Inicio  >  Blog  >  Actualidad
¿Cómo saber si mi gata ha terminado de parir?
16 Jul

¿Cómo saber si mi gata ha terminado de parir?

Índice

El parto de las gatas es un momento emocionante y confuso para cualquier dueño. Sin embargo, para muchos es complicado entender su naturaleza, y sienten temor por la madre y las crías, pero no tienes nada que temer.

El proceso de dar a luz puede demorar mucho, por cada gatito puede tartar media hora en expulsión, y entre el descanso y la expulsión de los otros puede tartar mucho más. Por esta razón hay algunas que demoran varias horas en trabajo de parto.

Si deseas asistir correctamente a tu mascota es necesario que entiendas como funciona su ciclo reproductivo y las complicaciones que puede tener al momento de traer las crías al mundo.

Aquí encontrarás toda la información necesaria para cuidar de tu gatita. Bienvenido…

Para que todo salga bien es necesario prepararte

Por lo general, los embarazos de los gatos llegan cuando menos te lo esperas. Sólo alrededor de la tercera semana de embarazo comienzan a aparecer los primeros síntomas físicos y de comportamiento:

  • Los pezones y el abdomen se hinchan
  • Empezará a buscar más descanso y mimos tuyos

En este punto, puedes ir al veterinario y confirmar todo con una ecografía, aquí se puede ver el feto desde el día 14 o 15, mientras que los latidos del corazón se pueden escuchar desde el día 22.

El embarazo dura un promedio de 65 días, pero puede oscilar entre un mínimo de 61 y un máximo de 70. Si la gestación se desarrolla sin problemas, la madre no necesitará cuidados especiales durante este período.

Solo debes vigilar su comida, en los primeros días puede tener menos apetito, pero con el paso de las semanas su alimentación tendrá que ser más abundante y energética, para asegurarle un crecimiento saludable a las crías.

Debes estar atento al momento del parto

A medida que se acerca el momento del parir, la madre comenzará a buscar un lugar cálido y apartado para dar a luz a sus crías tranquila. No es raro hallarla encerrada en armarios o cajones: es mejor no interferir en sus elecciones y dejar que sus instintos la guíen.

Sin embargo, puedes preparar una cama cómoda con una caja de cartón forrada con mantas o comprar una cama para gatitos. Además, usar lámparas o una compresa de agua caliente envuelta en un paño para calentar la camita, pero asegúrate de que la fuente de calor no esté en contacto directo con los cachorros.

Esta cama también le puede servir para el momento de la crianza de los gatitos, ya que se sentirá complemente a gusto y mucho más dispuesta a que estés presente e interactúes con ellos.

gata-en-parto.jpg

Señales de que tu gata va a dar a luz

No es muy difícil que te des cuenta, ya que si la gata se acuesta de lado, maúlla insistentemente, ronronea más de lo normal, su vientre se siente muy tenso y las contracciones son cada vez más frecuentes ya es la hora de dar a luz a los gatitos.

También puede perder el apetito, volverse más inquieta, emitir sonidos frecuentes y cambiar de temperamento, desarrollando una mayor independencia o, por el contrario, una mayor dependencia. Se trata de un cambio bastante notorio de actitud.

¿Cuánto demora el parto?

Un miedo frecuente en los dueños de las mascotas es que el parto “esta tardando demasiado”, pero la verdad es que este proceso lleva su tiempo. Debes ser paciente, pero mantenerte atento.

Una gata común puede tardar hasta media hora o más entre las expulsiones de cada gatito, pero esto es normal. De hecho, puede dar a luz de uno a siete gatitos, pero la media es de unos cuatro o cinco, según el embarazo de tu mascota.

Sin embargo, considera que las gatas que dan a luz por primera vez suelen parir de uno a tres. Muchas veces, los partos suelen extenderse hasta 7 u 8 horas, por eso es bueno que lleves el tiempo desde el inicio y te mantengas atento en caso de que algo no vaya muy bien…

Problemas comunes en el parto

No es habitual que se presenten problemas, sin embargo, hay situaciones en las que debes estar atento. Por ejemplo:

  • Como cada cría está envuelta en su placenta, es una buena idea que cuentes todos los saquitos placentarios, ya que si un gatito no tiene placenta a su alrededor, significa que pudo haberse quedado dentro y podría causar una infección.
  • Si las contracciones entre un gatito y otro se vuelven inexistentes o débiles, entonces es una buena idea llamar al veterinario, ya que ella puede estarse agotando.
  • En caso de que durante el nacimiento notes que una cría está luchando mucho por salir, puedes intentar ayudarla muy suavemente, tirando del gatito con mucho cuidado, pero sólo si ella lo permite.
  • A menos que la madre haga demasiados esfuerzos sin poder dar a luz y/o se presenten secreciones vaginales de color oscuro y con un olor desagradable, no es necesaria una intervención de un veterinario.
  • Si la madre no corta el cordón umbilical puedes cortarlo tú mismo, asegurándote de que el corte no esté demasiado cerca del abdomen de la cría. Sin embargo, no debes cortarlo del lado de la madre, porque podría quedar atrapado en su cuerpo y causar una infección.

Siempre ten presente qué si no te consideras capacitado para realizar cualquier intervención, es necesario que llames al médico para que sea el quien intervenga en el parto. Un mal trato a tu mascota mientras pare puede tener consecuencias severas.

¿Es posible ayudarlas?

Es común que la propia mascota busque la compañía de su dueño durante el parto, y es bueno que estés presente, pero no debes interferir porque son animales completamente autónomos, y no necesitan intervención humana a menos que haya complicaciones.

Fase final del parto de los gatitos

Cuando una gata da a luz el cuello del útero se abre, la musculatura del útero se contrae y su respiración se acelera. En este momento, las contracciones del útero hacen que los gatitos se pongan en el canal de nacimiento, uno por uno.

Al momento en que rompe su fuente aparece el primer gatito, aún en la placenta y unido a su madre por el cordón umbilical. Aquí la gata lo sacará inmediatamente del saco placentario comenzará a lamer el gatito para limpiarlo y secarlo, mientras viene el otro.

Las crías pueden venir de cabeza o colita, es decir, por sus patas traseras, ambas posiciones son fisiológicamente buenas y naturales. Solo debes quedarte a su lado sin ser invasivo, por precaución. Sabrás que ya ha terminado cuando está tranquila, moviéndose por el lugar limpiando todo (y las crías).

Cuidados de tu mascota después de parir

No hay mucho que puedas hacer, ya que ella limpia a las crías y se comen la placenta, incluso algunas se tragan los primeros excrementos de los gatitos. Además, después del nacimiento todo estará perfectamente limpio, ya que ella se encarga de limpiar todo.

Después de este proceso, comenzará a lamer a cada gatito con fuerza para estimular su respiración y activar la circulación. Todos estarán muy delicados en ese momento, así que no es muy buena idea que vayas a molestarla agarrándolos y tomándoles fotos.

Luego debes estar atento a que se alimente correctamente, que beba leche y coma con regularidad, ya que ahora se encargará de amamantar por mucho tiempo a las crías. Con el paso de los días irá tomando su comportamiento habitual.

Cuidado de los gatitos

En raras situaciones la mamá no limpia a uno de sus gatitos, en este caso puedes intervenir suavemente y limpiar la cría con mucho cuidado. A veces pasa con el último nacido de la camada, cuando la madre está exhausta.

Después de quitar la placenta debes secar la cría y masajearla sosteniéndola con la cabeza hacia abajo y esperar su primer maullido. Luego debes poner al gatito con su madre, ya que normalmente empiezan a amamantar crías una tras otra a medida que nacen.

Recuerda que las crías vienen al mundo sin poder oír y ver, y dependen completamente de la leche de su madre para alimentarse. Es alrededor de las cuatro semanas de edad que comienzan gradualmente a comer alimentos sólidos.

La madre estará ocupada día y noche protegiéndoles, manteniéndolos limpios y enseñándoles habilidades básicas (como orinar y defecar), esto será durante las tres primeras semanas de vida.

Puedes empezar a tener contacto con ellos de manera progresiva, al principio la madre puede estar reacia, para eso debes mostrar efecto a ella también. El contacto con las crías es necesario para que no crezcan como animales ariscos.  

gatitos-recien-nacio.jpg

¿Cuándo es bueno esterilizar?

El embarazo en gatas no esterilizadas es algo frecuente, ya que se trata de animales con una gran capacidad de reproducción. Sin que te des cuenta puedes llenarte de crías en un abrir y cerrar de ojos.

Además, entran en celo varias veces al año, pero la duración e intensidad de estos períodos puede variar mucho según la raza, la edad, el estado de salud y el medio ambiente que rodea al animal.

En promedio, la duración del celo es de unos siete días, pero es curioso que incluso después de quedar embarazada, aún puede seguir siendo fecundada, tanto que las crías de una misma gestación sean de padres diferentes.

Precisamente por la alta facilidad de fecundación, siempre es aconsejable evaluar con el veterinario la forma de esterilización si no quieres que se produzcan embarazos continuamente.

La esterilización es una alternativa segura

Contrario a lo que muchos creen, este es un procedimiento seguro y bastante extendido, además tendrá un efecto positivo en la salud y el bienestar de tu mascota. Ya sea que tengas solo la hembra, el macho, o la pareja, es algo que siempre puedes considerar.

En las hembras se extraen los ovarios, mientras que en los machos se denomina castración. Desde luego, debe ser llevado a cabo por un veterinario y requiere que la mascota se someta a una cirugía sencilla. Con la esterilización puedes:

  • Prevenir las camadas no deseadas
  • Reducir el interés de tu mascota en pelear con otros gatos
  • Reducir las infecciones de transmisión sexual
  • Reducir los síntomas del celo, que pueden ser ruidosos e irritantes

Recomendaciones generales  

Para finalizar, es bueno que recuerdes las pautas principales respecto al embarazo de tu mascota, así podrás cuidarla en su vida reproductiva y asistirla en el momento de su parto.

  • El proceso suele ser bastante natural y la madre sabe cómo proceder instintivamente por el bien de ella misma y de las crías, solo debes intervenir si es estrictamente necesario.
  • Mantén una posición de vigilancia, pero sin ser invasivo, también respeta su espacio en todo momento con bastante paciencia.
  • Si llegas a notar secreciones extrañas o con mal olor en el momento del parto debes llamar al veterinario.
  • El proceso de parto completo (de expulsión y limpieza de todas las crías) puede durar hasta 8 horas, ya que cada expulsión puede demorar más de 30 minutos.
  • Tan pronto como dé a luz, la madre comenzará a limpiar los gatitos y a liberarlos de la placenta. Así que no deberías impresionarte al verla comiéndose la placenta y el cordón umbilical.
  • Recuerda contar las placentas para prevenir que se hayan quedado dentro de tu gata. Esto podría provocarle una infección severa.
  • En circunstancias normales, una cría sólo necesita leche materna desde el nacimiento hasta las cuatro semanas de vida. Hasta entonces no deben comer alimentos sólidos.
  • No olvides que es fácil reconocer a una gata en celo, ya que hace extraños maullidos, se frota contra objetos y personas más a menudo de lo habitual y es más probable que salga de casa para encontrarse con su macho.
  • La esterilización siempre será una buena posibilidad si deseas evitar los embarazos inesperados y síntomas del celo. El proceso es rápido, sencillo y saludable para tu mascota.

Siguiendo estos consejos podrás cuidar a tu mascota en su vida reproductiva y su proceso de parto, y así garantizarás su completa seguridad, así como la de las crías que tenga.

Recuerda qué si no quieres quedarte con los gatitos, hay organizaciones y personas interesadas en adoptar animales domésticos. ¡No los abandones a su suerte!



Deja un comentario

COMPARTIR