Inicio  >  Blog  >  Actualidad
¿Cómo llevar al perro en el coche legalmente?
02 Jul

¿Cómo llevar al perro en el coche legalmente?

Índice

Si eres un dueño primerizo de seguro estás a la expectativa de sacar a tu mascota a pasear con tu coche a la playa, al bosque o de visita a un amigo. Como dueño responsable, primero debes informarte debidamente sobre las condiciones en las cuales puedes hacerlo tanto para proteger tu integridad como conductor, como la de tu mascota (recuerda que es un acompañante más, como podría serlo un humano). Si tienes dudas al respecto, hoy te resumiremos lo estipulado en la normativa vigente y te daremos un par de consejos que encontrarás de gran utilidad.

¿Por qué es peligroso llevar el perro en el coche sin medidas de seguridad?

De entrada te decimos qué es lo que no debes hacer: nunca, sin importar la circunstancia, debes llevar a tu perro suelto, bajo ninguna medida de protección. Aunque esto es algo que se repite constantemente en campañas de concientización, lo cierto es que un buen número de españoles aún sigue ignorando este principio. Sin importar que lo lleves en al asiento del copiloto o en el trasero, los peligros están latentes en caso de sufrir un accidente. De estar atrás, el animal podría salir eyectado justo a la altura del reposacabezas sufriendo heridas considerables y, en caso de que sea un choque fuerte, incluso mortales.

También se debe evitar optar solo por medidas parciales que, lejos de proteger a la mascota, lo que hacen es crear una falsa sensación de esperanza y, por añadidura, ser proclives a multas por parte de las autoridades. En este sentido, los arneses de un solo enganche o los transportines colocados en el asiento con su respectivo cinturón de seguridad tampoco son una solución viable. En el primer caso, la hebilla del arnés no es lo suficientemente segura para soportar todo el peso de la mascota y tienden a romperse durante las colisiones.

En el segundo caso, y según ha demostrado en simulaciones la DGT (Dirección General de Tráfico), el transportín suele romper los puntos de anclaje de los cinturones, provocando que este salga eyectado hacia el frente. Como puedes ver, la seguridad de tu mascota es algo que no se debe considerar a la ligera, ya que puede comprometer tanto tu integralidad como la de ella. Ahora que conoces los riesgos de no optar por algún método o utilizar uno inadecuado, es hora de que revisemos qué nos dice la ley sobre ello.

llevar-perro-legalmente-coche.png

¿Qué dice la ley al respecto?

Aunque quizá te sorprenda, la normativa vigente no es muy clara sobre cómo es que debes circular con tu perro. Objetivamente hablando, lo más certero que podemos leer lo encontramos en el Artículo 18.1 del Reglamento General de Circulación, puntualmente en la sección “Otras obligaciones del conductor”, donde se estipula que todo conductor está obligado por la ley a crear las condiciones necesarias que incentiven la libertad de movimiento y que favorezcan a tener un campo de visión amplio y claro. Todo ello con la finalidad de procurar su seguridad y la de los demás pasajeros del vehículo.

Sobre el trasporte de las mascotas, la sección concluye el párrafo enfatizando que los conductores deben incentivar la “adecuada colocación de los objetos o animales transportados para que no haya interferencia entre el conductor y cualquiera de ellos” No nos dice, sin embargo, cómo es que debemos procurar esa colocación o algunos consejos sobre cómo no hacerlo. Como puedes ver, el párrafo es muy escueto y permite un espectro amplio de interpretación. ¿Qué hacemos en este punto, entonces? Bueno, para ello debemos recurrir a los boletines e informes de la  DGT (Dirección General de Tráfico), los cuales completan aquellos que ya nos ha adelantado el Reglamento General de Circulación.

En la Revista Tráfico y Seguridad Vial, auspiciada por la DGT, podemos encontrar varias entradas que sintetizan las cosas que debemos y que no debemos hacer cuando circulamos con una mascota dentro del automóvil. Muchos de sus informes son muy pedagógicos e ilustrados, como lo es el boletín El Perro y La Seguridad Vial, el cual hace un resumen de los peligros de no tener conciencia al momento de pasear con el perro dentro del coche. Partiendo sobre la base de sus recomendaciones, a continuación describiremos algunas de las formas legales de conducir con tu perro.

¿Cuáles son las opciones para llevar el perro en el coche?

Aunque es verdad que existen muchas maneras seguras de circular con tu mascota, lo cierto es que algunas son mucho más seguras que otras. De esta manera, nos enfocaremos en estas últimas luego de las cuales describiremos otras que no pueden ser la mejor opción si buscas una completa integridad:

  • Arnés y correa de doble anclaje: una de las recomendaciones predilectas de la DGT que se mantienen dentro de lo estipulado en el artículo 18.1 del Reglamento General de Circulación. Ten en cuenta que es imprescindible que la mascota vaya en al asiento trasero y que optes siempre por un arnés y una correa de tiro corto. De esta manera, en caso de un inconveniente frente al volante, el animal no chocaría con los asientos del frente o no realizaría movimientos bruscos que puedan lastimarlo.
  • Rejilla divisoria y transportín: aunque en función de las dimensiones y el tamaño de mascota la rejilla divisoria por sí sola puede ser útil, lo cierto es que la sugerencia del organismo de seguridad vial es que se combine con el transportín para una seguridad completa. La RACE (Real Automóvil Club de España) recomienda que esta se debe instalar en la parte trasera y debe ocupar desde el techo del vehículo hasta el suelo de él. Como es natural, la rejilla debe estar hecha de un material seguro y duradero que garantice firmeza ante un accidente vehicular.
  • Transportín: el cual se debe colocar en el suelo, justo detrás de los asientos delanteros, o en la parte trasera del maletero, siempre y cuando se trate de un animal más grande. En este último caso, se recomienda situarlo en una posición transversal a la marcha del vehículo. Se trata de uno de los métodos más utilizados y seguros y, siempre y cuando se tenga en cuenta la posición indicada, el perro no debería sufrir mayores lesiones en caso de un accidente.

Estos tres métodos están avalados por los entes descritos y se circunscriben a lo que recoge el Reglamento General de Circulación, en la sección correspondiente. Es posible que este punto te estés preguntando cuál es el más seguro de todos, y sin pestañear te decimos que la combinación rejilla y transportín es la opción más inteligente, sobre todo si planeas conducir por más de una hora.  

Ahora bien, a la par de estos métodos seguros, y de los dos que mencionamos al principio, existen otros que parecen ser una buena opción, pero que pueden acarrear multas por su escasa seguridad y, lo que es peor, comprometer con lesiones al animal en caso de un accidente. En este sentido, podemos mencionar las mallas separadoras y. los transportines plegables. En el caso de la primera, no ofrece un asilamiento completo del animal, ya que generalmente por los flancos suelen quedar espacios por donde el animal puede pasar de un lugar a otro.

A su vez, en caso de un accidente, la fuerza de eyección sumada al peso de la mascota (si esta no viaja en un transportín) podría romper los tirantes que sujetan la malla. La Dirección General de Tráfico nos recuerda, para que estés al tanto, que en un accidente de 50 Km/H el peso de tu mascota se incrementa por 35.

Sobre los transportines plegables, y aunque es verdad que pueden ser muy prácticos en algunos contextos, su poca rigidez puede favorecer a que el perro reciba mayores daños en caso de un impacto. Lo mejor, de esta manera, es que lo sustituyas por un transportín rígido.

Luego de todo lo que te hemos explicado, es hora de que conozcas las consecuencias de no implementar las medidas de seguridad indicadas cuando viajas con tu mascota. Generalmente, las multas oscilan entre los 100 y los 200 euros, en función de las condiciones de su transporte. Esto, sin embargo, no acarrea pérdida de puntos del carné de conducir.

llevar-perro-legalmente.jpg

¿Qué debo tener en cuenta antes de salir?

Complementando lo reseñado anteriormente sobre las infracciones que puede recibir, debes saber que el precio puede variar aun cuando viajes con las medidas que hemos sugerido el día de hoy. La razón de ello es que no es suficiente que consideres su seguridad dentro del coche, sino que también debes cumplir con las otras normas estipuladas en la ley sobre la circulación de animales en espacio públicos.

De esta manera, tu perro también debe tener al día la cartilla sanitaria, la placa censal correspondiente del Ayuntamiento, el chip que lo identifique, el Seguro de Responsabilidad Civil (siempre y cuando sea de una raza potencialmente peligrosa) y una licencia administrativa complementaria a lo anterior, que esté emitida por el Ayuntamiento y que avale la posesión de dicha raza por el dueño. Sin estos elementos, aún estarías operando por fuera de la ley si decides utilizar los tres métodos de transporte enumerados anteriormente.

Consejos finales

Ahora que ya sabes cómo conducir de forma segura y apegado a la ley, y conoces los posibles multas que puedes ser objeto, es hora que te reseñemos un par de consejos que serán de gran ayuda tanto si es la primera vez que viajarás con tu fiel amigo, como si tienes un par de meses haciéndolo. Toma nota de estos y ponlos en la práctica en el futuro:

  • Acostumbra al animal desde que es un cachorro: si quieres que tu macota tenga un buen comportamiento cada vez que sales a dar un paseo con él, debes incluir el hábito desde que este cuenta con la edad y los requisitos mínimos para hacerlo. Poco a poco, de esta manera, se irá acostumbrando y no tendrá miedo a ansiedad cada vez que quieras hacerlo entrar al vehículo.
  • Lleva un par de golosinas y recompensa su actitud: en vez de castigarlo cuando se ponga ansioso o empiece a ladrar sin control en pleno viaje, lo mejor que puedes hacer es premiarlo cada vez que su comportamiento sea tranquilo y obedezca tu mandato.
  • Acompáñalo con un juguete: es normal que algunas razas de perros sientan ansiedad cuando están envueltos en medio del tráfico, por lo que es recomendable que siempre lleves contigo su juguete preferido. Si este llega a sentir ansiedad o incomodidad, la compañía del juguete lo hará sentir como en casa.
  • No lo alimentes o le des de beber antes de salir: o al menos en exceso, ya que si es un viaje largo podría sentir ganas de hacer sus necesidades a medio camino o incluso marearse y vomitar dentro del automóvil.
  • Las primeras veces haz solo viajes cortos: de modo que poco a poco este se vaya acostumbrando a esta nueva experiencia. No es lo mismo que su primera vez sea de solo 20 minutos, a que esté durante cuatro horas en un espacio y lugar que le resulta completamente desconocido. Con el paso de las semanas puedes ir aumentando las distancias en función de su desempeño.
  • Transmite seguridad y confianza: como de seguro ya sabes, la actitud que demuestres en compañía de tu mascota se transmite inmediatamente a él. Si estás temeroso sobre cómo puede llegar a ser su comportamiento, entonces este temor será reflejado por el animal. Si tienes confianza y seguridad, en cambio, su desempeño debería estar dentro de los límites que esperas.
  • Nunca lo dejes dentro del vehículo: sobre todo si es verano, ya que en poco tiempo la temperatura dentro del coche puede alcanzar con facilidad los cuarenta grados. Olvida el truco de dejar la ventanilla bajada si debes ausentarte durante 20 minutos. Programa bien tus salidas para evitar esto a toda costa.

Aunque podemos darte más consejos, con estos serán suficientes para que puedas tener una buena experiencia durante los primeros viajes. Recuerda parar cada 3-4 horas si la ruta que sigues es especialmente larga para que tu perro pueda hacer sus necesidades y, en caso de que lo consideres oportuno, puedes hablar con tu veterinario de confianza para que te recete antieméticos o ansiolíticos que harán más confortable su viaje.



Deja un comentario

COMPARTIR