Inicio  >  Blog  >  Actualidad
¿Cómo hacer que mi gato venga cuando le llamo?
08 Jun

¿Cómo hacer que mi gato venga cuando le llamo?

Índice

De todas las mascotas domésticas que puedas tener, los gatos son sin duda alguna las más excéntricas de todas. 

Con una actitud que oscila entre el cariño y el desapego, los felinos son animales que se distancian en cuanto al comportamiento de sus pares caninos. A diferencia de los estos, los perros acuden en seguida cuando los llamas. Los gatos, en cambio, generalmente suelen mostrar indiferencia o desatención cuando intentamos que vengan a nosotros.

¿Puede un gato ser entrenado para aprender su nombre? ¿cuál es el método más efectivo? ¿qué puedes hacer para acelerar el proceso? La respuesta a esto y mucho más te la daremos aquí con algunos principios para que tu mascota responda a su nombre.

¿Los gatos reconocen su nombre?

Durante décadas, los amantes de los animales y los científicos estaban convencidos que, en determinados contextos, y lejos del mito popular, los gatos podían entender su nombre al llamarlos

Aunque a lo largo de los últimos años se publicaron estudios al respecto, no fue hasta mediados de abril del 2019 cuando conocimos la investigación más seria el respecto. Liderada por Atsuko Saito, profesor en la Universidad de Sofía, en Tokio, se demostró con 78 felinos que estos son capaces de reconocer su voz frente a otros sonidos similares (por longitud y entonación).

El estudio complementa a otro del 2013 realizado por el mismo equipo que dictaminó que los gatos son capaces de reconocer la voz de su amo frente a las demás

Sin embargo, también pueden distinguir su nombre sin importar quién sea el que esté emitiendo la llamada. Ante esta evidencia científica, ¿cuál es la razón de que tu gato no acuda a ti cuando lo llamas? Bueno, la conclusión de los investigadores nos pueden dar pistas para una posible respuesta: por indiferencia.

Sí, no es nada que no sepas ya, pero antes de que te reseñemos qué puedes hacer al respecto, primero debemos indagar más sobre ello. Ten en cuenta que los felinos domésticos descienden de una variedad africana llamada Felis silvestris lybica, la cual cazaba sola y no formaba manada

También ten en cuenta que fueron domesticados hace menos de 10.000 años y en circunstancias en las cuales no hubo una relación tan estrecha como la de los perros. Según estudios, hay evidencias de que los primero perros se domesticaron hace más de 30.000 años y, como ya sabes, estos sí formaban manadas y cazaban en grupo.

En conclusión, aún sigue estando presente una actitud individualista y autónoma en los gatos que los llevan a no responder aun cuando perfectamente son capaces de entender su nombre. 

Sin embargo, esto no quiere decir que, con un poco de esfuerzo y paciencia, puedas conseguir que tu amada mascota pueda responder cuando le llames. Con esta introducción, ya estás listo para volverte un maestro y alcanzar tu objetivo después de unos meses.

mi-gato-venga-cuando-le-llamo.jpg

Cómo entrenar a tu gato

Existen muchos métodos de entrenamiento que puedes aplicar para que tu gatito pueda acudir cuando lo llamas. Considerando que no lo entrenarás para que compita en la International Cat Agility Tournaments u otra competencia similar de habilidades. Por el momento, nos bastará con el clásico modelo conductual de recompensas positivas. Sí, seguro que es algo que ya has pensado antes, pero aquí lo abordaremos con técnicas efectivas con las cuales podrás avanzar con rapidez si eres constante y firme.

Antes de reseñarlas, primero queremos puntualizar que en este contexto los refuerzos positivos son la mejor opción. Olvida desde ya los refuerzos negativos, ya que no llegarás a ningún lado aplicando la contracara del modelo conductual. Aclarado esto, presta atención y pon en práctica los siguientes principios.

1) Indaga cuál es la mejor recompensa

Cuando hablamos de refuerzos positivos nos referimos a un premio que utilizarás para fomentar determinado comportamiento en tu mascota

De esta manera, y con el paso del tiempo, su cerebro irá relacionando que cada vez que acate una llamada será recompensado con algo que le apetece. Este es, precisamente, el punto clave de nuestra terapia de entrenamiento: buscar la mejor recompensa que se adapte a los gustos del animal.

Por regla general, se recomienda que sea comida, enfocando siempre la más apetitosa para el felino. Sin embargo, también puedes elegir otros métodos secundarios como son las caricias, un juguete, catnip o un objeto que le sea de su agrado

Deberás probar todas las opciones, e incluso distintos tipos de golosinas, hasta que estés 100% seguro de que el premio elegido es el más indicado para llamar su atención. Hecho esto, puedes pasar a la fase dos.

2) Elige la llamada

Lo siguiente que debes considerar es qué nombre utilizarás para que el animal pueda relacionar la recompensa con este. Sí, seguro que lo primero que se te viene a la mente es su nombre (y nosotros incentivamos que así sea), pero en algunos escenarios puede no ser la mejor opción. 

¿Cuáles son estos? Fácil, cuando se está intentando enseñar a un gato que ya tiene unos años y que es más difícil que relacione su nombre con una recompensa. En estos casos, procura elegir una palabra nueva, que no uses en otros contextos y que resulte auditivamente agradable.

Son muchas las palabras que puedes elegir, pero aquellas que integran vocales abiertas son la mejor opción (a, e y o). La razón de ello es que se tratan de sonidos más audibles y claros, algo que puede jugar a tu favor en este caso. Si estás intentando entrenar a tu gato desde pequeño, entonces puedes utilizar su nombre convencional.  

3) Empieza a incentivar la conexión positiva

Una vez has considerado los dos puntos anteriores, ya estás listo para empezar la asociación. Para ello, solo tienes que tener siempre a mano el refuerzo positivo y llamar al felino en distancias cortas

No puedes pasar por alto esto último, ya que estás incentivando la conexión. Por tanto, procura que las primeras veces el gato esté en la misma habitación y, si es posible, haz ademanes, sonidos y enséñale la recompensa para que este vaya a tu lado.

Cuando esto suceda, debes darle la recompensa inmediatamente, de modo que su cerebro empiece a relacionar una recompensa rápida al responder a cierto comportamiento. Esto lo debes hacer varias veces al día, siempre teniendo en cuenta la distancia corta e ir aumentándola progresivamente en función a la evolución de este. 

Si no muestra interés, considera cambiar de recompensa. Aunque ya la mencionamos anteriormente, puedes probar con la catnip o hierba gatuna, ya que en promedio 2 de cada 3 se sientes atraídos hacia estas.

4) Refuérzala en momentos especiales

Después de una o dos semanas de trabajo diario, descubrirás que la asociación empieza a consolidarse en tu mascota. 

Para seguir incentivando esto, procede a modificar los momentos en los cuales realizas la llamada. La mejor forma de hacerlo es justo antes de que lo vayas a alimentar. Así, efectuarás la acción, le darás el refuerzo positivo y luego le darás de comer. 

Si alimentas a tu gato 2 o 3 veces al día, concentra este propósito solo para esos momentos. Otro elemento que debes incorporar es otro tipo de refuerzos. En este caso, procura incorporar caricias si tu mascota siente inclinación por estas.

Ten en cuenta que no existe un tiempo estipulado para pasar de la 3ª a la 4ª (y de esta a la quinta). Todo dependerá de lo constante que seas y cómo responda tu gato a los refuerzos. Pueden ser desde un par de semanas hasta uno o dos meses. 

Sin embargo, debes saber que si eres constante, tienes paciencia y dedicación y utilizas el refuerzo adecuado tarde o temprano la asociación se consolidará.  

5) Disminuye la recompensa positiva de forma gradual

Lo último que debes hacer, siempre y cuando tu mascota asocie la llamada automáticamente, es disminuir las veces que recompensas al felino por venir a tu lado. ¡Pero atención! Esto de lo debes hacer progresivamente y no de forma brusca, ya que puedes desperdiciar el trabajo que has hecho las últimas semanas. 

Si acostumbras a entrenarlo 3 veces al día, primero empezarás por reducir el volumen de la recompensa. Después de unos pocos días le darás el refuerzo sólo 2 de 3 veces, unos días después 1 de 3 y así hasta que este llegue a ti aun cuando no siempre le des algo que le agrada.

Por norma general, nunca debes eliminar del todo la recompensa, sino de asegurarte de que, con el tiempo, al menos 1 de cada 10 veces que lo llames este obtendrá lo que incentivó su comportamiento. 

También puedes recompensarlo siempre, pero cambiando radicalmente el objeto de esta. Por ejemplo, en vez de darle una golosina le darás una caricia o jugarás con él, algo que es más saludable de cara al futuro. Si siempre le das comida, entonces tarde o temprano subirá de peso, con las consabidas repercusiones que puede tener ello en su salud.

hacer-que-tu-gato-venga-cuando-le-llames.jpg

¿Por qué es importante que el gato responda a la llamada?

Ahora que ya sabes cómo entrenar a tu gato, es momento de darte otros principios clave que te ayudarán a no abandonar el proceso si este no responde con la velocidad que esperabas. 

En primer lugar, te diremos por qué es importante que este acuda a ti cuando escucha tu voz. Aunque es verdad que son muchas las razones, nosotros nos enfocaremos en 4 principales:

  • Si el felino se escapa o sale al exterior: los gatos no son los animales más caseros del mundo, aunque hay razas que sí son más pasivas que otras. Si tu gato sale de casa, no solo podrá extraviarse, sino que puede ser vulnerable a ataques de otros felinos o de perros. Que este pueda responder desde la distancia cuando le llames, puede ser clave para que puedas asegurar su integridad.
  • En situaciones de emergencia: sin importar la naturaleza de esta (desde un incendio, hasta una tormenta). Si consigues localizar tus mascotas con rapidez podrás rápidamente ponerlos a salvo junto a los demás miembros de tu familia.
  • Para asegurarse de que está en casa antes de que salgas: si sales de casa para unas cuantas horas, seguro que quieres asegurar que tu felino se encuentra sano y salvo dentro de ella. Para que no pierdas tiempo buscándolo por cada rincón, llamarlo es el método más rápido y efectivo si tienes prisa.
  • Para fomentar su educación: al igual que educas a un niño para que comprenda principios a medida que va creciendo, también debes dedicarle tiempo a tu mascota si quieres que esta sea educada y sienta respeto hacia ti. Aunque es verdad que no es lo único que debes hacer, enseñarle a responder a su nombre es una de las primeras cosas.

Consejos para el gato aprenda su nombre

Finalizamos esta aventura dándote algunos consejos que puedes considerar para reforzar todo lo que has aprendido. Desde ya te decimos que todo será en vano si no tienes en cuenta dos principios fundamentales: paciencia y constancia. Si crees que ya tienes estas, entonces asegúrate de implementar también lo siguiente:

  • Cuando acaricies a tu gato procura susurrar su nombre. Así este empezará a distinguir el tono de tu voz y la secuencia distintiva de su llamado
  • Procura empezar el entrenamiento tan pronto como puedas. Aunque sí puedes educar a un felino adulto, lo cierto es que será mucho más fácil que aprenda desde que tiene solo unos meses
  • Opta por nombres cortos y fáciles de pronunciar
  • Utiliza herramientas de apoyo si no logras avanzar. En la actualidad puedes utilizar desde silbatos para gatos hasta instrumentos que generan chasquidos para llamar la atención.
  • Si tienes varias mascotas, procura que los nombres de estas no se parezcan entre sí.
  • Nunca utilices refuerzos negativos si buscas un progreso verdadero.

Con esta última recomendación ya tienes todo lo que se necesita para que a la vuelta de unos meses tu mascota pueda responder con rapidez cuando le llames. En el proceso descubrirás que también es un excelente método para acercarte más a ella y puedas establecer un vínculo a pesar de su actitud independiente.



Deja un comentario

COMPARTIR