Inicio  >  Blog  >  Actualidad
¿Cómo se comportan los gatos con una mujer embarazada?
20 Jul

¿Cómo se comportan los gatos con una mujer embarazada?

Índice

Aunque no está científicamente comprobado, los gatos son capaces de sentir el embarazo en una mujer. Se cree que detectan esos cambios al notar cambios en el cuerpo como la temperatura, hábitos, movimientos y comportamientos durante la gestación.

Al momento de tener un gato en la familia y enterarse de la llegada de un nuevo integrante, se recomienda prepararse y preparar a tu mascota. De no hacerlo a tiempo, ellos se podrían sentir desplazados, estresados y cambiar su manera de actuar dentro del hogar solo para llamar tu atención o la de su dueña.

Para que conozcas toda la información relacionada sobre este tema y sepas cómo actuar ante esta situación hemos preparado esta publicación. A continuación, ¡vamos a repasarla!

¿Cuáles son los cambios que perciben los felinos en una mujer embarazada?

Como se mencionó, ellos perciben cambios en el cuerpo de la mujer que a veces ella misma desconoce quizá por estar sumergida en otras actividades. A continuación, una lista con lo que observan los mininos:

Cambios químicos

Hay que destacar que en el período de gestación se producen gran cantidad de cambios, especialmente en la concentración de hormonas. Entre las más comunes se aprecia un aumento de progesterona, gonadotropina coriónica humana y estrógeno, hormonas que alteran el olor personal de la mujer.

Los felinos, al tener un excelente y muy refinado sentido del olfato son capaces de percibir estos cambios incluso antes que la mujer se haga un test o prueba de embarazo.

Temperatura

Cuando una mujer está embarazada el flujo sanguíneo es más alto, y se estimula el metabolismo en un 20%. Al producirse este cambio la temperatura corporal se eleva, y es esta otra de las razones por la que los gatos perciben el embarazo.

La temperatura de los gatos es más alta que la de los seres humanos, al notar esta pequeña variación en su dueña buscando la manera de acurrucarse más a ella. También pueden frotarse más su cuerpo con el de la mujer, sentarse y/o apoyar sus patas en su barriga, o simplemente acostarse cerca de ella para sentir su calor corporal.

Otros cambios que perciben

Después de conocer esta información seguramente te preguntarás, ¿qué más notan? La respuesta es sencilla, ellos visualizan  más cosas de lo que un ser humano cree. En ese sentido son capaces de percibir lo siguiente:

  • Cambios en los hábitos de su dueña o de la mujer embarazada con la que vive.
  • Notan cuándo tienen una nueva manera de sentarse o acostarse.
  • Detectan cambios en el comportamiento o rutina diaria. Es decir, pueden darse cuenta si la mujer está más cansada, si pasa más tiempo en el sofá, e incluso notan cuando ellas reciben más atención de su pareja o familia.
  • Y como se explicó, los cambios químicos del cuerpo.
  • Por no comunicarse ni hablar como las personas, ellos son expertos en el lenguaje corporal. De esa manera notarán que existen diferencias en los movimientos que realizan las embarazadas, algo que para ellos resultará simplemente extraño.

6827.jpg

Comportamiento de los gatos durante el embarazo

A pesar de mantener patrones similares, al igual que los seres humanos, todos los mininos son distintos. Es increíble pero cada uno tiene un comportamiento, actitud y personalidad diferente.

Al saber que alguien dentro de su hogar o su dueña está en período de gestación, este tipo de mascota puede actuar de la siguiente manera:

  • Por un lado están aquellos que mantienen la distancia, pasan a ser más independientes y hasta podrían escaparse por uno o varios días.
  • Otros simplemente optan por lamerlas o sobar más la barriga para demostrarle su cariño. También se les eriza más la piel cuando alguna persona o mascota se aproxima a la futura madre.
  • Y por último, hay que destacar el caso de los que aumentan más su cariño hacia las embarazadas. Son más cariñosos, más leales, se aproximan más a ellas y les colocan las patas sobre el vientre para sentir más su calor.

Recomendaciones al tener un gato viviendo con o junto a una embarazada

Los gatos, al ser domesticados, pueden apegarse mucho a sus dueños. Al notar un cambio como la llegada de un nuevo miembro a la familia puede afectar su comportamiento en cierto modo.

Si te encuentras en esta situación o quieres tener información al respecto con anticipación, te damos las siguientes recomendaciones:

  • No lo descuides. Bríndale la misma atención y demuéstrale todo el amor que sientes hacia tu mascota para evitar que se vuelvan agresivos o se comporten de la mala manera.
  • Mantén la misma rutina. Es decir, si diariamente invertías una hora para los juegos o tenías una hora específica para alimentarlo, no la cambies para evitar cambios en su comportamiento. Esto aplica incluso para cuando el bebé ya se encuentre en casa.
  • Tener un bebé puede ser abrumador los primeros meses por tratarse de una etapa de cambios, de adaptación. No te sientas mal, pide a tus amigos o familiares que te ayuden a mantener la rutina con tu gato si llegas a sentir que no puedes con todo en el hogar.
  • A pesar de tus esfuerzos, puede que tu mascota no se adapte a la idea de tener a un nuevo miembro en la familia. Incluso, puede sentirse tan desplazado que su comportamiento podría ser muy malo. De ser así, es importante solicitar ayuda profesional a un veterinario o adiestrador, ellos sabrán cómo prepararlo para la llegada del bebé.

Toxoplasmosis

La toxoplasmosis es una infección ocasionada por un parásito llamado Toxoplasma gondii, que puede afectar tanto a las personas, aves y animales (entre ellos los felinos).

Síntomas

Los síntomas pueden pasar desapercibidos tanto en los animales infectados como en los humanos. En el caso de las personas, los adultos no suelen presentar malestares más allá de fiebre y dolor muscular. Sin embargo, cuando una mujer se encuentra embarazada, el feto puede llegar a desarrollar deficiencia en la vista o tener algún tipo de daño cerebral.

En este punto, es fundamental aclarar que el gato contrae la enfermedad al comer carne cruda que esté infectada con el parásito. Como se multiplica en el intestino se encuentra en las heces, de allí que pueda contaminar la tierra y a su vez las frutas, verduras y hortalizas que se cultiven en ellas.

¿Cómo prevenirla?

Para las embarazadas, o personas en general, la prevención se realiza de la siguiente manera:

  • No consumir carne cruda o contaminada. En caso de querer comerla, la misma debe cocinarse en altas temperaturas entre los 70 y 80 grados centígrados.
  • Utilizar guantes al manipular carne. Lavarse muy bien las manos con agua caliente y jabón.
  • Mantener siempre limpios los utensilios de la cocina.
  • Evitar consumir embutidos y carnes curadas, allí también puede encontrarse el parásito.
  • Congelar las carnes o embutidos en bajas temperaturas destruye los ooquistes del parásito.
  • Utilizar guantes al manipular la tierra, incluso en el campo, huerto o jardín.
  • Lavar muy bien todas las verduras y hortalizas antes de consumirlas. De igual manera, lavarse bien las manos con jabón y agua caliente.
  • Los guantes también se recomiendan al momento de limpiar las heces del gato, así como el lavado de manos previamente explicado.
  • Realizar constantemente el chequeo del minino que tengan como mascota en casa. Llevarlo al veterinario para saber si tiene el parásito. Recordar que si el minino lo tiene, el médico le recetará un desparasitante.

En resumen, aplicar las siguientes recomendaciones:

  • Evitar tener contacto con felinos infectados o desconocidos.
  • En caso de tener un gato, evitar que deambule por las calles o pase mucho tiempo solo en casa o en el jardín. Esta recomendación es para que tenga menos posibilidades de comerse algún animal infectado, sea ave o ratón.
  • Evitar la manipulación de sus heces o la tierra en la que defecan. En caso de tener que realizar esa limpieza, utilizar siempre guantes y lavarse muy bien las manos después.
  • Por último, una vez más que no todos estos animales son portadores. Así que si tienes uno en casa no debes deshacerte de ellos, bastará con aplicar normativas para que siempre se encuentre sano por la salud de ellos y la tuya en general.

Mitos sobre los gatos y la toxoplasmosis

Los gatos son uno de los animales que pueden convertirse en un gran aliado y compañía para las personas en el hogar. No obstante, por años han girado demasiados mitos alrededor de ello.  A veces son tantos que a veces suelen cohibirse al momento d tenerlos como mascotas especialmente si una pareja va a tener un bebé.

El temor que pueden sentir gira en torno a la toxoplasmosis, que por ser a veces asintomática para los felinos, la transmiten con facilidad. La Asociación Promiau reveló que un 13? los gatos en España son abandonados por temor a adquirir esta enfermedad antes o durante el embarazo.

Si estás pensando en esto, antes de tomar una decisión es recomendable mantenerse bien informado sobre el tema. Por tal motivo, te mencionaremos varios mitos relacionados con el gato y esta enfermedad aquí:

Mito 1: todos los gatos son portadores

Las personas tienden a generalizar que todos tienen la enfermedad, pero realmente son algunos los que la contraen. Este es el primer mito, y uno de los más frecuentes.

En cuanto a los riesgos cuando hay una mujer embarazada, sí es delicado el tema porque el daño al feto puede ser en el cerebro y en la vista. Por esta razón es fundamental asegurarse que el gato esté sano cuando se enteren de la llegada de un nuevo miembro a la familia.

En resumen, hay que considerar lo siguiente:

  • La enfermedad no la tienen todos los gatos.
  • Ellos la contraen al comer carne cruda o embutidos, también cuando comen algún animal como ratón o pájaro que tenga ese parásito.
  • La enfermedad es infecciosa y se transmite con facilidad, pero no cuando se acaricia a un minino.
  • No se encuentra en el pelaje, por lo que no hay riesgos de adquirirla al acariciar a este animal.
  • Por tratarse de un parásito se encuentra en las heces de los gatos y en agua contaminada.
  • Asistir al veterinario para realizar los exámenes a nuestra mascota para saber si tiene o no el parásito que causa la enfermedad.

Mito 2: tener un gato significa padecer toxoplasmosis

Muchas personas piensan que al tener un felino en casa tienen más posibilidades de contagiarse con toxoplasmosis. No obstante, los riesgos de padecer este tipo de patología no son altos, así que no hay problema en que decidas tener uno.

Por desconocimiento del tema, puede que algunas mujeres y hombres hayan tenido previamente la enfermedad y la confundieron con otra porque los síntomas son solo fiebre y malestar general. en ese sentido, los médicos afirman que quizá hayan creído tener una simple gripe o resfriado común. En esos casos, las mujeres previamente infectadas desarrollan anticuerpos que son los mismos que la protegerán ante futuras infecciones de este tipo.

Un representante del Grupo de Especialidad de Medicina Felina de la Asociación de Veterinarios Españoles Especialistas en Pequeños Animales (AVEPA) aseguró lo siguiente: “En estos casos no se produce el contagio de la madre al bebé, ya que su inmunidad la protege frente a nuevas infecciones”.

Mito 3: puedes contagiarte al tocar las heces del felino infectado

En cuanto a este mito, diversos estudios han demostrado que son mínimas las probabilidades de que los seres humanos se contagien con las heces del felino infectado. De hecho, son más altas al comer carne cruda o poco cocidas, también si consumen vegetales u hortalizas contaminados y que no han sido bien lavados.

Así que no te deshagas de tu mascota al enterarte de estar esperando un bebé. Recuerda que muchos veterinarios están en contactos con felinos infectados durante su gestación, y aún así no se enferman.

Para el nuevo miembro de tu familia será realmente beneficioso contar con una mascota que ha formado parte de tu vida, y para tu pequeño o gran felino será grato vivir esta etapa contigo. También debes saber que si te separas de ellos al estar en gestación, puedes alterar su bienestar psicológico.



Deja un comentario

COMPARTIR