Inicio  >  Blog  >  Actualidad
¿Cómo saber si mi perra está de parto?
07 Ene

¿Cómo saber si mi perra está de parto?

Es difícil saber cuando tu perra está de parto ♥ Por ello, te vamos a dar unos consejos para que estés preparado cuando llegue el momento.

Índice

El embarazo de tu perra y la llegada de nuevos cachorros al hogar es un acontecimiento muy importante para el que uno debe estar preparado y tener todo lo necesario para el ansiado momento.

Aunque no es necesario que desempeñes un papel activo en el nacimiento de los cachorros, debes saber cuándo es probable que vaya a ocurrir. De esta manera, puedes ayudar a la madre y estar allí para ella si te necesita.

Es por esto, que aquí te hablaremos de los signos que señalan cuándo tu perra va a dar a luz y cuáles son las etapas del embarazo canino.

Signos que indican que tu perra está de parto

Si bien cada perro y raza es diferente, en general manifestarán los mismos signos. El tiempo promedio de gestación es de 63 días, aunque puede ser tan corto como 58 días o tan largo como 69. Si una perra ha estado preñada durante más tiempo, debes llevarla a un veterinario porque puede indicar que algo no va bien.

No obstante, no debes preocuparte, ya que 98? los nacimientos ocurren sin inconvenientes.

En el caso de las razas braquicefálicas (que son los que tienen cráneos anchos y caras planas, como pugs o bull dogs) tienen una mayor probabilidad de presentar problemas para dar a luz.

De hecho, los criadores a menudo programan este tipo de nacimientos para cesáreas en lugar de dejarlas parir. Si tienes una raza braquicefálica, asegúrate de controlar de cerca el embarazo y hacer un plan de parto con tu veterinario.

Apetito y actividad

Varios días antes, observa si el apetito de tu mascota disminuye. Esto puede ser una señal. Es probable que también se vuelva más sedentaria y actúe inquieta de vez en cuando unos días previos al parto.

Tamaño del vientre

Unos días antes de dar a luz, verifica su vientre. Por lo general, se distenderá más y no podrás detectar de manera tan evidente el movimiento fetal.

Temperatura baja

A menudo, el primer signo será una caída de la temperatura por debajo de los 37° C. La normal debe ser de 38,3 a 39,2 ° C. Estos cambios generalmente ocurren dentro de las 24 horas antes de dar a luz.

La temperatura de las madres se debe tomar con un termómetro rectal, comenzando 14 días antes de la espera de las crías. Aunque no todos los perros tendrán este signo, es una buena idea controlar la temperatura.

Otro signo que debes tener en cuenta (aunque puede variar dependiendo de la raza) es el llenado de sus glándulas mamarias. Algunas perras producen leche antes del parto, en otras, las hormonas son las que inician la producción una vez que nacen los cachorros.

perra-embarazada-tiempo.jpg

Etapa 1: inicio de labor de parto

Después del descenso de la temperatura, empiezan los signos físicos evidentes del trabajo de parto. Esta etapa puede durar hasta 24 horas antes de que se produzca el nacimiento de la primera cría.

Tu mascota es posible que camine inquieta y duerma poco porque no puede ponerse cómoda. Es normal que pierda el apetito e incluso vomite.

Cuando comienzan las contracciones uterinas puede gemir y jadear, además de que excretará secreción vaginal mientras se encuentra en esta fase debido al ablandamiento del cuello uterino, por lo que se lamerá la vulva.

Otro signo que también anuncia el momento de dar a luz, es cuando comienza a anidar, por lo que te sugerimos colocar mantas en el lugar en el que se desarrolle el parto. Además, en esta fase es posible que tu mascota quiera estar muy cerca de ti.

En el caso de perros nerviosos, tener cerca a su dueño puede ayudar a calmarlos, por lo que trata de estar disponible y hacerle compañía en lo posible.

Etapa 2: nacimiento de los primeros cachorros

En la segunda etapa, comienzan las contracciones más fuertes. En este punto, la madre puede ponerse en cuclillas o acostarse mientras empuja. Esto generalmente durará aproximadamente media hora entre cachorros, aunque se han observado brechas de hasta 3 horas.

Si una madre tiene contracciones fuertes y empuja durante más de 30 minutos sin que salga una cría, debes llamar inmediatamente a tu veterinario de confianza para obtener orientación, ya que lo más probable es que tengas que llevarlo a su consulta.

Es normal que antes de que nazca el primer perrito puede haber un líquido de color pajizo que va a salir primero. Este es el líquido del saco amniótico, ya que generalmente se rompe durante el parto.

Una vez que el cachorro ha llegado, la madre lo lame para limpiar los fluidos y estimular la respiración y el flujo sanguíneo y también masticará el cordón umbilical. Puede parecer que está siendo demasiado dura, pero no te preocupes, que esto es normal y los recién nacidos pueden resistir.

Sin embargo, si observas que no ha comenzado este proceso un minuto después del nacimiento del cachorro, es posible que debas intervenir y frotarlo con una toalla seca. Si intervienes, asegúrate de eliminar el líquido de la boca y la nariz de los pequeños cachorros y colocarlos contra el estómago de la madre para que comiencen a amamantarse.

Etapa 3: nacimiento del resto de los cachorros y expulsión de fluidos

Finalmente, durante el trabajo de parto de las últimas crías, vienen contracciones que ayudan a expulsar la placenta, la sangre y otros fluidos del útero de la madre.

La perra generalmente lamerá y se comerá estos restos. Puede parecer repugnante, pero le proporcionan nutrientes, y en la naturaleza se trata de un instinto que ayudaría a evitar que los depredadores olfateen la guarida. No hay motivo para evitar que la madre se los coma.

En este punto, es posible que tu mascota quiera un poco de agua o comida o salir a satisfacer necesidades fisiológicas. Debe mantenerse con una correa cuando salga para evitar que los cachorros nazcan al aire libre accidentalmente.

A veces, parecerá que una perra ha terminado de dar a luz cuando solo está tomando un descanso. Esto sucede con mucha frecuencia cuando los perros (y otros animales que tienen camadas) toman una pausa prolongada entre nacimientos.

Cuando parezca que las cosas se han asentado y haya culminado el nacimiento de la totalidad de los cachorros, asegúrate de que todos tengan la oportunidad de amamantar. La primera leche que produce la madre es el calostro. Esta contiene anticuerpos y nutrientes para ayudar al sistema inmunológico de los recién nacidos.

¿Qué es normal después del parto?

Este proceso puede afectar a los perros de varias maneras. Tu mascota puede estar de mal humor o comer menos durante unos días. Es normal que rechace la comida hasta por 24 horas.

También puede tener un flujo vaginal normal que se producirá después del parto durante aproximadamente 4 o 8 semanas y debe ser de un color rojo oscuro o verde pardusco. La diarrea leve y el jadeo se consideran normales después de dar a luz.

Lo que debes tener en cuenta

En los próximos días y semanas hay varias cosas a las que debes estar atento, tanto en la madre como en los cachorros.

Cuando un perro presente cualquiera de estos problemas, debes consultar de inmediato a un veterinario para recibir atención.

Horas

Una cosa importante a tener en cuenta en las horas posteriores al trabajo de parto es una secreción vaginal que parece pus y tiene un fuerte olor, ya que puede ser un signo de placentas retenidas o infección.

Si la descarga es de color rojo brillante, esa es otra señal de que puede haber un problema y tu perra necesita atención veterinaria. Lo mismo ocurre si sigue esforzándose después de que hayan llegado todos los cachorros esperados.

Si la madre está inquieta, nerviosa, rígida, temblorosa o tiene convulsiones, puede estar sufriendo de fiebre de la leche o deficiencia de calcio. Los cachorros deben separarse de ella y alimentarse con un sustituto de leche hasta que un veterinario autorice que vuelvan a amamantar a la madre.

Días

En caso de que el flujo vaginal cambie de color, parece pus o tiene un olor fuerte, la madre debe ser vista por un veterinario inmediatamente. También será necesario que la examine si sus pezones son rojos, negros, inflamados o tienen una secreción marrón o sanguinolenta.

Todo esto puede ser signo de una infección de las glándulas mamarias. El desinterés por los cachorros, la depresión o la pérdida de peso son señales de alarma que indican que debes llevarla a un chequeo. Los casos extremos de diarrea pueden indicar una infección que requiere tratamiento.

Semanas

Si bien no es raro que pueda perderse un cachorro de la camada, más de uno en las semanas posteriores al nacimiento puede ser motivo de preocupación. También lo son los que parecen angustiados, reacios a lactar o que no aumentan de peso.

Revisa los pezones de la madre en busca de signos de infección si no está interesada en alimentarlos o parece tener dolor. Su leche debe ser blanca y de consistencia normal. No debe espesarse ni volverse rosa, rojo, verde o amarilla.

Si muestra alguno de estos síntomas, necesita atención veterinaria de emergencia. La mastitis es una infección bacteriana de las glándulas mamarias que se desarrolla rápidamente y puede volverse grave con la misma rapidez e incluso hasta producir la muerte.

¿Se requiere una visita al veterinario después del parto?

Depende completamente de ti si la llevas a un chequeo. No obstante, es recomendable un control de bienestar para la madre y los cachorros, para ayudar a determinar si todos están sanos o si hay inquietudes que deben abordarse.

El veterinario comprobará si hay placentas retenidas, cachorros no nacidos y cantidades inusualmente grandes de sangre o líquido.

También puede que se aplique una inyección de oxitocina a la madre. Esto provocará contracciones uterinas para ayudar a expulsar cualquier material que quede dentro del vientre, además de ayudar con la producción de leche.

En esta cita también el médico puede determinar el sexo de los perritos y proporcionará información sobre los cuidados básicos.

La próxima visita debe ser al poco tiempo para la desparasitación y, a continuación, la respectiva vacunación.

perro-embarazada-tiempo.jpg

Cuidados posteriores al parto

Una vez que nazcan las crías, la madre puede tener un apetito variable durante los primeros días. También puede tener una diarrea verde negruzca, especialmente si se ha comido las membranas fetales al parir, pero esto es normal.

Ofrécele ropa de cama limpia, evita ruidos fuertes y molestarla innecesariamente mientras amamanta a sus pequeños, ya que este es el momento en que puede volverse excitable, ansiosa o incluso agresiva. Ella es una madre protectora y necesita su privacidad y espacio.

En cuanto a la comida, dale de comer pequeñas cantidades con cierta frecuencia. Hay alimentos específicos disponibles para perros lactantes.

Deja los alimentos no perecederos fuera para ella durante todo el día, cualquier alimento húmedo o enlatado se le debe ofrecer y si no se come, lo debes quitar después de 15 minutos.

Ten agua fresca disponible y que sea de fácil acceso.

¿Cómo saber si hay un problema?

La distocia (o dificultad para dar a luz) puede ser un problema grave tanto para la madre como para las crías.

Como ya sabes cómo avanza un parto normal, cualquier desviación de esa norma hace necesaria una llamada telefónica a un especialista o una clínica veterinaria de emergencia, según la hora del día.

Es mucho mejor ponerse en contacto con tu veterinario y que te digan que todo está bien, que no llamar y correr el riesgo. Sin embargo, es importante que llames a alguien primero porque no es lo mejor para tu mascota interrumpir su parto y terminar llevándola al hospital innecesariamente.

Pero, en general, estas son las señales de alarma de que algo no marcha bien:

  • Han pasado más de los días recomendados para que dé a luz.
  • No notas que inicie el trabajo de parto en las 24-36 horas después del descenso de la temperatura rectal.
  • Después de la etapa 1, no progresa al trabajo de parto o etapa 2, pasadas 24 horas.
  • El primer cachorro no sale después de 1 hora de trabajo de parto activo.
  • Cuando van más de 3 horas sin que nazca otro cachorro (es normal que se tomen un descanso entre cachorros, pero ese período tiende a durar solo una o dos horas).
  • La secreción vaginal se vuelve verde o involucra grandes cantidades de sangre.
  • Tu perra está aparentemente angustiada o con dolor.
  • Los perritos nacen vivos, pero parecen débiles o anormales.
  • Tu mascota parece estar exhausta y el parto parece haberse detenido a pesar de haber más cachorros en camino.

Con suerte, el parto será normal y sin incidentes y, al final, la madre y los cachorros estarán bien, pero la clave es estar lo más preparado posible. Es importante que sepas qué esperar y cuándo llamar a tu veterinario cuando algo va mal.


Aquí tienes nuestra mejor selección de Perros

OFERTA

Deja un comentario

COMPARTIR