Inicio  >  Blog  >  Actualidad
¿Cómo saber si una perra está embarazada síntomas?
04 Feb

¿Cómo saber si una perra está embarazada síntomas?

¿No sabes si tu perra está embarazada? ▷ Te vamos a enseñar trucos de como dectetarlo. ♥ Entra en Global Mascota y aprende más sobre tu compañero.

Índice

Aunque pueden existir síntomas en común, el embarazo en los animales es diferente. En el caso de las perras, puede pasar desapercibido durante las primeras semanas de gestación.

Probablemente tu mascota podrá salir adelante sola con el parto, pero es fundamental que estés alerta a los síntomas y que tengas toda la información sobre el tema para que puedas ayudarla si llegara a necesitar tu ayuda.

¿Tienes una perra en casa y no sabes si está embarazada? Encuentra todos esos datos y muchos más en esta guía

Gestación de los perros: ¿Cómo es?

La gestación canina, a diferencia del que experimentan los humanos, es mucho más intenso porque dura menos semanas. Es decir, mientras las mujeres tienen 9 meses para que su cuerpo experimente todos estos cambios hormonales y reciban a sus hijos, en las perras suele durar entre 58 y  65 días.

Cada 8 meses, tu mascota entrará en celo y es precisamente durante ese período de tiempo cuando puede quedar embarazada. No obstante, la fertilidad tiene una duración aproximada de 3 semanas a partir del momento en que entra en celo.

Los cambios físicos casi siempre pasan desapercibidos, por lo que muchas veces los dueños se dan cuenta que la perra está embarazada cuando está terminando el período de gestación. Como no existen test o pruebas de embarazo para perros en todos los países, es muy importante que estés atento a los síntomas o señales que te indicarán que se encuentra esperando una camada.

perra-con-cachorros.jpg

Cambios que experimenta una perra durante la gestación

El vientre abultado es uno de los síntomas más comunes, pero también pueden notarse otros tipos de cambios físicos, psicológicos o en su comportamiento durante todo el proceso. A continuación, descubre cuáles son esos cambios internos y externos que presentará tu mascota:

Cambios físicos

Para poder saber que tu perra está embarazada, tienes que prestar atención a los siguientes cambios físicos, los cuales casi siempre se notan a partir del segundo mes de gestación:

  • Vientre abultado: Es quizá el más evidente porque los fetos van creciendo en su interior. Por eso, su vientre irá aumentando progresivamente de tamaño. Como se nota a partir del segundo mes de embarazo, lo más seguro es que de todos los cambios, éste sea el último que percibas.
  • Mamas inflamadas: Se puede detectar incluso en los primeros días de la gestación canina. Las mamas comienzan a hincharse levemente en las primeras semanas hasta estar mucho más abultadas. No siempre este cambio corresponde a la llegada real de una camada porque la perra pudiera estar presentando un embarazo psicológico.
  • Color de los pezones: Además de la hinchazón de las mamas, un cambio de color también puede servir para detectar si está preparándose para la llegada de sus cachorros. El color cambia a un tono más rosado, por lo que es una pista excelente para saber qué le está ocurriendo.
  • Derrame de sustancia vaginal: Este líquido es creado por el cuerpo con la intención de formar un tapón de mucosa que proteja a los fetos antes de dar a luz. Así que si observas que lo expulsa en algún momento, no te asustes. A veces el color es rosado, pero casi siempre es transparente.
  • Más ganas de orinar: Al igual que en las mujeres, este tipo de cambio es completamente normal porque la vejiga va a tener menos espacio para almacenar los líquidos. Así que orinará más veces que de costumbre.

Cambios en su comportamiento

El comportamiento de las perras puede cambiar durante la gestación y estas son las señales en las que más debes fijarte:

  • Más sueño: Cuando está en la dulce espera de una camada, es normal que quiera dormir más horas. La razón por la que esto ocurre es que está experimentando muchos cambios hormonales y físicos en su cuerpo, por lo que es normal que se sienta agotada y quiera pasar más tiempo dormida que despierta.
  • Inestabilidad emocional: Los cambios emocionales son igual de comunes, por lo que durante la gestación pueden experimentar emociones al extremo. Por ejemplo. mucha apatía o demasiado entusiasmo. Todo dependerá de la manera en cómo te relaciones con tu mascota.
  • Aislamiento: Sí, durante este período es muy normal que quiera mantenerse alejada de otros perros, especialmente si viven con ella en la misma casa. Es decir, va a preferir estar aislada en un sitio tranquilo y no va a querer jugar como de costumbre con sus compañeros ni con las personas a su alrededor.
  • Ausencia o incremento del apetito: En los primeros días, es normal que tenga muy pocas ganas de comer, pero a medida que vayan pasando las semanas se va a notar un incremento. Con este tema hay que estar muy atentos en ofrecerle lo que más le guste y mantenerla hidratada.

¿Cuáles son los síntomas de una perra embarazada?

Después de conocer todos los cambios que experimenta una perra durante la gestación, lo siguiente que debes saber son los síntomas. De acuerdo al mes de embarazo, se clasifican de la siguiente manera:

Síntomas durante el primer mes

Durante el primer mes, los síntomas pueden pasar desapercibidos, al menos durante las primeras semanas. Cuando superan esa etapa, en el primer mes comienzan a experimentar los siguientes síntomas:

  • Aumento leve de la zona abdominal.
  • Mamas inflamadas.
  • Descargas vaginales.
  • Incluso, si se palpa con cuidado su barriga podrían sentirse un poco los cachorros a medida que avanza la gestación.

Síntomas a partir de los 50 días

Más adelante, cuando llega o supera los 50 días de gestación, el parto está cada vez más cerca. Por un lado, hay un grupo que puede parir a partir de los 58 días y otro que lo hace después de los 60 días.

En esta etapa, seguramente ya sabrás lo que ocurre con su mascota. Ofrécele toda la atención, ayuda y apoyo emocional que tanto necesita. Estos son algunos de los cambios que notarás:

  • Tendrá el vientre más abultado. Dependiendo de la cantidad de cachorros que vengan en camino podría tocar el suelo.
  • Se notarán más los movimientos de los cachorros al palpar la barriga, percibiéndose que ya tienen más definido su cuerpo.
  • Comenzará la producción de leche. En esta etapa podría tener pequeñas pérdidas de leche o los pezones húmedos.
  • Posiblemente haya formado su nido. 

Síntomas antes del parto

Antes del parto, quizá 12 horas antes del alumbramiento, las perras pueden experimentar un cambio en su temperatura corporal. Asimismo, observarás los siguientes síntomas:

  • Estará más nerviosa e inquieta.
  • Perderá el apetito.
  • Se lamerá, de manera excesiva, la zona vaginal.
  • Expulsará el tapón mucoso.
  • Comentará a tener las contracciones.

En cuanto a la duración del parto, puede ser más o menos largo dependiendo de la cantidad de cachorros que vengan en camino.

¿Qué hacer ante la sospecha del embarazo en tu mascota?

Existen muchas maneras de saber que tu fiel amiga está en la dulce espera de una camada, como prestando atención a los cambios o síntomas mencionados. No obstante, la mejor opción es acudir al veterinario porque solamente ellos cuentan con la tecnología necesaria y las pruebas para saber que todo está bien.

Pruebas médicas

En el centro de atención, el veterinario le realizará estas pruebas:

  • Un análisis de sangre para confirmar el embarazo.
  • Una auscultación para escuchar el latido del corazón de los cachorros.
  • Pruebas de rayos X a partir de los 28 días de gestación. Este examen puede venir acompañado por palpaciones.
  • Por último, después de la tercera semana de embarazo le realizará una ecografía.

Pruebas caseras

Si estás en casa y tienes la posibilidad de comprar algún test de embarazo para perros, puedes aplicarlo según las indicaciones escritas en la caja. Además, puedes estar pendiente de los cambios y síntomas antes mencionados, observándola muy bien mientras esté en la casa.

Después de tener el resultado, lo mejor es acudir al veterinario para que le realice las pruebas para saber que todo está en perfecto estado tanto con tu perra como con los cachorros que vienen en camino.

Debes saber que aunque no hay una manera casera de hacerlo, lo mejor es que optes por la esterilización de la perra para evitar problemas de salud después del embarazo. Ten en cuenta que algunos de los inconvenientes que pudieran presentarse están asociados al aparato reproductor, como infección del útero o de la matriz. Acude al veterinario para mayor información.

Fases del parto canino

Como debes saber, el nacimiento de cachorros no es algo complicado, pero sí requiere de mucha atención. Normalmente, el parto dura entre 3 y 12 horas, pero se produce en distintas fases

En la mayoría de los casos, la perra realiza todo el trabajo fuerte, pero es tu responsabilidad estar allí a su lado para ofrecerte todo el apoyo emocional en este momento tan importante para ella. Además, si se presenta alguna emergencia podrás auxiliarla con mayor rapidez si estás cerca del nido.

Primera fase de parto de la perra

Es cuando el cuello uterino y el útero comienzan a prepararse para el parto con las contracciones que quizá son tan leves que podrían pasar desapercibidas para ti. En este momento, la vulva de la perra lucirá más hinchada porque está preparándose para la salida de los cachorros.

Por otro lado, su comportamiento es mucho más agitado e inquieto. Incluso podrían temblar o jadear con más frecuencia. Si es así, no te asustes, mantén la calma ya que se trata de un proceso normal.

perro-bebe.jpg

Segunda fase de parto de tu canino

En esta fase se produce el nacimiento, que dura entre 3 o 12 horas dependiendo de la cantidad de cachorros que vaya a tener tu perra. De hecho, existen algunos casos en los que se extiende este proceso hasta por 24 horas.

En este momento, la temperatura de la madre vuelve a la normalidad, las contracciones serán más fuertes y verás un flujo claro en su vulva. Si es así, debes estar pendiente porque en 20 o 30 minutos nacerá un cachorro.

El intervalo entre el nacimiento de uno y otro perro es de 20 minutos, aunque es algo que puede variar. Durante ese tiempo, la madre podría tomar un descanso para continuar con el parto, pero no puede excederse de las 2 horas entre un cachorro y otro. Si es así, comunícate de inmediato con el veterinario.

Si ves que uno de los perros viene de nalgas, estimula a la mamá suavemente, pero no vayas a sacarlos por ti mismo a la fuerza. Cuando salga, ella morderá las placentas y los cordones umbilicales para luego empezar a limpiarlos. Si ves que morderá demasiado cerca, no lo permitas y hazlo tú mismo.

Por último, si el parto se extiende demasiado, es muy probable que ella quiera hacer sus necesidades. Puedes permitirlo pero con mucha precaución por si acaso comienza a tener a otro perrito en ese momento.

Tercera fase del parto en perras

En esta fase debes tener en cuenta que, tras la salida de cada cachorro, la perra debe expulsar sus respectivas placentas. Comprueba las cantidades para saber si ha quedado alguna dentro de la madre. Si esto ocurre, llama al veterinario porque tendrán que hacerle una intervención para extraérsela.

A veces, la madres se comen las placentas para sentirse con mayor energía, pero después las vomitan. Ese comportamiento es normal, pero si no deja de vomitar pide ayuda al médico.

Cuidados que debes tener durante el embarazo de tu perra

Más allá de toda la información que has encontrado en esta publicación, también debes saber que durante y después del embarazo debes tener en cuenta ciertos aspectos para cuidar la salud de la madre y los bebés.

En esta lista encontrarás todo lo que va a necesitar tu mascota de ti para que siga disfrutando de una buena salud:

  • En primer lugar, ante cualquier sospecha, llévala al veterinario.
  • Cuida su alimentación, ofreciéndole alimentos saludables que le aporten los nutrientes que necesitan tanto ella como los cachorros que están creciendo dentro de ella.
  • Dale mucho amor y cariño.
  • Durante las primeras semanas de gestación e incluso antes de terminar el proceso, sácala a pasear para que haga ejercicio.
  • Finalmente, sigue las instrucciones que te haya dado el veterinario y asiste con frecuencia para que le realice el seguimiento al embarazo.


Deja un comentario

COMPARTIR