Inicio  >  Blog  >  Actualidad
A mi perro le suenan mucho las tripas
07 Sep

A mi perro le suenan mucho las tripas

Índice

El gorgoteo en el estómago del perro es un problema común. Un simple malestar estomacal puede provocar el característico sonido en las tripas, o tal vez es que simplemente tiene hambre.

Sin embargo, en algunas ocasiones puede indicar otros problemas de salud graves.

Es por esto que es necesario que conozcas las posibles afecciones relacionadas con la salud que podrían provocar gorgoteos o ruidos en el estómago y las medidas de precaución que puedes tomar.

¿Es normal el ruido en el estómago de mi perro?

Hay un nombre específico para el gorgoteo en el estómago del perro: borborigmo. Se caracteriza por ser un ruido sordo que se produce cuando un gas o líquido pasa por los intestinos.

El gas se desplaza a través de diferentes partes de los intestinos, pero cuando los borborigmos son inusualmente obvios o ruidosos, pueden presentar molestias.

Por lo general, los borborigmos normales siempre son tranquilos. Puedes comprobarlo al realizar lo siguiente: coloca la oreja contra el abdomen de tu mascota y, mientras lo haces, debes escuchar diferentes períodos de silencio que se cortan por ruidos suaves. Este es un sonido de borborigmos normal.

Pero algunos perros muestran un gorgoteo intestinal anormalmente fuerte. En la mayoría de los casos, durante estos episodios, pueden ser audibles desde otro lado de alguna habitación.

Estos sonidos no se pueden definir como un estado normal, pero en general no representan tampoco una crisis. En algunos casos indican que algo anda mal en el tracto intestinal y en otros son causados simplemente por hambre.

Causas del ruido en el estómago

Al igual que en los humanos, las razones más comunes están relacionadas con la digestión y el hambre. El movimiento del gas a través de los intestinos también puede ser una razón potencial.

Ciertos hábitos alimentarios pueden provocar también gorgoteos, ya que los perros tienen la tendencia a masticar muy rápido hasta casi atragantarse, lo que puede llevar a la ingesta de aire en exceso, generando la mencionada condición del gas que se mueve por el intestino, produciendo el ruido sordo.

Si tu perro tiene este hábito, disminuye las cantidades de comida y aumenta la frecuencia. También el uso de tazones elevados es una forma de evitar que coma rápidamente.

A continuación te hablamos más en detalle de estas causas:

Hambre

Esta es una de las razones más comunes por las que puedes escuchar un gorgoteo en el estómago de tu perro.

Cuando tienen hambre, el intestino no tiene suficiente comida y esto da como resultado que haya una mayor proporción de gas en el tracto digestivo.

Asimismo, cuando el cuerpo está a la espera de comida, también se acelera el movimiento en el sistema intestinal.

Esta combinación de un aumento en la proporción de gases y mayores niveles de movimiento pueden resultar en sonidos de gorgoteo.

Digestión

En la digestión, los alimentos se descomponen en el tracto gastrointestinal. Al mismo tiempo, son creados gases por este mismo proceso, conocido como movimiento digestivo, en el que actúan algunos otros órganos.

En ciertos casos, pueden producirse ciertos sonidos notablemente más fuertes de lo normal. Esto sucede cuando en el proceso se genera una importante cantidad de estos gases. Asimismo, puede suceder cuando en el tracto gastrointestinal se produce un rápido un aumento de la actividad, como por ejemplo, cuando tu mascota ingiere algún alimento con el estómago vacío.

al_perro-le-suena-el-estomago.jpg

Ingesta de cosas extrañas

Los ruidos en las tripas también pueden originarse si tu mascota ha comido algo extraño o algo no le cayó bien.

Ya sea por la ingesta de alimentos desechados por cumplirse la fecha de caducidad, o aquellos que son  picantes o que simplemente no tienen permitido consumir en sus dietas, pueden ser la causa de un malestar gastrointestinal.

Asimismo, hay ciertos productos o alimentos que ningún perro debería consumir, como chocolate, uvas o ajo.

Náuseas

Cuando tu mascota come algo inapropiado, puede sentir náuseas, lo que también genera ruidos en el estómago.

Los síntomas de las náuseas incluyen apatía general, letargo o incapacidad para mantener el equilibrio.

Si tu mascota comienza a actuar con menos energía de lo normal o tiene un comportamiento extraño después de una comida, y si ese cambio va acompañado de ruidos provenientes de su estómago, pálpalo en el abdomen para detectar cualquier dureza y haz todo lo posible para evitar que coma cualquier otra cosa.

Lo más aconsejable en estos casos, es llevarlo inmediatamente al veterinario para determinar si los ruidos son el resultado de una enfermedad más grave.

Estrés

Las mascotas, de la misma manera que los humanos, pueden experimentar estrés de variadas formas. Si ha habido cambios importantes en tu hogar o si te has mudado recientemente, esto puede causarle estrés.

Cuando se sienten estresados o ansiosos, suelen presentarse síntomas como exceso de gases o diarrea.

Otras posibles causas

Otras causas potenciales incluyen cuerpos extraños en el tracto digestivo, infecciones parasitarias, problemas metabólicos de salud, toxicidad, reacciones a medicamentos, gastroenteritis hemorrágica y enfermedad del intestino irritable.

Para las molestias estomacales prolongadas, siempre es mejor buscar el consejo de un veterinario para descartar cualquiera de estas afecciones potencialmente graves.

Casos graves

Debes estar siempre atento a los síntomas adicionales que pueden indicar graves problemas. Si el gorgoteo está acompañado de diarrea y pérdida de apetito o salivación excesiva, debes considerar llevarlo a un veterinario lo antes posible.

En caso de síntomas graves, es importante que el veterinario diagnostique la afección antes de iniciar cualquier tratamiento en el hogar.

¿Es doloroso el gorgoteo en el estómago?

Esto depende de la causa del ruido. Si es por hambre, no sentirá mucho dolor y cualquier malestar que sienta desaparecerá una vez que haya sido alimentado.

En el caso de un exceso de gas, puede causarle un poco de malestar por hinchazón, aunque esto no suele ser motivo de alarma.

Por otro lado, los gorgoteos causados por un problema gastrointestinal sí suele ser doloroso.

El animal tendrá dolorosos calambres de estómago, en especial inmediatamente antes de vomitar o tener un ataque de diarrea.

Cuando un perro tiene dolor, también puede mostrar signos de pérdida de apetito y letargo.

Determinar si es un ruido normal o grave

Si en el estómago de tu perro se producen gorgoteos constantemente, puede ser un signo de un problema más grave.

Por lo que hay ciertas cosas que puedes hacer para evaluar su estado de salud y así determinar si es necesaria una visita al veterinario.

Verifica la temperatura

Lo normal es que esté en 38º Celsius, un número superior o inferior puede indicar que algo va mal.

Lo ideal es utilizar un termómetro, ya que solo tocar su hocico o vientre para determinarlo no es suficiente, debido a que el pelaje se convierte en un obstáculo.

Comprueba la hidratación

Si tu mascota no ha estado usando su cuenco de agua para hidratarse lo suficiente, los ruidos que provienen de su estómago pueden ser un signo de deshidratación.

Debes intentar animarlo a beber, ya sea llevándolo a su cuenco de agua o dándole un poco de hielo para lamer.

Cambios en la dieta

Considera si has cambiado recientemente su dieta alimentaria. Las diversas marcas de comida pueden provocar diferentes reacciones, por lo que el gorgoteo puede ser el resultado de un ingrediente en la comida que no asimila el organismo.

Alternativamente, si tu mascota no ha recibido los nutrientes que necesita, su estómago no reaccionará de manera positiva y sonará más de lo normal.

Parvovirus canino

También es posible que los ruidos sean un signo de parvovirus. El CPV es una enfermedad muy contagiosa que se aloja en los intestinos de un perro.

Se manifiesta a través de síntomas como diarrea, pérdida de peso y vómitos, así como un aumento de las náuseas y ruidos más fuertes provenientes del estómago.

Se debe estar atento a la presencia de sangre en las heces y a la pérdida extrema de peso, ya que tu mascota no podrá absorber los nutrientes de los alimentos que consume.

Otro síntoma clave es la disminución de la temperatura temporal. Si notas la combinación de estos signos, debes llevarlo al veterinario de inmediato para determinar si contrajo el virus.

sonar-tripa-perro.jpg

Como actuar si el sonido es normal o grave

Dependiendo del nivel de gravedad del gorgoteo, existen 2 enfoques diferentes, uno cuando es normal y otro cuando es grave.

Casos normales

En este caso, la primera recomendación suele ser la más sencilla, solo dale comida a tu mascota, ya que es muy probable que solo sea hambre. Si el ruido continúa, es posible que sufra de malestar estomacal.

Esto no debería ser motivo de preocupación, pero si el ruido va acompañado de somnolencia, vómitos o falta de apetito, debes consultarlo con tu veterinario.

Si no muestra ninguno de los síntomas, quizá debas cambiarle la dieta. Asegúrate de suministrarle alimentos de calidad y de ser constante en su elección.

Elegir comida para perros según el precio o la oferta especial, rara vez es una buena idea y, por lo general, termina provocando un estómago ruidoso.

Casos graves

Si el gorgoteo es más grave, debes pensar en síntomas adicionales y asegurarte de visitar a tu veterinario lo más pronto para un examen completo.

No tomes medida alguna en el hogar ni hagas ningún cambio sin antes obtener un diagnóstico adecuado.

También evita administrar cualquier tipo de medicamentos de venta libre a menos que el especialista te indique que lo hagas, ya que pueden ser dañinos si se usan con frecuencia o incluso de manera inapropiada.

Antes de llevarlo a consulta, debes regular el agua y la comida para permitir que se calme el estómago.

Si muestra otros signos de malestar intestinal, debería ser suficiente alimentarlo con una dieta blanda, a base de pescado sin condimentar y arroz blanco.

Otras recomendaciones

El gorgoteo irá acompañado de otros cambios marcados por el comportamiento, por lo que, a menos de que tu mascota actúe de manera extraña, considera los siguientes tratamientos caseros:

Dieta

Es posible que un cambio en la dieta haya provocado la condición de estómago ruidoso. Para tratar esto, primero evalúa qué tipo de comida ha estado ingiriendo tu mascota.

Si la marca del alimento ha cambiado, considera volver a la marca anterior. Si esto no es posible, revisa los ingredientes de la nueva marca de alimentos y observa si puedes determinar las diferencias explícitas entre las dos marcas.

Es posible que haya surgido una nueva alergia y que debas comprar una marca completamente diferente para calmar su estómago.

Si ha estado vomitando con frecuencia, modifica su dieta para que ingiera comida para bebés o arroz mezclado con requesón.

Este tipo de alimentos asegurará que continúe obteniendo nutrientes, ya que son lo suficientemente suaves como para permanecer en su estómago.

Visita al veterinario

Si empeora, una visita al veterinario le permitirá determinar si el gorgoteo es simplemente más fuerte de lo normal o si es signo de una causa más grave.

Cómo prevenir

Regular la comida y el agua es una estrategia ideal cuando comienzas a observar signos de gorgoteo frecuente en el estómago de tu perro.

Si consideras que el malestar estomacal se debe a que tu mascota ingiere golosinas con frecuencia, al darle abundante agua controlas el daño. Esto puede ser efectivo en casos en los que el ruido se acompaña de diarrea y vómitos, cada uno de los cuales causa deshidratación.

Animar a tu perro a comer hierba es también otro remedio natural que puede ayudar cuando sufren molestias estomacales. Pero asegúrate de que no la ingiera en demasía, ya que puede provocar otros problemas de salud potenciales.

Cambiar la dieta a alimentos ricos en nutrientes y fáciles de digerir es la forma ideal de contrarrestar los trastornos estomacales en los perros. Es importante que observes a tu mascota después de cambiar su dieta y, si el problema persiste, es posible que debas consultar a tu veterinario.

Es posible prevenir algunas afecciones que pueden provocar el gorgoteo, como los parásitos intestinales. Estos parásitos se previenen al aplicar un plan de tratamiento con medicamentos antiparasitarios.

Evita las sobras de las comidas, que pueden desencadenar una pancreatitis. Si tu perro come demasiado rápido y tienes otras mascotas, es mejor alimentarlas por separado.

También puedes alimentarlo con comidas pequeñas de 2 a 3 veces al día. Estas comidas más pequeñas ayudan con su ansiedad y dolores.

Es importante pasar tiempo con tu mascota para aprender a identificar cualquier síntoma relacionado con la salud que presente.

Asegúrate de que ese tiempo sea de calidad y planifica una rutina de ejercicios muy activa para tu mascota, que pueda ayudar a una digestión adecuada.



Deja un comentario

COMPARTIR