Inicio  >  Blog  >  Actualidad
¿Cómo acostumbrar a un gato a una nueva casa?
09 Oct

¿Cómo acostumbrar a un gato a una nueva casa?

Índice

Uno de los temores más frecuentes de los dueños de mascotas es su incertidumbre sobre cómo estas responderán a su nuevo hogar. Ya sea porque se planee adoptar una, o porque esté planificada una mudanza en las próximas semanas, siempre es conveniente planificar qué se va hacer para que esta se sienta cómoda, segura y tranquila en todo momento.

Al contrario de los perros, los gatos suelen ser más cerrados a los cambios de ambiente. Son animales territoriales por naturaleza y es por esto que los consejos que te daremos a continuación te ayudarán a lidiar con el proceso.

Cómo adaptar a un gato a un nuevo hogar

Los felinos son animales que se rigen por la rutina. Cuando esta se trastoca, presentan un comportamiento ligado al estrés y a la inseguridad. Estos dos elementos pueden estar presentes durante un proceso de adaptabilidad, para el cual el dueño debe implementar una serie de principios cuyos objetivos serán tratar de minimizarlos.

El plan a seguir para acostumbrar a un gato a una nueva casa variará según el contexto. Para esto, hemos tenido en cuenta los dos más comunes: si acabas de adoptar uno y quieres que se sienta como en casa, o si estás planeando una mudanza y temes por su adaptabilidad.

Aplica las recomendaciones según sea el caso y verás cómo el proceso será menos traumático de lo que imaginas.

Si se hace una mudanza

En caso de que tengas planificada una mudanza durante los próximos días, tu minino no debe quedar al margen de tus consideraciones. Toda mudanza es estresante, tediosa y larga y eso es algo que también llega a percibir tu mascota.

En este sentido, procura tener en cuenta lo siguiente para que tu gato responda positivamente durante la mudanza:

Aléjalo del trajín de la mudanza: de manera que lo encierres en una habitación hermética con sus pertenencias (juguetes, caja de arena, rascador, comederos y demás). 

De esta forma, estará parcialmente ausente de los movimientos, personas y ruidos de ese día, y también podrás disponer de él con prontitud cuando llegue el momento. Evita en este punto encerrarlo en un transportín y procúrale mejor un poco de libertad.

Usa un trasportín: cuando ya hayas terminado de subir todo al camión de mudanza, podrás vaciar la habitación con las pertenencias de tu mascota. 

Sitúala en este punto en su trasportín y mientras haces el proceso déjala en compañía de un familiar o una persona con la que se sienta a gusto. Evita a toda costa cargarla en tus brazos o usar una correa, ya que no son las mejores opciones en estos casos.

Considera suministrarle un calmante: si tu gato es muy nervioso, considera con antelación suministrarle un calmante. Habla en este caso con tu veterinario para que considere cuál será el más apropiado y así evitar episodios de estrés que deriven en traumas futuros.

Llévalo a tu lado: en el asiento de atrás, asegurado con el respectivo cinturón de seguridad. Nunca lo hagas en el camión de la mudanza o en el maletero y considera detenerte para que beba agua y coma si el viaje es muy largo. Suminístrale comida y bebida 3 horas antes de mudanza.

Si tienes en cuenta estos cuatro principios, entonces el minino llegará con menos estrés a su nuevo hogar. Una vez allí, implementa las pautas siguientes para motivar a su adaptabilidad:

Vacía todas sus cosas antes de liberarlo: de manera que entre a su nuevo hogar con todo instalado. Cuando lo liberes, considera que puede tener una carga de estrés alta, así que cierra puertas y ventanas cuidadosamente. No debes abrir su transportín hasta que estés seguro que lo más ruidoso y pesado de la mudanza ya ha pasado.   

Aclimata el lugar como su antigua casa: puede que quieras renovar un poco el estilo y la distribución de las cosas, pero si tu gato ya estaba acostumbrado a su antiguo hogar querrá experimentar un nuevo ambiente lo más parecido a este. Agrupa muebles, mesas y escritorios bajo una misma distribución y sitúa sus cosas a la misma distancia que las de antes.

gato-acostumbrarse-nueva-casa.jpg

No lo dejes salir durante las primeras 2 semanas: recuerda que no conoce en absoluto su nuevo territorio, y podría perderse con gran facilidad. Procura mejor a que se familiarice con cada rincón de su nueva casa, y evita que explore el exterior por el momento. Cierra las puertas y las ventanas de forma hermética.

Usa feromonas de gatos: si uno o dos días después presenta un comportamiento muy reacio, considera comprar feromonas para gatos. Estos productos sintéticos le suministrarán cierto grado de alivio y disminuirán su estrés.

Juega con él todos los días y sigue la misma rutina: utilizando sus juguetes favoritos y demás objetos que lo hagan sentir como en casa. También debes hacerlo a las mismas horas e implementar una rutina similar en otros contextos para que el cambio no sea tan brusco para él.

Aunque tu gato esté los primeros días encerrado, debes suministrarle puntos estratégicos para que pueda observar su exterior. Cuando el momento llegue, puedes dar pequeños paseos por la zona con ayuda de una correa y cuando creas que sea propicio darle mayor confianza a que lo haga por sí solo (recuerda identificarlo con un collar y un microchip).

Además de todo esto, existen otros trucos que puedes implementar: esconde pequeños premios de comida por toda la casa, de manera que al olfatearlos se vea obligado a incursionar por cada rincón de esta.

Otra cosa que puedes hacer si mantiene una actitud asustadiza durante los primeros días es acariciarlo más de la cuenta. Al hacerlo, le estarás transmitiendo seguridad, de manera que no se verá amenazado por otros felinos de la zona.

Si es adoptado

Si en tu caso has adoptado a un nuevo gatito, en este caso el proceso será ligeramente diferente. Recuerda que su adaptabilidad es más dócil cuando son más pequeños, elemento que no debes olvidar si has optado por un gato adulto.

Sea como sea, no pases por alto los siguientes consejos si deseas minimizar el tiempo que le tomará sentirse a gusto en su nueva casa:

Destina una habitación solo para él: en la cual tenga su arenero, su comedero, su tazón de agua, lugar para dormir y todo lo que necesite para sentirse cómodo. Al estar en un espacio reducido y cerrado se sentirá más seguro, y podrá empezar desde ahí su proceso de adaptación. Deja la puerta abierta, pero que no vea la necesidad inmediata de salir.

No aceleres su acercamiento: si después de un par de horas o incluso días tu gatito sigue marcando distancia con familiarizarse con su nuevo hogar, en ningún caso debes obligarlo a que lo haga. Cada gato tiene su tiempo y es posible que traumas anteriores condicionen su acercamiento.

Dale su espacio: poco a poco, el minino empezará a interactuar con su entorno, en la medida en que se sienta seguro en este. Sin embargo, debes darle su espacio y respetar así los tiempos en los que quiere estar solo. Normalmente, son ellos los que buscan las caricias y juegos, de manera que debes manejar los tiempos en los que decide interactuar.

Compra rascadores y juguetes: lo cual debes hacer preferentemente antes de que llegue a casa. Sitúa el rascador en un punto estratégico (como cerca de una ventana) y asegúrate de que sea lo suficientemente alto. Compra varios tipos de juguetes, con texturas, tamaños y colores diferentes para descubrir cuál de todos es de su agrado.

Usa hierba gatera: en contra de lo que muchos dueños piensan, la catnip o hierba gatera no acarrea efectos negativos para los felinos. Compra un poco y ofrécele a tu mascota, ya que 8 de cada 10 gatos sienten una atracción inmediata a este tipo de producto. Si no muestra interés, no lo obligues a jugar con ella.

También puedes considerar instalar atomizadores de feromonas en caso de que después de una semana aun no muestre señales de acercamiento.

Lo más importante en todo caso es transmitirle una sensación de seguridad. Si tu gato se siente seguro, entonces empezará a explorar. Si no, preferirá ocultarse debajo de la cama.

Ser juguetón con él, evitar alzarlo hasta que haya confianza, minimizar los ruidos intensos o los movimientos bruscos y reducir las concentraciones de personas hasta que no se sienta cómodo son solo algunas de las cosas que debes implementar.

¿Cuánto tarda un gato en acostumbrase a una nueva casa?

Si sigues las indicaciones que te hemos dado, no deberías tener mayores problemas de adaptabilidad. Sin embargo, debes ser consciente de que no existe un periodo estándar para que esto ocurra, pudiendo tardar desde un par de días hasta un mes.

Son varios los condicionantes que pueden retrasar todo el proceso, como pueden ser la presencia de mininos en el área, episodios traumáticos en su pasado remoto (o durante la mudanza) o un cambio muy brusco de las condiciones a las cuales estaba habituado (como la temperatura, clima, olores y demás).

La personalidad de tu minino también es un factor determinante, ya que si su carácter es asustadizo o tímido seguro que le costará más. Lo importante es que lo acompañes durante todo este tiempo para que él sea consciente de que no está solo en el nuevo territorio donde vivirá.

consejos-gato-nueva-casa.jpg

¿Qué hago si no logro que se acostumbre?

Si han pasado 4 semanas y tu gato no se siente a gusto en su nuevo hogar, es momento de que tomes cartas en el asunto. Si es adoptado, entonces es muy probable que tenga un trauma que le impida confiar plenamente en los humanos.

En estos casos puedes consultar a un especialista, empezando por tu veterinario, el cual te puede dar consejos específicos o remitirte a un especialista cualificado. Después de hacer esto, considera redistribuir los espacios de tu hogar, de manera que le permitas poder movilizarse en este a través de varios recovecos entre muebles y sillas.

Es posible que durante los primeros días se trastoque un poco las horas y los lugares donde suele orinar y defecar, de modo que hará sus necesidades fuera de su caja de arena. En principio, lo hará para marcar territorio, y eso es algo que debes atacar desde el comienzo para evitar que se transforme en un hábito.

Lo mejor que puedes hacer en estos casos es situar estratégicamente varias cajas de arena (al menos 3) de manera que pueda marcar territorio en más de un lugar. También puedes situar zonas específicas con mantas con las cuales puede restregar su olor durante las primeras semanas, algo que forma parte de su instinto natural.

Poco a poco, se irá habituando por sí solo, cuando crea que las condiciones son propicias para que pueda deambular sin peligros. Lo importante es que estés ahí en todo momento y puedas proporcionarle el cariño y la seguridad que toda mascota debe tener en su hogar.



Deja un comentario

COMPARTIR