Inicio  >  Blog  >  Actualidad
¿Cómo hacer que un perro venga cuando lo llamas?
13 Jul

¿Cómo hacer que un perro venga cuando lo llamas?

Índice

Uno de los primeros entrenamientos que tendrás con tu mascota es enseñarle cuál es su nombre. Si tienes un cachorro notarás que aprende rápidamente y puede identificar la forma en la que te refieres a él. 

Pero si has adoptado una mascota más grande, o incluso cuando tu cachorro ha crecido un poco rebelde y no presta atención a tus órdenes, debes hacer un entrenamiento para hacer que un perro venga cuando lo llamas.

En este artículo conocerás la importancia de que tu mascota cumpla con esta orden, así como otros aspectos, como los materiales que vas a necesitar y las etapas de entrenamiento por las que debes pasar. Más adelante también verás algunos errores comunes y consejos.

¿Por qué es importante enseñarlo a venir cuando llamas?

Seguramente llamas a tu perro por una gran cantidad de nombres, no solo por el suyo, sino también con algunos motes cariñosos, como cariño, pelusita, amigo o peludo. 

Pero ten en cuenta que debes utilizar uno para conseguir que venga en el momento en que lo llamas, porque no solo lo utilizarás para referirte a él cuando quieras acariciarlo o jugar, también existen algunos escenarios donde es importante que sea obediente.

El más común es en el momento de pasear. Cuando no se encuentran en casa es necesario tener algunas directrices preexistentes, tu mascota debe saber que aunque no se encuentre en un lugar conocido, las reglas de comportamiento deben seguir siendo las mismas. Y la única forma de lograr esto es dándole una orden de llamada. 

También existen otras razones importantes, como las siguientes.

  • Para garantizar seguridad. Si sabes que tu perro no tiene un buen carácter, es necesario que cumpla con la orden cuando se encuentra con otros animales o niños alrededor.
  • También es necesario para evitar accidentes. Por ejemplo, en el momento de cruzar la calle, perseguir objetos o morder algo peligroso.
  • Puedes ofrecerle mayor de libertad, ya que si atiende a su nombre, no necesitarás utilizar la correa todo el tiempo.

3027352.jpg

¿Qué vas a necesitar para este entrenamiento?

Como en cualquier otro entrenamiento, debes garantizar que tu perro esté dispuesto a escucharte y aprender. Todo lo que hagas en este proceso debe encontrarlo interesante, pero esto no significa que sea una distracción o un juego. Así que la preparación previa es una de las primeras cosas que vas a necesitar, consiste en eliminar toda esa energía extra jugando un poco o después de un paseo.

Pero no exageres demasiado, quieres eliminar la energía extra, pero no hacer que esté cansado o agotado. 

Una vez que hayas hecho esto, lo siguiente es determinar el lugar ideal para el entrenamiento. Piensa en un lugar donde exista un mínimo de distracciones para tu mascota, que sea un lugar familiar (puede ser en el jardín o incluso el parque que suelen frecuentar). También vas a necesitar algunos elementos, como los siguientes.

  • Premios o recompensas: Como sus croquetas favoritas, salchichas, trozos de queso o algo que sabes que le encanta. Pero ten en cuenta que deben ser trozos pequeños. De esta forma, le dejarás con ganas de más.
  • Una correa larga: Puede ser la de paseo, considera que debe ser de al menos 15 metros, con una estructura fina para que sea ligera para tu mascota.
  • Una correa corta: Son esas típicas para entrenamiento, suelen medir 1 o 2 metros, la vas a utilizar durante las etapas de entrenamiento para una corrección rápida.

Etapas para hacer que un perro venga cuando lo llamas

El entrenamiento para conseguir que tu perro atienda a tu llamada, consta de 3 etapas que deberás aplicarlas constantemente. 

Los expertos comentan que este tipo de entrenamiento debe llevarse a cabo todos los días, pero recuerda que debes ser un poco creativo para que tu perro no se aburra. Equípate con los premios y hazla una actividad divertida. A continuación, este es el procedimiento completo.

Primero, utiliza la correa larga

Para empezar, ajusta la correa larga al arnés, incluso si se encuentran en casa. Esto es importante porque cuando quieras cambiar el escenario, por ejemplo, hacer el entrenamiento en el parque, él ya estará acostumbrado a que debe utilizarla. Una vez que te asegures que esté bien ajustada, déjalo correr libre.

No tires de la correa en ese instante. Al contrario, prueba con llamarlo por su nombre cuando consideres que se ha distraído demasiado. En este momento pueden suceder dos cosas, puede que te haga caso y vaya hasta donde estás, o puede que te ignore. Aquí tienes algunas sugerencias sobre lo que debes hacer en esas situaciones.

  • Si viene después de llamarlo: Camina hacia atrás dejando ir la cuerda, que él piense en todo momento que no existe tensión. Si él te sigue y va hasta donde estás, debes corresponderle con un premio, dale un pedazo de jamón y queso, después continúa con el entrenamiento.
  • Si no viene después de llamarlo: En el primer intento, tira de la correa y vuelve a llamarlo por su nombre. Repite esto sin ser demasiado brusco hasta conseguir que regrese hasta dónde estás. En ese momento, dale un premio.

Debes repetir esta etapa varias veces y en diferentes lugares, recuerda nunca soltar la correa y probar con diferentes distracciones.

Segundo, combina una cuerda larga y otra corta

La segunda etapa es muy similar a la anterior, solo que esta vez vas a introducir una correa corta. Aparte, también vas a intentar con algunos castigos, pero recuerda, no seas demasiado brusco para que el perro no se asuste durante los entrenamientos. 

Vas a ajustar ambas correas en el arnés y a seguir el siguiente procedimiento: deja que el perro se vaya y empiece a explorar, seguidamente llámalo. Aquí tienes la respuesta según lo que haga tu mascota.

  • Si viene después de llamarlo: Ya puedes premiarlo, utiliza la misma técnica anterior, camina hacia atrás hasta que llegue dónde estás.
  • Si no viene después de llamarlo: Inmediatamente emplea la palabra ?no? en voz alta, para indicarle que ha hecho algo malo, utiliza la cuerda larga para tirar de ella una vez. En este momento, puede que tu mascota se quede quieto durante unos instantes, esperando tu reacción. Lo que debes hacer es ir hasta donde está. 

Seguidamente, utiliza la correa corta para tirar 2 o 3 veces de ella caminando hacia atrás. Haz que el perro camine un poco y que entienda que debe seguir hasta donde estás,  si lo logra puedes darle el premio.

Durante esta etapa debes mantener el control utilizando la cuerda larga, ya que es posible que tu mascota intente evitar el castigo.

Tercero, utiliza solo la correa corta

En caso de que tu perro haya superado las otras dos etapas, ha llegado el momento de la prueba final. En este caso vas a utilizar solo la correa corta para el entrenamiento, puedes hacerlo en casa o también en el parque. 

En este procedimiento debes tener especial cuidado. Evita sobre todo las distracciones al principio, pero recuerda que en todas las etapas debes seguir haciendo una escala entre ellas.

Vas a realizar el mismo procedimiento, suelta a tu mascota libremente y cuando esté muy distraído llámalo. Aquí tienes las sugerencias sobre qué hacer en cada caso.

  • Si viene después de la llamada: Aquí puedes realizar dos acciones, puedes caminar hacia atrás mientras que él va hacia ti, aunque también puedes quedarte parado.
  • Si no viene después de la llamada: Camina más cerca de él y vuelve a repetir la acción. Si te vuelve a ignorar dile ?no?, ve hasta donde está él y tira de la correa 3 veces repitiendo la llamada. Después, vuelve a alejarte, realiza de nuevo la orden y si la cumple, prémialo.

Es importante que intercambies los lugares de vez en cuando, de forma que no importa en qué tipo de lugar te encuentres, tu perro siempre estará al tanto cuando lo llamas. Prueba también con diferentes distracciones, juguetes, pelotas, niños y otros animales.

Cuarto, reduce los premios

Por último, necesitas realizar un plan de reducción de premios. Utiliza siempre la recompensa durante las primeras etapas. Pero en el momento en que veas que está teniendo muy buenos resultados, ha llegado el momento de empezar a reducir los primeros.

Al empezar el entrenamiento, utiliza una recompensa la primera vez que atienda la llamada, pero suprímelo las demás veces. Si vuelve a ignorarte varias veces, recurre de nuevo al premio. Después, cuando notes un buen resultado, incluso si no hay recompensa después de la primera vez, puedes ir retirándola durante otras sesiones de entrenamiento.

Retirar la recompensa no quiere decir que debes dejar de felicitarlo. Cada vez que cumpla con la orden acarícialo y hazle ver que es un buen chico.

Sin_título6.png

¿Por qué el perro no viene cuando lo llamas? Errores comunes

Sguramente empezarás a darte cuenta que es más fácil leer sobre el entrenamiento que hacerlo. No te preocupes si tienes un poco de paciencia, tu mascota empezará a mostrar resultados en poco tiempo. Pero si esto sigue sin suceder, es posible que estés cometiendo algunos de estos errores.

  • Estás utilizando solo su nombre para llamarlo. Las mascotas son como los niños, si lo llamas por su nombre no harán caso, pero si tienes una orden adicional prestaran más atención. Así que utiliza la palabra ?ven? o ?ven aquí? seguidamente de su nombre.
  • Retirar los premios demasiado pronto. Recuerda que el entrenamiento es como un juego, si le quitas la diversión demasiado pronto es posible que empiece a ignorarte de nuevo.
  • No darle la libertad que necesita. Si tienes la correa tensa todo el tiempo sentirá que debe estar activo tus órdenes, lo que le causará estrés.
  • Llamarlo solo una vez al final del paseo. Debes dar la orden varias veces durante los paseos, de forma que no sienta que se trata de una orden para "nos vamos", es decir, se acabó la diversión.
  • Llamarlo solo para castigarlo. Algunas veces, necesitarás llamarlo para corregir algunas actitudes. Por ejemplo, cuando muerde una de tus zapatillas. Si lo llamas y lo castigas pensará que su nombre está asociado con algo desagradable.

Consejos finales para hacer que un perro venga cuando lo llamas

Para finalizar, recuerda que la práctica hace al maestro, no puedes simplemente hacer el entrenamiento un día y luego olvidarlo hasta la próxima semana. Debes intentar hacerlo todos los días. Planifícate para extender los paseos diarios con la finalidad de realizar este entrenamiento.

También necesario que practiques en casa constantemente. Llámalo para darle su comida, para darle una croqueta o un premio e inténtalo de forma casual varias veces durante el día. Igualmente, recuerda que enfadarte no vale la pena. Si lo has llamado varias veces y ni siquiera intenta mirarte, haz que note el premio para que entienda que tendrá una recompensa.

Igualmente, puedes utilizar una estrategia que consiste en un juego de miradas. Llama a tu perro por su nombre solamente cuando esté mirándote de frente. De esta forma, cada vez que lo llames entenderá que debe mirarte, en ese momento puedes mostrarle el premio y proseguir con el resto del entrenamiento.



Deja un comentario

COMPARTIR