Inicio  >  Blog  >  Actualidad
¿Cómo poner gotas en los ojos a un perro?
23 Jun

¿Cómo poner gotas en los ojos a un perro?

Índice

A la hora de cuidar a un perro, hay ciertas cosas que debes poder hacer en caso de enfermedad o lesión. Una de las tareas básicas es poder administrarle gotas para los ojos cuando el veterinario las recete.

La administración adecuada de medicamentos para los ojos es esencial para la pronta recuperación de tu mascota. Asegúrate de haber leído cuidadosamente la etiqueta del medicamento y de comprender las instrucciones de la receta.

Aquí te enseñaremos los pasos que debes seguir para administrarlos correctamente, así como también de algunas enfermedades oculares que puede contraer tu perro.

Método Nº 1

No es raro que desarrollen alergias oculares o contraigan infecciones. La forma más común de tratar estos y otros problemas es con gotas.

Sin embargo, administrarlas suele poner muy nerviosos a la mayoría de los cánidos, ya que sabe que es un proceso que no será agradable.

Sin embargo, pese a que hay posibilidades de margen de error al tratar de suministrarlas, si eres muy cuidadoso, amable, mantienes la calma de tu mascota y sigues los pasos que te mostraremos a continuación, vas a poder tener éxito en esta labor.

ojos-perro.jpg

Preparación

Existen diferentes tipos de gotas, pero el proceso de aplicación es exactamente el mismo.

El primer paso para aprender a aplicarlas de manera segura es estar preparado, ya que la preparación facilita las cosas y, lo que es más importante, garantiza que todo se haga mucho más rápido.

Lávate las manos antes y después de administrar el medicamento para evitar la contaminación o la posible propagación de la infección. Asegúrate de mantener limpia la punta del aplicador del medicamento y no permitas que entre en contacto con el perro, la superficie ocular o los párpados, ni ninguna otra superficie.

Si esto ocurre, limpia la punta con un paño limpio y pídele a tu veterinario instrucciones de limpieza específicas.

Obtener un par de manos extra (opcional)

Esto no es esencial, pero si tu mascota es muy inquieta, intenta obtener la ayuda de otro miembro de la familia para que sea más fácil. Esto puede ser crucial, porque cuanto más se mueve, mayores son las posibilidades de que se lesione.

Tener un par de manos adicionales, ya sea de la familia o un amigo, para sostenerlo, darle palmaditas o calmarlo, es muy útil. También puede ayudar a mantenerlo estable y relajado si hay otra persona que le hable con dulzura.

Además, cuando hay mucho dolor en esta área, es posible que sea necesaria esa ayuda extra para su inmovilización.

Por lo general, cuando el medicamento empieza a hacer efecto sobre el problema, el dolor disminuye y la asistencia se vuelve menos necesaria.

Limpia el área antes de aplicarlas

Antes de comenzar, es importante que el área esté limpia. Si no es así, y hay algo de líquido o secreciones que caen o que están alrededor de los ojos, pueden gotear nuevamente en los ojos de tu mascota, causando más problemas.

Para la limpieza, usa una toallita o un pañuelo. Simplemente asea lo más cerca posible del área, eliminando cualquier residuo que pueda entrar accidentalmente en esa zona ocular mientras la mantienes abierta.

Suminístralas en una posición cómoda

Es mejor suministrar el medicamento mientras tu mascota esté relajada y acostada. A pesar de que una de las posiciones más seguras es colocándote a horcajadas sobre el cuerpo del animal, esto puede ponerlo nervioso y hacer que se mueva, lo que no permitirá que las apliques correctamente.

Es por esto que lo mejor es que lo inclines hacia un lado y recuestes la cabeza en tu regazo o en tu mano.

En una mano sostén la medicina con los dedos pulgar e índice, y con la otra usa el pulgar para bajar el párpado inferior, el cual actúa como una bolsa para recibir las gotas.

Coloca los dedos restantes debajo de la mandíbula para sostener la cabeza.

Aplicar al perro gotas para los ojos

Mantén la botella cerca del ojo pero asegúrate de no tocar su superficie. Exprime la cantidad prescrita directamente sobre el globo ocular, apuntando al centro del ojo. Suelta la cabeza.

El animal parpadeará, por lo que se extenderá todo el medicamento sobre la superficie ocular. Una vez que hayas administrado la cantidad adecuada en uno, pasa al otro, pero no sueltes al perro y permite que tu mascota parpadee algunas veces por su cuenta y se relaje por unos momentos.

Después repite lo mismo con el otro ojo (si es necesario), pero no dejes pasar demasiado tiempo entre cada aplicación.

Es común que parpadeen o se toquen la zona después de administrarlas. Si esto persiste o si el ojo parece más inflamado o rojo después de la administración del medicamento, consulta con el veterinario.

Masajea el área y premia a tu mascota

El paso final para aprender a aplicarle las gotas es mantenerlo firmemente entre tus manos y masajear suavemente sus ojos. Esto permitirá que el medicamento se extienda de manera uniforme.

Asegúrate de felicitarlo durante todo el procedimiento y ofrecerle una golosina cuando hayas terminado. Esto hará que la experiencia sea más positiva y facilitará la administración del medicamento una próxima vez.

Método Nº 2

  1. Si el medicamento es ungüento, exprime suavemente aproximadamente la ? parte del extremo del tubo. Sostén su cabeza con la mano libre y, con la otra mano, toca el pliegue en los párpados más cercanos a la nariz con el tubo de medicamento.
  2. El lugar para apuntar es el punto donde se encuentran los dos párpados. El perro parpadeará la pomada expuesta de la punta del tubo.
  3. El tercer párpado se encuentra en esta misma área y se moverá hacia arriba cuando se toque la esquina de los párpados y evitará que el tubo toque la córnea.
  4. Se puede usar el mismo método en la esquina exterior de los párpados, pero no hay un tercer párpado en esta área, por lo que debes tener cuidado de no tocar la córnea con el tubo.
  5. Después de administrar la pomada, limpia la punta del tubo con una toallita húmeda o un trozo de algodón fresco y vuelve a colocar la tapa.

Método Nº 3

Si el medicamento es una solución y tu mascota se opone al primer método que planteamos, en el que el medicamento cae directamente sobre la superficie del ojo, debes hacer lo siguiente:

  1. Sostener su cabeza en una posición hacia arriba y hacer que mire hacia el techo.
  2. Acércate al ojo con el frasco de medicamento, ya sea desde la parte frontal de la cabeza o sobre la parte superior de la parte posterior. A medida que la botella se acerca al ojo, el animal instintivamente los cerrará. Deja caer una sola gota de medicamento en el pliegue donde los párpados se tocan y se unen.
  3. Continúa sosteniendo la cabeza hacia arriba durante un minuto completo después de aplicar la caída al pliegue. La gravedad hará que la solución baje lentamente a través del pequeño espacio en los párpados.
  4. Con este método, parte de la solución puede perderse en la piel alrededor del ojo, pero tu mascota puede tolerarlo mejor.

Causas de las infecciones oculares

Al igual que en los humanos, hay muchas causas de infecciones oculares en animales. Éstas incluyen:

  • Virus, como moquillo, herpes, hepatitis, gripe canina.
  • Bacterias, como la brucelosis canina, la leptospirosis y enfermedades transmitidas por garrapatas, como la ehrlichiosis canina y la enfermedad de Lyme.
  • Hongos.
  • Agentes irritantes, como el humo o el champú.
  • Materias extrañas, como tierra, semillas de hierba o el propio cabello de un perro.
  • Traumatismos.
  • Parásitos.
  • Rasguño o un corte en la córnea.

Otros problemas pueden provocar síntomas que parecen una infección ocular, que incluyen:

  • Glaucoma.
  • Problemas del conducto lacrimal, muy comunes en cocker spaniel y caniches.
  • Ojo seco.
  • Deficiencia vitamínica.
  • Envenenamiento.
  • Tumores.
  • Anomalías en los párpados, incluido el entropión (el párpado se enrolla y se irrita la superficie del globo ocular) y el ojo de cereza (cuando sobresale el tercer párpado del perro).

Los síntomas de las infecciones oculares

Existen algunos síntomas que son indicativos de que tu mascota puede estar padeciendo alguna enfermedad ocular. Algunos de los principales son:

  • Enrojecimiento.
  • Hinchazón.
  • Secreción acuosa o espesa y maloliente.
  • Se vuelve bizco.
  • Parpadeo.
  • Mantiene el ojo cerrado.
  • Sensibilidad a la luz.
  • Intenta rascarse los ojos con la pata.

Cómo los veterinarios diagnostican una infección ocular en un perro

Los exámenes de la vista para perros son muy similares a los de los humanos. Puede consistir en las siguientes pruebas:

  • Prueba de lágrimas de Schirmer: mide la producción de lágrimas y se realiza cuando hay enrojecimiento o secreción.
  • Examen visual con una fuente de luz focal de los párpados y la mitad frontal del ojo.
  • Presión intraocular (PIO), medida con un instrumento llamado tonómetro, para buscar signos de glaucoma.
  • La dilatación con gotas especiales permite al veterinario examinar la parte posterior del ojo, incluida la condición del nervio óptico y la retina, así como la reflectividad del tapetum, una capa de tejido en el ojo canino que refleja la luz y mejora la visión nocturna.
  • La tinción corneal con un tinte de fluoresceína que revelará úlceras u otras roturas en la superficie de la córnea.
  • Cultivo bacteriano.
  • Pruebas de alergia.

Tipos de gotas para enfermedades oculares

Existen distintos tipos de medicamentos que ayudan a tratar los problemas que puedan haber en el área ocular, te hablamos de los principales:

Antibacterianas

Este tipo son las más utilizadas. Están disponibles para comprar sin receta en la mayoría de las tiendas de mascotas o en tu clínica veterinaria local.

Puedes usarlas en tu perro si tiene un ojo lloroso para ver si desaparece sin tratamiento veterinario.

Por supuesto, recomendamos siempre buscar tratamiento médico para este tipo de problemas, pero si tienes un presupuesto limitado, puedes probar primero esta solución durante 1 o 2 días.

De esteroides

Las gotas con esteroides se usan para tratar una inflamación en el área ocular. Un órgano tan delicado como este puede cicatrizar fácilmente cualquier inflamación, siendo una excelente manera de proteger contra la pérdida de la visión.

Más a menudo, también es posible encontrar en el mercado una combinación de este tipo de gotas con antibióticos que se usa para tratar tanto la inflamación como su causa.

Ungüento oftálmico de terramicina

Este es un tratamiento con antibióticos que se usa para tratar afecciones como la conjuntivitis y la inflamación del párpado.

Las gotas funcionan gracias al ingrediente activo oxitetraciclina, que bloquea la capacidad de cualquier bacteria para crecer y multiplicarse mientras mata a las que están presentes.

Además, se puede usar no solo en perros, sino también en gatos e incluso caballos, con un período promedio de tratamiento de alrededor de 4 días.

Si no ves resultados al final de este período, debes consultar sobre otros posibles medicamentos con tu veterinario de confianza.

gotas-en-los-ojos-perro.jpg

¿Puede usarse en perros las mismas gotas que usan los humanos?

Siempre ten mucho cuidado cuando consideres administrar medicamentos humanos, como gotas para los ojos, a un perro. En general, hay razones por las que diferentes especies son tratadas con otros tipos de medicamentos, así que actúa de manera responsable.

Sin embargo, las comunes de solución salina que utilizamos los humanos pueden servir para limpiar el ojo del animal, pero no será útil si la zona está inflamada y adolorida.

Para un ojo rojo y adolorido, busca atención veterinaria de inmediato.

Las gotas o ungüentos de lágrimas artificiales generalmente no son dañinas y pueden ser calmantes para algunas condiciones de ojo seco, pero consulta a un veterinario ya que puede ser dañino en ciertos casos.

Prevención

Hay algunos pasos que puedes seguir para prevenir infecciones oculares en tu perro:

  • Evita traumatismos oculares o la introducción de cuerpos extraños. Una buena manera de protegerlos es cerrar la ventana cuando conduzcas. El polvo, las semillas y otros cuerpos extraños pueden volar hacia el ojo por efecto del viento.
  • Recorta el cabello alrededor del ojo para evitar irritaciones.
  • Mantén limpia su cara.
  • Lo más recomendable es que hagas este tipo de limpieza al menos 2 o 3 veces por semana.
  • En casos extremos, puedes protegerlos con gafas diseñadas especialmente para perros.


Deja un comentario

COMPARTIR