Posteriormente, se le permitirá el acercamiento al recién nacido. El primer contacto debe ser positivo y la conducta de tu perro, relajada.

En el caso de que sea el perro el que llegue posteriormente a la familia, es básico dejar que se habitúe a su nuevo hogar. Necesita un tiempo de adaptación en el que debemos dejarle tranquilo.

Además, sería ideal que tuviera un lugar de la casa para él, donde encontrara seguridad, relajación, comida y agua fresca.

Es importante tener paciencia en su adaptación. No forcéis la interacción. ¡Ya jugará con vuestros niños más adelante!

Paciencia, tranquilidad, consistencia y, sobre todo, ¡mucho cariño!

NUNCA DEJES SOLOS AL PERRO Y AL NIÑO

Las interacciones entre niños y perros siempre deben estar supervisadas.

Por mucho que confíes en tu perro, este punto es de vital importancia.

Los niños, en general, no saben cómo tratar a los perros y, muchas veces, les tratan como a otros niños, se tiran encima de ellos, corretean para perseguirlos, les tiran juguetes, etc.

Es muy importante que la interacción niño-perro se de en base a unas normas básicas de respeto mutuo y seguridad, en las que se le enseñe al niño cómo tratar al perro para que este no sienta miedo ni incomodidad hasta el punto de llegar a querer defenderse.

Estas normas básicas podrían ser las siguientes:

  • No molestar al perro mientras come o descansa.
  • No hacerle daño (no tirarle del rabo, ni de las orejas, ni de los pelos, ni pegarle, aunque sea jugando).
  • No perseguir al perro, ni arrinconarle (si el perro se quiere ir, hay que dejarlo ir).
  • Hacer sentir mal al perro no es un juego (no se le quitan los juguetes, ni se le enseña comida para hacerle de rabiar, etc.)

Desde luego, los niños aprenden a través del ejemplo y su mejor ejemplo eres tú.

Si quieres que tus hijos tengan una relación segura con el perro, muéstrales cómo se hace.

OBSERVA EL LENGUAJE CORPORAL DE TU PERRO

Como ya hemos dicho en artículos anteriores, conocer el lenguaje de tu perro es muy importante para que la convivencia sea feliz y armoniosa para toda la familia.

Si en algún momento ves que tu amigo peludo se pone tenso, olfatea el suelo, está nervioso, jadea o bosteza, pone el rabo entre las patas o lo tensa, echa para atrás las orejas, gruñe, enseña los dientes, etc. debes interrumpir inmediatamente la interacción entre tu perro y el niño.

Puedes acompañarlo de un “no” rotundo y contundente, pero no regañes a tu perro, sólo está avisando de que algo no le está gustando.

Los perros, antes de morder, siempre dan advertencias como estas, nunca muerden de repente.

Mantente siempre alerta.

Todos estos puntos deben tenerse siempre en cuenta, incluso con los perros que han vivido con nosotros mucho tiempo y que nunca han tenido ningún problema con los niños.

Como nos pasa a las personas, podrían tener un mal día, estar nerviosos o que les duela algo y no lo sepamos.

Todo esto los llevaría a reaccionar mal.

Los dolores o enfermedades pueden afectar mucho a la conducta de los perros.

CONSULTA A UN PROFESIONAL

Si detectas algún problema de comportamiento en tu perro, te aconsejamos que consultes con un profesional experto en comportamiento canino.

Estos profesionales, llamados etólogos, son expertos en el comportamiento animal y conocen como nadie las pautas de comportamiento.

Ellos determinarán, en base a la observación y recopilación de datos, por qué tu perro se está comportando así, y te darán las soluciones y medidas que crean oportunas.

También te recomendamos que veas a un educador canino, ¡aunque todo vaya bien!

Te guiará para entender mejor a tu perro, lo que hará que vuestro vínculo, sin duda, se fortalezca y puedas ayudarle mejor con la llegada de un niño a casa.

En el portal de GlobalMascota encontrarás una gran variedad de educadores caninos. Además, podrás elegir el que mejor se adapte a tus necesidades y ¡cerca de la zona donde vives!

También disponemos de un listado de protectoras donde podrás adoptar al que, seguro, se convierte en el compañero más leal de tus hijos.

 

Esperamos que toda esta información te haya sido de mucha utilidad.

No te pierdas ningún detalle de todas las noticias referentes al mundo animal en nuestras redes sociales, Facebook, Instagram y Twitter.



Deja un comentario

COMPARTIR