Inicio  >  Blog  >  Actualidad
¿Cómo hacer que dos gatos se lleven bien?
25 Jun

¿Cómo hacer que dos gatos se lleven bien?

Índice

No hace mucho tiempo se daba como cierto que los gatos no son animales gregarios, que más bien son solitarios y solo durante el tiempo de celo mantienen conductas sociales. Pero hoy se sabe que no es así, lo que quiere decir que sí pueden relacionarse de manera positiva con otros ejemplares de su especie.

Una de sus características es que son muy territoriales. Si ya se tiene uno en el hogar, debe saberse que la llegada de otro lo pondrá a la defensiva. Además son muy celosos con sus amos, lo que vendría a complicar más la situación.

Por esas características muy propias de su especie, cuando se quiere llevar otro gato al hogar hay que informarse muy bien sobre su comportamiento y cuáles serían las pautas que deben seguirse para lograr que se relacionen adecuadamente.

Presentarlos de manera correcta

La mejor manera de hacerlo es con lo que los especialistas llaman un protocolo de bienvenida. La presentación debe hacerse gradualmente para evitar encuentros repentinos que generen en ambos una conducta indeseada, que podría ser violenta.

Durante algunos días al gato nuevo se le tendrá en una habitación aparte para que el gato que ya vive en casa comience a reconocerlo por el olor cuando se acerque a la puerta de esa habitación. Es probable que al principio en ese acercamiento ambos gatos bufen, pero no debe impedírseles esa reacción.

En esa habitación provisional el recién llegado deberá tener todo lo que necesita: comedero, bebedero y arenero. Algunos especialistas recomiendan que cuando se le vaya a acercar, el gato recién llegado sea introducido en un transportín para poder apreciar la reacción inicial de ambos sin ningún tipo de riesgo.

En la medida en que se vaya viendo que sus reacciones son positivas, se les irá permitiendo que cada uno acceda al territorio o espacio del otro. Pero aun teniendo en cuenta estos detalles, es recomendable un período de preparación antes de la llegada del nuevo gato.

gatos-juntos.jpg

Preparar el hogar para la llegada de otro gato

Aunque los gatos no son tan competitivos como los perros en cuanto a sus propios recursos, es importante que cada gato disponga de sus accesorios particulares. Para esto es indispensable que tengamos presente los siguientes consejos:

  • Comederos y bebederos. Deben colocarse en puntos distintos del hogar y nunca cerca de los areneros. Los bebederos pueden ser de gran tamaño para que se acostumbren a compartirlo.
  • Areneros. Colocarlos en partes tranquilas y aisladas para que hagan sin sobresaltos sus necesidades fisiológicas.
  • Feromonas sintéticas. Para el proceso de adaptación de uno y aceptación recíproca,  con días de antelación a la llegada del nuevo felino debe rociarse el hogar con feromonas sintéticas, cuyo efecto apaciguador está comprobado y no le causa ningún daño a los gatos.
  • Rascadores. Deben tenerse varios distribuidos en diferentes puntos del hogar para que cada gato tenga donde afilar sus uñas como es innato en su conducta.
  • Juguetes y algunos accesorios. A cada uno debe tenérseles a su alcance porque eso favorece una conducta más tranquila y menos agresiva.

Con todos estos elementos lo que se busca es el mejor ambiente para los gatos y que la convivencia entre ellos sea pacífica y alegre.

Cómo hacer que dos gatos se junten sin que peleen

Nadie puede garantizar que el primer encuentro entre el gato recién llegado y el que ya vive en casa resulte exitoso. Hay algunas estrategias y trucos que pueden ser de mucha utilidad para que la etapa de presentación sea lo mejor posible.

  • No debe forzarse la situación. Si no quieren un acercamiento, hay que dejarlos tranquilos. No debe olvidarse que el acercamiento debe ser gradual y que se vaya dando de manera natural e incluso espontánea.
  • Debe asegurarse que ambos tengan lugares para refugiarse, que pueden ser estanterías o estructuras especiales para gatos, entre otras alternativas.  Es probable que uno u otro o ambos emprendan la huida por sentirse amenazados.
  • Golosinas para gatos en el lugar de encuentro. Es posible que con esto se cree la asociación de alimento abundante y delicioso con la presencia del otro.
  • Reforzarlos con actitudes y voces cariñosas, llamando a cada uno por su nombre, con voz suave. Si llegan a olisquearse y a frotarse, decirles palabras de estímulo que les hagan sentir que lo están haciendo bien.
  • Aparte de las voces suaves, cariñosas y de reforzamiento, así como de las golosinas, debe procurarse que no haya otros elementos de estímulo en el ambiente que puedan ser perturbadores.

Si no se nota ni miedo ni hostilidad en ese primer encuentro, se habrá dado un gran paso, pero si no es así, hay que seguir intentándolo con el mismo esmero y los mismos consejos para tener éxito en ese proceso de presentación y adaptación.

Saber si se llevan bien o no

Los bufidos y los correteos por toda la casa son normales en los primeros días, pero puede ser que se comporten con tolerancia recíproca. En cualquiera de esos casos debe mantener la actitud de no intervenir y respetar la manera como van comunicándose, cómo aprenden a hacerlo.

Nunca debe reprendérseles ni ejercer ninguna forma de castigo si se muestran intolerantes. Si se llega a eso, solo se consigue empeorar las cosas. Debe confiarse en que a medida que pasen los días, muestren conductas de aceptación como lamerse o hasta dormir juntos.

Puede suceder que por más que se hayan hecho grandes esfuerzos y se hayan seguido los consejos adecuados en la presentación, muestren algunos comportamientos indeseados. De ser así, es importante que le preste mucha atención a las posturas que asumen y a los sonidos que produzcan.

Diversos factores son de mucha influencia en el comportamiento de los gatos que son causantes de agresividad o de miedo. No resulta fácil saber cuál es el origen de esos comportamientos, sobre todo cuando se adoptan gatos adultos.

Pueden mostrarse agresivos por pura territorialidad, lo que es normal en los felinos cuando ya llevan tiempo en un hogar y llega uno nuevo. La agresividad también puede ser por la protección de sus recursos o cosas propias, entonces tensan la cola y realizan movimientos serpenteantes.

La agresividad puede ser por miedo, y en ese caso echan las orejas hacia atrás, encorvan el cuerpo con la cabeza gacha, emiten sonidos agudos y se les eriza el pelo. O es agresividad por dolor en vista de malas experiencias en el pasado, entonces asumen una postura ofensiva, acompañada de manotazos y bufidos cuando alguien se les acerca.

Para mejorar la relación

La educación de un gato y propiciar algunos comportamientos exigen que se haya de tener en cuenta el caso particular, el probable diagnóstico de un especialista y cuáles son los recursos que se tienen a mano.

No en todos los casos funcionan las mismas estrategias con igual eficiencia. Las adaptaciones y modificaciones de conducta en los felinos también tienen sus peculiaridades según las características propias de cada uno.

A pesar de esas características y diferencias, hay algunos consejos muy útiles para que la relación entre dos gatos mejore:

Errores que deben evitarse

El estudio de las especies felinas ha arrojado en los últimos años algunos descubrimientos notables. En lo que se refiere a los gatos, por ejemplo, se ha demostrado que sí son gregarios.

Fomentar conductas de sociabilidad no es un contrasentido y por eso debe evitarse errores como: asustarlos, encerrarlos, gritarles, perseguirlos, echarles agua o pegarles con periódicos.

Sobre todo en el proceso de presentación y de adaptación en un hogar y ante otro individuo de su misma especie, son esos errores totalmente contraproducentes.

gatos-se-lleven-bien.jpg

Reforzamiento positivo

Para propiciar comportamientos de sociabilidad y tolerancia deben aplicarse refuerzos de carácter positivo mediante la premiación de conductas deseadas. Si vemos que se mantiene tranquilo junto a otro gato, se le acaricia para que sepa que es un buen comportamiento.

Si deja de reaccionar de manera positiva ante otro felino, se le deja de acariciar  para que esté consciente de no es ese el comportamiento que se espera. En uno u otro caso el reforzamiento está hecho de forma positiva, sin producir temor, ni estrés o rechazo.

Estas sencillas estrategias son indispensables cuando se quiere mejorar la relación entre dos gatos.

Estímulos físicos y mentales

Hay una variedad de juegos que ayudan a los gatos a mantenerse activos de cuerpo y mente. Con estos juegos, además de una buena y necesaria estimulación, les propician aprendizaje y bienestar.

Este tipo de ejercicios o juegos de estimulación no son iguales para todos. Hay que personalizarlos o realizarlos en función de las características particulares de cada uno.

Ayuda adicional

El comportamiento de un gato depende mucho de la actitud del dueño o de todos los integrantes de la familia. Si se mantiene ante estos una actitud de relajamiento y calma, lo percibirá con toda claridad y se sentirá a gusto.

La ayuda adicional puede incluir el uso de feromonas sintéticas, alimentos balanceados o piensos con la etiqueta Calm, que tienen efectos relajantes en gatos adultos y contribuyen a su equilibrio emocional.

Si es necesario, visitar un especialista

Para abarcar todas las posibilidades, aunque siempre se espera lo mejor desde un principio, un comportamiento problemático y complejo puede exigir que se visite a un especialista.

Ese especialista debe ser un veterinario con especialidad en etología felina. Este emitirá un diagnóstico y aplicará una serie de prácticas en sesiones destinadas a modificar la conducta del gato.

También ofrecerá a los miembros de la familia un conjunto de pautas específicas y personalizadas que deberán seguirse al pie de la letra para alcanzar el objetivo deseado.

Sugerencias adicionales

El sexo del nuevo gato que se lleva al hogar es un aspecto importante. Por lo general la convivencia de gatos de distinto sexo es menos conflictiva. Lo mismo sucede si el nuevo integrante de la familia es un cachorro.

Como siempre, el carácter particular de cada felino es un factor que cuenta, pero de ninguna manera se niega la convivencia de gatos del mismo sexo. Esta sugerencia de gatos de distinto sexo se basa en estudios y en comprobadas experiencias por quienes han tenido gatos durante mucho tiempo.

Si se decide tener como mascotas felinas un macho y una hembra, es imprescindible su esterilización. Se ha comprobado que al esterilizarse, los gatos son menos conflictivos y se adaptan mucho mejor a la convivencia con otro de su especie.

Los cuidados deben ser por igual para ambos gatos, salvo en aquellos casos en que uno de estos requiera por motivos de salud una atención especial. Esos cuidados incluyen cortarle las uñas cada cierto tiempo, con lo que se evita que por alguna pelea ocasional se hagan daño.

Para una calidad de vida idónea para ambas mascota felinas siempre es recomendable contar con una empresa especializada en mascotas y que ofrezca los servicios mediante el contacto online.

Es de gran ventaja que los gatos de casa que ya han hecho una buena amistad tengan sus accesorios y recursos apropiados cada uno, que incluya juguetes y alimentos que puedan adquirirse con un distribuidor que los lleve a domicilio.

Como parte de esos servicios en caso de viaje de la familia y que no sea posible llevarse a los gatos, dispongan de guardería o de petfriendly, educadores, entrenadores y todo un personal especializado en lo mejor y más conveniente para los felinos de la casa.

La alimentación es primordial

Un gato alimentado adecuadamente será una mascota sana y que no sufra de problemas renales ni de otro tipo. Su dieta requiere de un control riguroso y de estricto cumplimiento.

No es conveniente alimentarlos con las sobras de la comida de la familia, porque puede provocarle diarreas, vómitos y obstrucción intestinal. El consumo de esas sobras, que pueden contener sustancias y condimentos, no es apropiado para los gatos y pueden volverlos obesos, además de los problemas de salud mencionados.

En el mercado existe una variedad de productos enlatados y piensos que contienen las proteínas y las vitaminas que su organismo requiere para una mejor asimilación y un mejor desarrollo cuando están en la etapa de crecimiento.

La alternación de alimentos enlatados y piensos es la ideal, ya que combina lo seco con lo húmedo y se proporciona una correcta hidratación y se evita la formación de cristales en su sistema urinario.



Deja un comentario

COMPARTIR