5 maneras de ser amigo de tu gato">5 maneras de ser amigo de tu gato">
  Inicio  >  Blog  >  Actualidad
5 maneras de ser amigo de tu gato
16 Sep

5 maneras de ser amigo de tu gato

Índice

Entre las varias mascotas que pueden formar parte de tu familia, los gatos son los que pueden tener ciertos problemas de convivencia con más facilidad, ya que son animales bastante temperamentales y complicados de entender. Sin embargo, crear un vínculo emocional con ellos te resultará una experiencia muy gratificante.

Deberás desarrollar una gran habilidad para identificar esos momentos en los que el felino necesita de tus mimos y cuidados, y también para saber con precisión cuándo dejarlo solo y/o disciplinarlo. Puede resultarte complicado al principio, pero con mucha paciencia y determinación podrás conocer muy bien a tu mascota y crear una relación inquebrantable. 

Una buena relación con tu mascota necesita construirse y mantenerse

Tener un vínculo estrecho con tu gato requiere de la misma entrega y energía que tus vínculos con tus amigos y familia. Será algo desafiante y requerirá un poco de paciencia y comprensión. Además, debes tener claro que puede ser un proceso lento, pues los gatos no entregan su confianza fácilmente (en la mayoría de los casos).

Cada uno tiene su propio carácter y personalidad. Todo depende del sexo, de las características de la raza y del entorno en el que vive. Sin embargo, hay ciertos comportamientos que puedes reconocer en todos ellos y que tienen significados muy precisos. Esto te ayudará a ganarte su amistad mucho más rápido.

De hecho, manteniendo sus características de animal salvaje, libre e independiente, al gato le gusta estar en compañía de los humanos a los que se va acostumbrando poco a poco. Solo lograrás esta estrecha cohabitación con los humanos con mucha paciencia y unos cuantos trucos en tu interacción diaria con el animal.

Los 5 consejos fundamentales para la amistad

Con estos consejos podrás hacer sentir a tu gatito muy cómodo en tu casa, conquistarlo y ganarte todo su cariño.

amigo-de-tu-gato.jpg

Contacto directo y delicado

Para crear un buen vínculo emocional deberías dejar que el gato se acerque a ti primero. Cuando se sienta listo para interactuar, se acercará a ti frotando sus mejillas. De esta manera, depositará su olor como una señal de afecto y amistad. Cuando se acerque, trata de mantener tu mano firme y deja que la olfatee.

Ten paciencia, si está interesado en el contacto físico, él decidirá buscarte para que le des cariño. Además, recuerda que a los gatos no les gustan las miradas fijas y directas, así que evita el contacto visual excesivo hasta que hayas establecido una cercanía genuina con él.

Una forma de ganarte su confianza es con miradas rápidas. Intenta esto:

Acuéstate cerca, haz contacto visual hasta que sienta lo mismo. Después, cierra lentamente los ojos y ábrelos despacio un par de veces. Espera a que haga lo mismo, y si se aleja, significa que has atraído su simpatía, de lo contrario deja de mirarlo para que no piense que estás tratando de provocarlo.

El contacto tiene que ser diario. Escúchalos, no son sólo los gatos tienen que acompañarte cuando tienes estrés y angustia. También debes ser buena compañía, atendiéndolo e interpretando sus necesidades. Siempre habrá señales que no deben ser ignoradas: maullidos, ronroneos, miradas

Conoce el lenguaje corporal del animal

Algo que debes tener muy en cuenta para ganar su amistad es que el gato se comunica de manera diferente y utiliza todo el cuerpo para hacerlo. Si no conoces esto, muy difícilmente podrás construir un vínculo con el:

  • La cola es muy importante, si está contento la hace vibrar, si la mueve rápidamente de derecha a izquierda es que está muy tenso, es mejor alejarte.
  • Cuando el felino está relajado, se acostará de lado o de espaldas, pondrá las orejas rectas y las piernas ligeramente dobladas. Si las pupilas de los ojos están dilatadas, las orejas aplanadas, el pelo erizado y la espalda arqueada, significa que está asumiendo una actitud agresiva. Obviamente, no intentes interactuar con él.
  • Cuando esté tranquilo, él mismo se podrá acercar a ti de forma directa, con el lomo ligeramente arqueado, la cola en posición vertical, los ojos bien abiertos y la cabeza estirada hacia delante.
  • A menudo pueden sacar y retraer sus uñas contra un objeto suave para transmitir su bienestar o lamer y morder suavemente.
  • Otras veces, se frotan la cabeza o las mejillas contra las personas para depositar su olor.

Otro aspecto importante, donde muchos dueños cometen errores, es que no respetan la naturaleza de cazador del felino, siendo algo fundamental para ellos.

No debes tratar de reprimir al animal. En su lugar, déjalo correr libremente en el jardín y que trate de atrapar insectos voladores, aunque eso signifique que de vez en cuando te lleve un regalo por los ratones que acaba de cazar.

Cepíllalos, mímalos, haz que se sientan cómodos

A muchos gatos les encanta que los cepillen y es bueno darles este hábito desde una edad temprana con constancia y regularidad. Además de liberar el pelo de la piel muerta y la suciedad, le dará una agradable sensación similar a la de una caricia.

En el caso de un gato de pelo corto, utiliza un peine de metal fino, empezando por la cabeza y avanzando hacia la cola siguiendo la dirección del pelo. Con los gatos de pelo largo tendrás que aumentar la frecuencia, ya que el pelo tiende a agruparse para formar verdaderos nudos.

También debes proporcionar todo el confort que necesita, pues los gatos aman la comodidad y nunca debería faltar nada en ningún hogar los entornos bien definidos, como el área de comida, por un lado, y el área de juego y la caja de arena por el otro. Puedes encontrar muchas camas especiales para gatos, acolchadas y cálidas en invierno, y unas más frescas para el verano.

También podrías encontrar algunos pisos elevados de juego donde se puede subir, explorar y controlar todo desde arriba. También son muy recomendables los postes de rascado para que pueda afilar sus uñas y hacer ejercicio.

La hora de juego del gato

Debes jugar con tu gato todos los días, y para eso hay varias opciones disponibles. Puedes usar una pluma atada a un alambre o una varilla para hacerlo correr y saltar y simular la caza. También puedes darle títeres acolchados, bolas suaves que rueden y puedan morder fácilmente.

Aunque sea por pocos minutos, es importante jugar con él a menudo. Esto hará tener un crecimiento armonioso, y mantendrá en buen estado su físico y estado de ánimo, previniendo episodios de agresividad e indisposición debido al estrés que genera el aburrimiento.

Muchas veces, a este animal le encanta ser el centro de atención, no es casualidad que tienda a marcar su territorio cuando sienta "peligros" alrededor, es decir, otras fuentes de distracción más allá de él. Son animales bastante celosos, por eso siempre debes recordarle que lo quieres y que su presencia es importante en la casa.

Del mismo modo, debes reconocer que él también tiene sus momentos de sana soledad, donde quiere estar tranquilo y no ser molestado por nada, ni por nadie. Debes darle su espacio y tenerle mucho respeto, no siempre querrá que lo cojas, ni jugar, ni que lo toques. Recuerda que es un animal con instintos y temperamentos muy volátiles. 

Edúcalo con mucho cariño y calma

Edúcalo todos los días, ser su amigo no significa permitirle hacer lo que quiera y es algo que debes asumir con mucha cautela. Su naturaleza libre y depredadora lo hace más resistente a aprender ciertas cosas, no porque no tenga las facultades, sino porque su naturaleza ignora todos los preceptos humanos.

Puedes acostumbrarlo poco a poco a las cosas que le cuesta hacer. No se trata de forzar su naturaleza, sino de consentirla y amoldarla poco a poco, a esto se le llama domesticación: establece áreas dentro y fuera de la casa, mímalo en todo el proceso de ir al veterinario, recompénsalo cuando se porte bien, cuida sus necesidades y se firme cuando tenga mala conducta.

Desde luego, imponer disciplina a un gato no es fácil, pero siempre hay trucos. Los expertos indican que estos tienen un umbral de atención de 3 segundos, por eso debes acostumbrarte a vigilar su comportamiento y actuar según sea la ocasión. Si te busca, atiéndelo, tócalo, mírale y háblale con cariño, él hará lo mismo por ti en su momento.  

Por otra parte, si notas que el animal está en un profundo estado de agitación, intenta comprender cuál puede ser la causa y tratarla con sutileza, que él no se sienta invadido y más acosado de lo que está. Con el tiempo podrás entender lo que le molesta mucho antes de que el gatito manifieste su molestia o intolerancia.

buena-relacion-con-tu-gato.jpg

¿Qué hacer cuando nada funciona?

Si notas demasiada agresividad o una actitud de indiferencia y grosería permanente y desproporcionada, lo más probable es que tu mascota tenga que ser revisada por un experto. Estos problemas pueden ser causados por muchos factores:

  • Problemas de salud.
  • Malas experiencias con dueños en la casa o con los invitados.
  • Darle demasiada atención y mimos cuando no los necesita.
  • Pasar de sus necesidades, tanto en comida como en atención y juego.
  • Consentir demasiado sus caprichos felinos.

La intervención de un profesional va a ayudarte a identificar qué es lo que irrita a tu mascota mientras te da las herramientas necesarias para educarlo y conseguir una relación de amistad muy amorosa. 

Recomendaciones generales

Tu gato puede ser como un verdadero amigo, ya que ellos sienten los mismos sentimientos de estima y gratitud por los humanos. Pero, para cultivar esta relación debes aplicar todos los consejos anteriores al pie de la letra, recordando siempre las pautas principales:

  • Tienes que comprometerte a “hacer funcionar" el entendimiento con el felino. No basta con vivir en la misma casa para establecer una relación, y no lo lograrás de forma espontánea.
  • Aunque tiene la reputación de ser un animal tímido y solitario, no te dejes engañar. Al gatito le encanta tu compañía en la casa y también con sus compañeros. Le encanta estar en grupo.
  • Lo que funciona para llevarte bien con otros animales, no necesariamente funcionará con tu gato. De hecho, la relación hombre-gato es totalmente diferente a la relación que a menudo se crea entre el hombre y el perro, porque son animales muy diferentes por personalidad, hábitos, etc.
  • Para ser amado y respetado por tu mascota tienes que conocer profundamente su naturaleza, y básicamente estar relacionado con ella. De hecho, muchas personas que se sienten más parecidas al gato en sus actitudes y por lo tanto tienden a entenderlo mejor.
  • Dale el cariño necesario, del mismo modo, ten la precisión adecuada en los momentos en los que debas ponerle carácter. Recuerda que, aunque quieras cosechar una amistad, no puedes permitirle todos sus caprichos.

Con estos consejos, podrás construir una relación amena, estable y cariñosa con tu gatito. Donde ambos os podréis dar afecto, atención y respeto mutuamente.



Deja un comentario

COMPARTIR