Inicio  >  Blog  >  Actualidad
¿Cómo se quita la alergia a los gatos?
12 Ene

¿Cómo se quita la alergia a los gatos?

¿Tu gato sufre de alergia? ▷ Si quieres acabar de una vez con esta molestia entra en este post

Índice

Cuando tienes alergia a los gatos es porque tu cuerpo reacciona a sustancias específicas que éstos producen, como la saliva o las escamas de piel (llamadas caspa u orina). Estas sustancias que provocan esas reacciones se denominan alérgenos.

Esto puede causar varios síntomas que van desde problemas respiratorios leves, hasta un síndrome potencialmente mortal llamado anafilaxia. Es por esto que, a pesar de ser unas de las alergias más comunes, debes estar pendiente y tratártelas para evitar que pase a mayores.

Síntomas: ¿cómo reconocer una alergia a los gatos?

Los síntomas de la alergia a los gatos son difíciles de pasar por alto:

  • Ataque de asma en personas asmáticas.
  • Síntomas respiratorios como tos, estornudos o congestión nasal.
  • Ojos irritados o rojos.
  • Picor en la piel.
  • Erupción en las áreas del cuerpo que han estado en contacto con alérgenos.

Es posible que tengas algunos de estos o todos, y pueden surgir gradualmente, aparecer y desaparecer, o volverse casi constantes si estás cerca de los felinos todo el tiempo.

Por supuesto, algunos de estos también son síntomas de otro tipo de alergias. Por lo tanto, el primer paso es obtener una prueba de tu médico de cabecera.

Los síntomas varían según la proteína a la que una persona sea alérgica y la exposición a esta. Por ejemplo, pequeños alérgenos de los gatos pueden aterrizar en la nariz o los ojos de una persona y causar ardor o picazón.

gatos-problemas-alergia.jpg

Además, una persona alérgica puede seguir teniendo síntomas incluso después de que el gato ya no esté presente. Eso sucede porque la caspa y otros alérgenos pueden caer sobre muebles y alfombras, permanecer en la ropa sin lavar y permanecer en la ropa de cama.

En muy raras ocasiones puede desarrollarse una reacción grave llamada anafilaxia. Esta dificulta la respiración, puede reducir la presión arterial a niveles peligrosos y puede provocar un shock en el cuerpo.

Es por esto que si tienes muchas dificultades para respirar o sientes que te estás ahogando después del contacto con un felino, debes buscar atención de emergencia inmediata. La anafilaxia es una reacción potencialmente mortal.

Síntomas en recién nacidos

Si quieres saber si tu bebé puede ser potencialmente alérgico a los gatos, debes ser muy observador, ya que como ellos no pueden hablar sobre sus síntomas y pueden pasar desapercibidos.

Algunos de ellos son:

  • Enferman a menudo.
  • Tienen dificultad para dormir.
  • Problemas respiratorios.
  • Erupciones.
  • Síntomas respiratorios inusuales.

Causas

No es necesario tener un contacto cercano con el animal para desarrollar síntomas alérgicos. La caspa puede estar presente en lugares públicos, incluso donde no hay felinos, porque puede llevarse en la ropa de las personas que son dueñas de uno.

Algunas personas pueden tener los efectos después de entrar en contacto con una tela, como una manta o ropa que ha sido tocada por un felino. Incluso puede desarrollar síntomas por respirar aire en un área donde vive uno.

Las reacciones son provocadas por la saliva, orina o caspa de los gatos.

Esta última son las diminutas partículas de piel que están cargadas de proteínas y otras moléculas que flotan en el aire y provocan una reacción alérgica al engañar a tu sistema inmunológico y haciendo que reaccione de forma exagerada.

Si bien la mayoría de las personas tiende a creer que el pelaje es el culpable, en realidad es solo que los más peludos tienden a tener más caspa alérgica. Esto se debe a que usan su propia saliva para acicalarse y limpiarse, y las proteínas que pasan de la lengua mientras se acicalan pueden propagar el alérgeno si está presente en su saliva.

Alérgenos que desencadenan la reacción

Los alérgenos son sustancias inofensivas que desencadenan una reacción alérgica. Varias proteínas que producen los felinos, incluidas Fel d 1, Fel d 4 y la albúmina, se han identificado como alérgenos de gatos.

Estos provocan una reacción inmune rápida mediada por un anticuerpo llamado IgE. El IgE activa rápidamente una respuesta inflamatoria que produce los síntomas que se han mencionado anteriormente.

Los alérgenos se producen en grandes cantidades y son muy potentes. Además, están parcialmente bajo control hormonal. Son más prominentes en los machos no castrados. No obstante, las hembras y machos castrados todavía producen un alérgeno significativo y las personas con alergias suelen experimentar síntomas a su alrededor.

Tratamiento

Desafortunadamente, no existe una cura total para este problema, solo tratamientos que pueden frenar los síntomas, pero no hay hasta el momento nada que los elimine por completo.

La única forma es evitar convivir con gatos. Sin embargo, si vives con uno, es entendible que no quieras separarte de tu compañero.

Es por esto que tu médico de cabecera te recomendará qué es lo mejor según tu caso y la gravedad del mismo. No obstante, te damos algunas recomendaciones generales.

La inmunoterapia es una opción. Esto implica recibir dos inyecciones a la semana durante 6 meses, y después una cada mes durante los próximos años. Puede funcionar o no, según el paciente.

También se puede comprar con o sin receta (según el tipo de medicamento) antihistamínicos, descongestionantes, gotas para los ojos o inhaladores. No tratan la alergia como tal, pero pueden reducir los síntomas.

Otras opciones que también pueden ayudar a reducir este problema:

  • Asegurarse de que el gato esté castrado.
  • Bañarlo al menos una o dos veces por semana.
  • Limpiarlo con un paño húmedo o una toalla de mano todos los días.
  • Mantenerlo alejado del dormitorio y de la puerta del dormitorio.
  • Mantenerlo alejado de las rejillas de ventilación del dormitorio.
  • Hacer que se quede afuera, en el garaje o en una parte de la casa con suelos sin alfombra.
  • Aspirar con frecuencia con una aspiradora equipada con aire de partículas de alta eficiencia (HEPA).
  • Usar un filtro de aire HEPA para usar en el dormitorio o en otras partes de la casa (es mejor mantener el filtro HEPA fuera del suelo para evitar levantar más polvo).
  • Seguir las precauciones para evitar los ácaros del polvo doméstico.
  • No abrazar ni besar a tu mascota, ya que este contacto puede empeorar los síntomas y el cuadro alérgico.
  • Estar atento a los visitantes en tu hogar que sean dueños de felinos, ya que el pelaje que estos dejan en su ropa pueden afectar a una persona alérgica.
  • En el caso de niños no alérgicos, la exposición a mascotas puede reducir las posibilidades de que en un futuro sufra de reacciones a los alérgenos que estos producen.

Vivir con alergia a los gatos requerirá algunos cambios adicionales en el hogar.

  • Debes hacer todo lo que puedas para reducir el desprendimiento de pelo en la casa. Así que indícale a tus familiares no alérgicos que cepillen al gato con regularidad y que lo hagan al aire libre. Si tienes que hacerlo por ti mismo, usa guantes.
  • Prohíbe que tu mascota salte sobre los muebles (es posible que desees proporcionarle una nueva cama solo para gatos) y retirar las alfombras y otros tapizados cuando sea posible.
  • Las alfombras pueden volverse 100 veces más alergénicas que los suelos de madera. Aspirar no siempre ayuda, ya que muchas máquinas tienden a soplar partículas de caspa en el aire.
  • Usa una aspiradora con un filtro de detención de partículas de alta eficiencia si es posible y mantén las ventanas abiertas.
  • Otra opción es que utilices alguna loción especial para reducir los efectos de los alérgenos. Estas lociones limpian e hidratan el pelaje, bloqueando las sustancias que causan las reacciones alérgicas.
  • Es importante también lavar con regularidad la cama del felino.

Si las medidas anteriores no ayudan a reducir los síntomas, lamentablemente es posible que no puedas seguir conviviendo con tus felinos. Esto es de especial relevancia si tú o alguien en tu hogar tiene asma no controlada.

gato-alergia.jpg

¿Tener un gato de pelo corto puede solucionar el problema?

Existe la creencia de que un gato de pelo corto puede causar menos reacciones a los alérgenos, pero no es así necesariamente. Hay incluso gatos de pelaje largo que pueden ocasionar menos síntomas.

Limpieza de las superficies

Es importante eliminar la mayor cantidad de caspa posible de todas las superficies a la vista. La mejor manera de abordar esto es con un trapo con jabón o con un limpiador y una toalla natural para todo uso.

Las encimeras, las paredes, las puertas y los gabinetes son áreas que se convierten en los mejores lugares para la caspa, por lo que una limpieza rápida es extremadamente útil para mantener tu hogar lo más libre de alérgenos posible.

Limpiar la caja de arena

En la orina también pueden estar presentes alérgenos, y en las cajas de arenas se producen olores desagradables que pueden desencadenar síntomas como ardor y enrojecimiento en los ojos. Es por esto que es necesario que hagas una limpieza profunda de la caja de arena.

Las personas con asma tienen un riesgo especial de desarrollar reacciones. Evita la acumulación de olores con las siguientes tácticas:

Haz un mantenimiento con regularidad

El amoníaco se acumula con el tiempo y cuanto más concentrado se vuelve, más fuerte huele y es más probable que cause síntomas físicos desagradables.

Saca las heces al menos una vez al día y cambia la arena cada 5 días. Antes de cambiar la arena, evita la inhalación de polvo rociándola con agua y usa una máscara y guantes antialérgicos para minimizar la exposición.

Cambia el tipo de arena

En lugar de usar arena estándar, que tiende a producir polvo y puede contener fragancias que causan reacciones alérgicas, prueba una variedad hipoalergénica, como una hecha de aserrín de pino o cedro, que son materiales absorbentes que neutralizan el amoníaco.

Mantén la caja de arena en un área bien ventilada

Colocar la caja en un lugar donde puedan disiparse los olores del amoníaco ayuda a mantener el aire limpio.

Cultivar plantas de interior para limpiar el aire

Si puedes evitar que tus felinos jueguen con ellas, las plantas de interior son otra gran opción para limpiar el aire de muchos olores y alérgenos.

De hecho, se descubrió por una investigación que las plantas de interior son los filtros más rápidos y eficientes de contaminantes del aire comunes como el amoníaco.

Aunque, si bien las plantas de interior son una excelente manera de mejorar la calidad del aire interior, un purificador de aire con filtro HEPA sigue siendo la opción más eficaz en la lucha contra los contaminantes del aire.

Pero, en caso de que no puedas adquirir uno, las plantas son una gran alternativa.

Cambia el filtro del aire acondicionado

Donde hay animales, deben reemplazarse regularmente los filtros de aire. Este es el paso final y más simple para mantener el hogar lo más libre de caspa.

Dado que esta comúnmente se transmite por el aire, a menudo tendrá presencia dentro de sus conductos de aire, lo que hará que el sistema redistribuya las partículas de regreso al aire en tu casa.

La única forma de romper este ciclo, es usar un filtro de aire de alta calidad que atrape pequeñas partículas.

Uno que tenga al menos la clasificación MERV 11 debe ser un elemento básico en el hogar de todos los dueños de mascotas y personas alérgicas.

Recomendamos reemplazar el filtro cada 3 meses como mínimo para asegurarte de que esté funcionando con la máxima eficiencia.

Si tienes más de una mascota, es probable que cambiarlo cada 1 o 2 meses sea lo mejor para conseguir la necesaria calidad del aire en el hogar.

¿Puedo vivir con mi gato si soy alérgico?

No hay una respuesta definitiva para esto. Todo va a depender de lo graves que sean los síntomas que experimentas. Por lo general, la forma más fácil es evitar los hogares con gatos o, si viven contigo, reubicarlos en otros hogares.

Sin embargo, si tu sintomatología no es tan grave, es posible que puedas convivir con gatos. Hacerlo requiere una combinación de tratamiento de alergias y un manejo diligente del pelo y otras partículas que hemos mencionado antes.

Saber qué proteínas específicas causan la reacción puede ayudarte a decidir cuál es la mejor manera de controlar los síntomas. Es por esto que es indispensable que te hagan un chequeo médico y realicen exámenes.

Las personas con antecedentes de reacciones anafilácticas o ataques de asma graves en respuesta a los felinos, no deben vivir ni estar cerca de estos, ya que su vida puede estar en peligro.

Existen ciertas razas clasificadas como hipoalergénicas, pero incluso es posible que se desencadenen reacciones alérgicas, por lo que esto lamentablemente tampoco funciona del todo.

Ten en cuenta que si bien puedes ser alérgico a un gato, no necesariamente tiene porqué ser a todos. Además, estos no son los únicos animales que pueden provocarla, también por los perros, conejos, pájaros, etc también pueden hacerlo.

Los investigadores continúan explorando formas de hacer que los felinos sean menos alergénicos, incluidas las vacunas y ciertas dietas, pero hasta la fecha, estos no han demostrado ser efectivos.


Aquí tienes nuestra mejor selección de Gatos

OFERTA
OFERTA
Effipro spray 250ml virbac
18,99€ 25,32€

Deja un comentario

COMPARTIR