Inicio  >  Blog  >  Actualidad
¿Cómo hacer que el perro duerma en su cama?
04 Jun

¿Cómo hacer que el perro duerma en su cama?

Índice

Incluso tu mascota necesita una buena noche de sueño para despertarse sintiéndose lo mejor posible. Así que enseñarle a dormir en su propia cama es algo muy importante, para que tanto tú como él podáis descansar sin interrupciones en la noche y no le crees malos hábitos al permitirle dormir contigo.

Aunque esta tarea pueda parecer difícil, es más simple de lo que piensas, y siguiendo nuestros consejos de entrenamiento, puedes enseñarle a dormir feliz y cómodamente en su propio lecho.

Escoge el lugar dónde va a dormir tu perro

Entrenarlo para conseguir el éxito en esta tarea es una cuestión de repetición y comodidad. Hay un equilibrio entre encontrar la cama correcta para las necesidades de tu mascota y ponerla en el lugar correcto para aliviar cualquier temor o ansiedad por la separación que va a acontecer.

Encontrar la adecuada es muy parecido a encontrar la almohada ideal para ti. Es posible que debas probar algunas opciones diferentes hasta que encuentres la perfecta, pero una vez que la encuentres, tu fiel compañero te hará saber de alguna manera que es la indicada.

Considera la forma en que le podría gustar dormir. Si observas que le atrae ponerse acurrucado como una bola, elige una con bordes y que no sea mucho más grande que la longitud de su cuerpo. Las que tienen paredes laterales suaves son ideales para mantener el calor corporal y también para que se sientan abrazados y seguros cuando duermen.

Si le gusta tumbarse y parece que no puede tener suficiente espacio cuando duerme, elige una que sea plana y que cuente con un amplio espacio para estirarse.

Asegúrate de tener una adecuada para el tamaño, la raza y sus necesidades.

También te sugerimos tener algunas golosinas a mano, incluso en el espacio para dormir, para así recompensarlo por los logros conseguidos.

Puede llevar algunas semanas entrenarlo para conseguir que duerma en su propio lecho, y si no lo hace, probablemente sea porque necesita encontrar un lugar diferente.

Muchos dueños no quieren que sus mascotas duerman con ellos, pero no les importa su presencia en la habitación.

Si la cama de tu perro ya está en tu habitación, considera colocarla más cerca de la tuya para que el animal pueda mirar hacia arriba y así puedas verlo por la noche y escuchar su respiración (o incluso sus ronquidos).

Se sentirá seguro sabiendo que tú o al menos otro miembro de la familia estáis cerca. Ten paciencia con esto y sé abierto al cambio.

perro-en-la-cama.jpg

Comienza el entrenamiento

Existen diferentes métodos de entrenamiento para condicionarlo a dormir en su propio lecho. Te hablaremos de los más comunes.

Refuerzo positivo con golosinas

Muéstrale su cama

Atráelo hacia esta, sin forzarlo,mediante golosinas. Coloca una galleta sobre la superficie para que se suba por sí mismo.

En esta primera etapa del entrenamiento, no añadas todavía una palabra de comando al comportamiento. Sólo lo vas a recompensar con las golosinas, dejándolas caer entre sus patas cuando se monte sobre su sitio para dormir. Repite este proceso unas 3 o 4 veces.

Más adelante, espera a ver si toma la iniciativa. Para esto, debes pararte cerca de la cama tal como lo hiciste para atraerlo la primera vez. No debes llamarlo. Espera y observa si toma la iniciativa de subirse por sí mismo, si es así, ¡recompensa! Si se sube y se acuesta sin dudar, recompénsalo más todavía.

Si esperas más de 30 segundos y no ha hecho ningún movimiento para subirse, vuelve a atraerlo unas cuantas veces más y luego intenta este paso de nuevo.

Utiliza una palabra comando

Añade un nombre, puedes llamar al sitio como "cama". Cuando te paras cerca de la zona y tu perro se sube y se acuesta sin dudar, puedes asignar un nombre al comportamiento.

Entonces lo que debes hacer es:

  1. Párate cerca de la cama
  2. Cuando comience a subirse y a acostarse, di la palabra clave.
  3. Dale una recompensa cuando se acueste.

Además debes crear un comando que usarás cada noche para indicar la hora de acostarse. Usa el comando y anímalo a subirse. Una vez que lo haga, dale un premio.

Práctica hasta alcanzar el éxito

Continúa practicando el comando "ir a la cama" cada vez que quieras que tu perro se acueste. Dar la orden durante el día también lo ayudará a recordar la orden por la noche. En estas prácticas es importante añadir duración y distancia. 

No importa con qué comiences, siempre y cuando lo tomes con calma. Por ejemplo, si ayer se quedó acostado con éxito durante 10 segundos, intenta 15 segundos hoy, no 30.

Si se levanta durante esta etapa, ya sea cuando añades duración o distancia, simplemente vuelve a atraerlo e indícale el "lugar" e intenta nuevamente.

Es algo que requiere de mucha paciencia y práctica, pero si mantienes la constancia, conseguirás el éxito.

El método del clicker

Presenta la cama

Muéstrasela a tu perro, así como el espacio donde se espera que duerma. Asegúrate de que este sea un lugar donde se sienta cómodo y tenga más probabilidades de quedarse.

Aliéntalo a subirse. Acaríciala e invítalo a subirse a esta. Con el clicker, haz un clic y dale una golosina y muchos elogios verbales cuando lo haga. Este sentirá tu entusiasmo y comenzará a sentir lo mismo por su cama.

Utiliza el comando y refuerza con el clicker. Habla sobre su cama a través del comando "aquí es donde te acostarás". Di la frase clave y seguidamente suena el clicker. Hazlo con frecuencia para que asocie "ir a la cama" o la frase que elijas con el lugar para dormir.

Recuerda que cada vez que lo digas, debes reforzar con un clic.

Práctica durante la hora de la siesta

Durante el día, anímalo a dormir usando el comando y llevarlo a su lecho. Es posible que debas despertarlo de una siesta y caminar con él al que debería ser realmente su sitio de descanso.

Si tiene sueño, puede quedarse más tiempo. Asegúrate de usar el comando, hacer clic y recompensarlo con una golosina, incluso para las siestas durante el día.

Hora de acostarse

Ya por la noche, usa el comando nuevamente y llévalo hasta su lugar de descanso. Dale un premio y dile buenas noches.

Redirecciona

Si se levanta, puedes usar el comando y llevarlo de regreso. Asegúrate de usar la misma frase cada vez. Si tu mascota no se queda, es posible que debas reconsiderar la ubicación.

El método de la esencia

Otra técnica que puedes aplicar para acostumbrarlo a dormir en su propio espacio es usar tu aroma para que la cama sea más cómoda. Esta es una idea simple que requiere poco esfuerzo, pero que es sorprendentemente efectiva. Para hacer este método de manera eficaz, debes hacerlo cuando acabas de comprar su cama.

La mayoría de las veces, el animal se mostrará renuente, sin embargo, debes ser perseverante.

Primero puedes probar con frotar tus manos sobre toda la superficie de la cama para que tu olor se extienda por todas partes.

A veces esto será suficiente por sí solo y otras veces tendrás que hacer un poco más para romper la idea de que esta cama no es de ellos. Para esto, puedes usar una camiseta o manta usada que los ayudará a asociar su área de descanso con tu persona, lo que los hará sentirse seguros.

Una de las cosas que pueden hacer que un perro muerda una cama es la ansiedad por la separación al sentir temor por la ausencia temporal de su dueño. Esta idea del aroma puede ayudar a aliviar esta situación, así como ayudarlos a que se acostumbren a su nuevo espacio para dormir.

perro-cama.jpg

¿Por qué no es recomendable que mi mascota duerma en mi cama?

Si bien un alto porcentaje de familias acostumbran a sus mascotas a dormir con ellos, te hablaremos acerca del porqué no es tan aconsejable.

Riesgos de salud y seguridad

Las enfermedades, la suciedad y las pulgas pueden ser recogidas por tu mascota y llevadas a tu cama. Incluso aunque no sufras de alergias o asma, tu mascota tiende a pasar tiempo fuera interactuando con organismos que son dañinos para tu salud y que debes evitar.

Hay estudios que tienen estimaciones que 60 ? los patógenos son transmitidos por animales.

Por otro lado, también hay un factor de peligro, especialmente si tienes niños pequeños, ya que incluso hasta el más bondadoso puede defenderse cuando se sobresalta. Un niño que pasa junto a muebles o camas donde descansa un perro puede sorprender al animal sin darse cuenta y ser atacado.

Pérdida de la calidad del sueño

Aunque seas de los que tienen facilidad para dormir, las mascotas pueden perturbarte por la noche. El movimiento de perros o gatos más pequeños puede que no te despierte, pero el de uno más grande sí puede hacerlo, sobre todo en un colchón con poco aislamiento del movimiento.

Y es que de manera muy similar a las personas, los perros tienen sueños, patean y se mueven dormidos, además de que gruñen.

Otras razones que causan interrupciones del sueño son:

  • Ronquidos.
  • Gemidos y otros sonidos.
  • Salir y volver a la cama en medio de la noche.
  • Que camine sobre el colchón.
  • Que arrastre las patas debajo de las mantas.
  • Ladridos.

¿Cuántas horas debe descansar mi perro?

En comparación con los humanos, los perros duermen mucho. Mientras que nosotros dormimos en promedio unas 7-9 horas por la noche, los perros duermen aproximadamente entre 12-14 horas en cada ciclo de sueño de 24 horas. En otras palabras, pasan 50 ?l día durmiendo.

Muchas mascotas duermen toda la noche, pero esa no es la única vez que lo hacen. También tienden a hacer varias siestas, según les convenga a lo largo del día.

Es por eso que al tener un ciclo diferente al tuyo, sus hábitos son distintos y pueden despertarse, moverse y estar inquietos durante la noche e interrumpir tu sueño y por lo tanto no es tan recomendable que duerman contigo en la misma cama.

Falta de control sobre tu perro

Tiene que entender que eres tú quien manda y tiene el control en casa. Al permitirle dormir contigo, lo estás tratando como a un igual y tu perro puede entender esto como que tiene más o el mismo poder que tú, lo que puede derivar en malas conductas.

Incluso el famoso entrenador César Millán, sugiere que si vas a permitirle dormir contigo, no olvides las reglas y límites, ya que hablamos de tu dormitorio y tu cama, no la de tu perro.

Debes tener las normas debidamente establecidas para que lo eduques de tal forma que dormir contigo sea un privilegio, no un derecho, y que cuando se lo ordenes, la desocupe.

Causa dominancia y agresión

Al igual que en el punto anterior, permitirles que duerman contigo puede generar o intensificar problemas de dominación y agresión tanto en perros como en gatos.

 Desde el punto de vista de tu perro, le estás cediendo más territorio en un espacio físicamente más alto.

Para contrarrestar estos efectos, elije un lugar específico en el colchón donde se le permita dormir a tu perro y solo permíteles estar contigo si permanecen en ese lugar.

Interfiere en la intimidad de las parejas

Otro aspecto negativo es que puede ser problemático para las parejas. El contacto físico y la proximidad son importantes para mantener la intimidad y la conexión.

Los expertos recomiendan no dejar que el perro duerma entre la pareja. No solo aumenta la distancia entre ellos, sino que también puede causar problemas de comportamiento para el animal, lo que les permite sentirse más dominantes para conciliar el sueño donde quieran y separar a los humanos.

Tanto para la relación entre tú y tu pareja, como entre tú y el perro, es mejor que este último duerma al pie de la cama.

¿Quiénes no deben dormir con sus mascotas bajo ninguna circunstancia?

  • Personas enfermas, asmáticas o alérgicas a las mascotas: las personas con sistemas inmunes más débiles tienen un mayor riesgo de enfermar por gérmenes, enfermedades u otros patógenos transmitidos por las mascotas.

Niños pequeños: algunos perros pueden morder por error cuando se despiertan, en especial si han tenido una pesadilla, por lo que no se recomienda dejarlos dormir en el mismo lecho que un niño pequeño.



Deja un comentario

COMPARTIR